Bros y Gruberoba, en ‘I puritani’, 2001

  • José Bros (Arturo) con Edita Gruberova (Elvira): A te, o cara, amor talora. cavatina del Primer Acto, Escena III, de Los puritanos, Bellini.
  • Gran Teatro del Liceo, 2001.
  • * *

  • Entrevista en El Periódico con José Bros.
  • César López Rosell
  • «El próximo 9 de noviembre se cumplirán 14 años del debut de Josep Bros en el Liceu con Anna Bolena de Donizetti, junto a Edita Gruberova. A partir del 11 de noviembre, el ya internacionalmente reconocido tenor barcelonés y su hada madrina en la ópera volverán a coincidir en el escenario del Gran Teatre con Lucia di Lammermoor, del mismo autor, título que ya han interpretado como pareja en ocasiones anteriores.

    Los recuerdos vuelven a la mente de este corredor de fondo de la lírica que llega a la cita con muchos de sus deberes hechos, pero todavía con una gran carrera por delante. Bros, reconocido como uno de los grandes intérpretes del belcantismo romántico, es, aunque él no quiere admitir esta responsabilidad, uno de los relevos de una generación de tenores que, como Domingo, Carreras, Aragall y Kraus, han marcado una época en la lírica española, pero con una sustancial diferencia: Bros vive alejado de todo el aparato mediático que rodea a alguno de los grandes intérpretes actuales y del pasado y sigue, paso a paso, un camino marcado por la evolución natural de su bellísima voz de tenor ligero».

    El mejor momento

    «Josep Bros acaba de llegar al recinto del Gran Teatre tranquilo y sonriente. Le espera una nueva jornada de ensayos, que afronta con la profesionalidad y el espíritu positivo que le caracterizan. Desde que en 1991 inició su verdadera carrera profesional con Don Giovanni y Don Pasquale, en Sabadell, su evolución ha estado marcada por el rigor técnico. “Nunca me he puesto otras metas que las del trabajo serio en el desarrollo de mi voz para hacerla más redonda, más rica y con más peso. Ahora la siento más igual en todos los registros y es algo que he ido persiguiendo siempre”, dice.

    El tenor afirma que en estos 15 años de carrera, y con ya 40 obras en su repertorio, los personajes que interpreta han seguido el mismo recorrido que los de su evolución personal y profesional, pero al instrumento vocal le ha llegado también el momento de “equilibrio”. A los 40 años, a la vida de un tenor que ha cuidado meticulosamente su trayectoria le llega el momento óptimo. “La década entre los 40 y los 50 es, desde luego, la mejor para un cantante de ópera, pero hay gente más joven que yo que está haciendo buenas carreras. Y que les dure. Pero está claro que en la ópera actual se vive demasiado deprisa”, explica, consciente de que no es bueno entrar en el juego de meterse en proyectos antes de tiempo, simplemente “porque otros también lo hacen”.

    En este sentido, recuerda que rechazó una oferta de Zubin Metha para cantar el Alfredo de La traviata después de interpretar Lucia con dirección del maestro, en Tel Aviv y Florencia, en los años 1995 y 1996. “Fueron citas inolvidables que cambiaron mi manera de representar el Edgardo de Lucia. Con Metha y su manera entregada de vivir la música percibí a un personaje que yo llevaba dentro, pero no había salido. Pero cuando me propuso cantar La traviata en Los Ángeles, dos años después, le dije que aún no había llegado la hora y lo entendió. El reto me llegó en el Real en el 2003. Era el momento justo”.

    Esta temporada afronta nada menos que cinco nuevas obras. En septiembre debutó con Maria Stuarda, de Donizetti, en Berlín. Cantará también La hija del regimiento, del mismo autor, y El pirata, de Bellini, y Werther y Thaïs, de Massenet, esta última en el Liceu. En medio le esperan La favorita, en Viena, y conciertos de ópera y zarzuela. “Es todo un poco apretado, sí. Pero eran compromisos adquiridos con tiempo y, con orden, puedo asumirlos”.

    Afirma que no se siente influido por ninguno de sus anteriores iconos operísticos, pero que de todos ha aprendido algo, “incluso lo que no has de hacer”. En sus inicios reconoce que escuchaba mucho las grabaciones de Carreras y que después se familiarizó con Aragall y con el trabajo de otros tenores. “Pero lo importante es tener una personalidad propia y seguir un repertorio que esté de acuerdo con la evolución del instrumento vocal”.

    Edita Gruberova declaraba recientemente que la carrera de cantantes como Villazón y Florez estaba muy bien, pero que Bros los jubilaría a todos. El tenor catalán no se siente especialmente impresionado por opiniones de este tipo: “Creo que es bueno para la ópera que exista el factor mediático. Hay artistas de los que se habla mucho y ello atrae público a las salas. Los conciertos de los tres tenores tuvieron, en este sentido, una influencia positiva para atraer a gente que no conocía la belleza del espectáculo lírico”.

    El cantante se muestra agradecido a Gruberova. Debutó a su lado en el Liceu en 1992 con Anna Bolena. Le habían propuesto ser cover de Fernando de la Mora y una repentina indisposición del tenor le dio la gran oportunidad de su vida. “Era la primera función de la obra y el debut de Gruberova con el personaje. Críticos y directores artísticos estaban en la platea del Liceu. La repercusión de la actuación de aquella noche me abrió muchas puertas a nivel internacional. Todos me ayudaron mucho, pero especialmente ella”, recuerda.

    A partir de ese día, Bros y Gruberova compartieron muchas noches en el escenario. Viena, Berlín, Hamburgo, Munich, Zurich les vieron actuar con frecuencia. “En el repertorio del bel canto íbamos siempre juntos. Edita ha sido muy importante en mi carrera y he aprendido mucho a su lado. Su entrega en el escenario y su gran control y dominio de la voz dejan huella”.

    El tenor vuelve a cantar en el Liceu una obra con la que ya estuvo hace siete años y que le ha servido de pasaporte para muchos teatros internacionales. “Es la que más he representado junto con Rigoletto“, dice. Pero no se cansa, a pesar de que lleva 13 años con ella, porque se siente muy a gusto con el personaje.

    La trayectoria de Bros le lleva ahora al repertorio francés. Después de hacer Fausto y Manon, prepara el estreno de Werther. Son piezas, dice, con las que se siente identificado, algo importante para enfrentarse a nuevos personajes: “La ópera tiene un proceso artesanal muy bonito. A mí me gusta bucear en grabaciones antiguas, investigar cómo era la época en que fue creada la obra y qué momento vivía el compositor cuando la escribió. Y luego hacer una inmersión en el personaje. Y no es aberrante decir que cuando sales a escena la voz es lo de menos, porque ya va sola”.

    El tenor catalán se siente afortunado no solo por hacer lo que hace sino porque siempre se ha sentido “bien cuidado” por el público y la crítica. Ha actuado en casi todos lo grandes teatros del mundo, pero no le preocupa que todavía no haya debutado en el Met de Nueva York. “Recientemente me ofrecieron cantar Lucia, pero les dije que tenía otro compromiso. Ya llegará la ocasión. Y es que, como siento ilusión por este trabajo, actúo a gusto en cualquier escenario”.

    Lo que no soporta es la superficialidad trasladada a escena. “La ópera es el espectáculo más completo que existe y ha de apoyarse en los nuevos medios tecnológicos para renovarla y atraer al público joven. Pero hay que tener cuidado con ciertas versiones de los títulos. Una cosa es actualizar y otra inventarse historias alejadas del libreto. Es lo que he vivido en Berlín con Maria Stuarda. La puesta en escena era talentosa, pero la vida de dos hermanastras que no se soportan no es precisamente la obra”».

  •  El Periódico
  • Tags: ,

    10 Responses to “Bros y Gruberoba, en ‘I puritani’, 2001”

    1. orlando says:

      Bueno, después de haberme quedado con las ganas de escuchar al tenor más elogiado últimamente en esta página con motivo del 150 aniversario del Teatro de la Zarzuela, por fin tengo el gusto de escucharlo aquí, y en una dificilísima aria que me encanta. Y sí, hay que reconocerle que está muy bien, lo que pasa es que yo tengo un defecto: estoy tan acostumbrado a escuchar a los grandes tenores que lo demás me sabe a poco, qué le vamos a hacer. Me gusta ¿eh?, se lo curra, pero sin irnos demasiado lejos en el tiempo tenemos en otra página de este blog una interpretación de esta aria en manos de Juan Diego Flórez y… qué quieren que les diga, no hay color, el peruano es impecable. (Ya sé que no llega a dar esa nota que pocos han dado en I Puritani, ni siquiera Kraus, pero si se puede ser impecable sin darla tiene aún más mérito ¿no?)
      Bueno, ahora sólo me falta poder escuchar a ese otro tenor tan elogiado también aquí, Guillermo Orozco, no he encontrado nada ni con el eMule ni en Youtube, no sepan ustedes cómo me tiene… Déjame sugerir, querida Gioconda, pero sin prisas, por favor, que cuando encuentres algo de él nos lo pongas. Nada más, ya sabes que no quiero darte más trabajo, es una sugerencia lanzada así, al aire, como quien no quiere la cosa…

    2. Francisco says:

      Estimado Orlando:
      Aquí te dejo un vídeo, de un Concierto en la sala Barezzi (Busseto, Italia) de un tener paisano mío, Celso Albelo, interpretando esta aria.
      Espero que no sufras mucho,

    3. Francisco says:

      Perdón (equisdé como dices tu)
      <A HREF=”http://www.youtube.com/watch?v=7IwPvcA_vEw&NR”>http://www.youtube.com/watch?v=7IwPvcA_vEw&NR</A>

    4. orlando says:

      Pues no, Francisco, no he sufrido nada, hombre, más bien estoy gratamente sorprendido por la exhibición de tu paisano en la patria chica de Verdi, qué aparente facilidad para dar esos agudos, aunque ya me imagino que no es lo mismo cantar para todo un teatro como el Liceu que para una pequeña sala ¿no? así que no los comparo, los dos bien. Bueno, ya que nos lo has traído -muchas gracias- y que parece que promete mucho, dinos qué anda haciendo ahora, ¿ha empezado su carrera internacional o qué hacía en Busseto…? Simple curiosidad ¿eh?, no sé si estás al tanto de sus proyectos… Venga, un abrazo.

    5. orlando says:

      Bueno, me he puesto a buscar por Internet y me he encontrado con esto, así que yo mismo me respondo a las preguntas que hacía -si hubiera buscado antes de hablar… Ahí va:
      <A HREF=”http://83.175.206.50/2005-03-24/cultura/cultura4.htm”>http://83.175.206.50/2005-03-24/cultura/cultura4.htm</A>
      Un nuevo abrazo.

    6. Francisco says:

      Perdón por no ampliarte la información.
      Mi amor por la Lírica, me la inculcó mi padre de niño, aunque él era más zarzuelero y me llevaba a los recitales que daban Los Fregolinos en la Plaza santacrucera del Príncipe.
      Allí disfruté, año tras año del gran Marcos Redondo, tranqui Orlando no te zambuyas en Internet, por si no lo conoces aquí tienes una página suya, que sé lo que te gustan las voces “antiguas”.
      <A HREF=”http://www.uclm.es/ceclm/virtual/sonido/MARCOS%20.htm”>http://www.uclm.es/ceclm/virtual/sonido/MARCOS%20.htm</A>
      Pues bien, este año pasado cantó Celso Albelo en la Plaza del Príncipe y parece que con una más que correcta interpretación (lamentablemente no pude ir).

    7. Francisco says:

      Perdón por no completar la información.
      Pues este año actuó con los Fregolinos en los Carnavales de Santa Cruz y parece que estuvo muy bien.
      Los Fregolinos y otras rondallas, forman parte del factor lírico de las carnestolentas chicharreras, allí me llevaba mi padre a oir al gran Marcos Redondo (Tranqui Orlando, si no lo conoces aquí tienes una muestra: <A HREF=”http://www.uclm.es/ceclm/virtual/sonido/MARCOS%20.htm”>http://www.uclm.es/ceclm/virtual/sonido/MARCOS%20.htm</A>)
      Y allí se me inoculó el virus de esta afición, que por época es tan adictiva.
      Besos y abrazos.

    8. orlando says:

      Sí señor, todo son buenos descubrimientos en esta página. Gracias otra vez, Francisco, por compartir a este barítono. Me gusta escuchar zarzuela si está bien y claramente cantada, lo que no siempre es fácil pero sí que se da en este caso, a pesar del mal sonido (ya me lo he descargado, como puedes imaginarte).
      Déjame aclararte que no es que me gusten más los cantantes antiguos por el hecho de ser antiguos -de hecho no es que me gusten más-, lo que pasa es que, habiendo escuchado mucho y admirado a los consabidos tenores del 50 del siglo pasado para acá -que fue por donde yo empecé si exceptuamos a Caruso y Gigli-, escuchar a los antiguos (y antiguas) fue un descubrimiento para mí: no es que canten mejor, es que cantan distinto, además de que para mí tiene siempre una emoción añadida escuchar grabaciones que tienen más de 100 años o poco menos…

    9. allforthemusic says:

      ¡Hola a tod@s!

      No podia pasar la tentación de comentar esto, porque el “A te, o cara”, esta entre mis arias favoritas.

      Yo creo que esta va a ser una de las arias que me va a venir como anillo al dedo cuando este preparado (dentro de unos millones de siglos) para cantar.

      Es que tengo en la cabeza exactamente como la cantaria, donde utilizaria un piano, donde creceria, donde haria los fortes. Ais, si es que no debe de ser sano que me guste tanto la opera! jajaja

      Tan sólo he escuchado a alguien, que se acerca acerca a mi modo de ver esta aria, y es Lauri-volpi, yo creo que el mejor tenor grabado que la haya cantado jamas (y me refiero a I puritani, la opera entera, no solo a esta aria). Si le escuchan, es impresionante como da el sobreagudo en esta aria lauri-volpi, que color de voz tan bello! Eso si que es insuperable, y mas pensando que este es un cantante que era mejor escucharle en directo, el mismo decia que tiraria toda su discografía a la basura.

      En cuanto a Bros, no es q no me gusté, sencillamente, es las comparaciónes son odiosas. Y es solo escuchar este reb, compararlo con el de lauri-volpi… y weno, solo hablo de esa nota, que la diferencia entre cantar casi sin matices a que haya ostentosos cambios de color dependiendo de la frase que se haga… es… simplemente diferente, no se puede comparar. En el caso de Bros, la belleza lo hace todo, y que canta con las mejores cualidades posibles.

      Si que es verdad que es un aria que exige el sobreagudo, pero, en esta opera se exige un fa sobreagudo al tenor, nota que han dado pocos (lauri-volpi, y el tenor Hipólito Lázaro), y no por imposibilidad sino por desconocimiento. Los sopranistas cantan los sobreagudos de las sopranos, asi que por ser, es posible, como en las sopranos, notas como el sib sobreagudo y superiores para los hombres. Pero… para que darlas? si suenan a mujer, pierden todo el color masculino y restan al personaje credibilidad. Dejemoslas para los sopranistas, XD.

      Franco Corelli es otro que se atrevia con I puritani, y la verdad, que me impresionó tanto su A te o cara, que la tenia por la mejor (hasta que vi el video de youtube que hay de lauri-volpi cantando solamente la 2º letra). Tenia pocos matices, pero como he dixo, la belleza de la voz y la actuación, hacen el resto.

      Y Gruberova esta como siempre impecable, la verdad, transmite muchisimo con su voz.

      Bueno, es que no podia dejarlo pasar mas! jajajja

      Un besiño para tod@s!

    10. cerrajeros muchamiel says:

      Saludos de un fanatico a Observador de mariposas

    Leave a Reply