‘Los favoritos’ IV. Tres ‘donna è mobile’: ¿con cuál se quedan?

Corrían los años 20-30. Un catalán, un valenciano y un aragonés triunfaban por todo lo alto en el mundo de la ópera: Hipólito Lázaro, Antonio Cortis, Miguel Fleta.

De Lázaro fueron célebres sus agudos. También tenía fama de no callarse en el escenario y peguntar a los espectadores, si es que los aplausos le sabían a poco, por qué no les había gustado.

Cortis era músico, de niño tocaba el violín. En España, salvo en la Comunidad Valenciana, el menos conocido de los tres. Le llamaron ‘El piccolo Caruso’.

De Fleta, ya saben, fueron famosos sus filados, su desmesurada entrega, sus interminables propinas cuando finalizaba la función… Un niño grande con un corazón aún más grande.

¿Quién de ellos fue el mejor? Ni siquiera los expertos en ópera lo tienen claro; todavía hoy muchos les llaman ‘La Santísima Trinidad’.

* *

Los favoritos (IV edición):

  • La donna é mobile, aria del Conde de Mantua del Tercer Acto, Escena II de Rigoletto, Verdi.
  • ¿Quién, de entre los siguientes tenores, es su favorito en esta famosísima canción?

  • Hipólito Lázaro (1887-1974). 1918.
  • Antonio Cortis (1891-1952). 1930.
  • Miguel Fleta (1897-1938). 1923.
  • Recordamos las reglas del juego:

    1. Su voto siempre será bienvenido. Pero siempre es de agradecer que comenten por qué ese cantante, en esa determinada aria, es su favorito.

    2. Por favor, realicen su votación en el post correspondiente. Así será más fácil leer las opiniones de todos los demás y facilitarán a una servidora el recuento de votos.

    3. Sólo tendrán validez los votos a favor de uno de los tres tenores propuestos, y sólo uno.

    4. En el recuento oficial de votos, se tendrán en cuenta todos aquellos votos emitidos desde la publicación del post y hasta el 31 de diciembre de 2006.

    5. El resultado oficial del concurso ( IV edición) se hará público de manera oficial en la primera semana de enero de 2007.

    6. No olviden que se trata de un juego.

    ————————————————————————————


    Recuento provisional de votos (13/12/06; 12:30 horas):

    Miguel Fleta: 6 votos.

    Hipólito Lázaro: 2 votos.

    ————————————————————————————


    (21/12/06):

    Fleta: 11 votos.

    Lázaro: 2 votos.

    ————————————————————————————


    (25/12/06):

    Fleta: 11 votos.

    Lázaro: 3 votos.

    ————————————————————————————
    El recuento oficial de votos finalizó el 31 de diciembre de 2006. Su voto ya no tiene validez, pero estaremos encantados de saber cuál de las tres Donna è mobile propuestas es su favorita.

    Tags: ,

    23 Responses to “‘Los favoritos’ IV. Tres ‘donna è mobile’: ¿con cuál se quedan?”

    1. mismendas says:

      Para mí sin lugar a dudas el más completo es Miguel Fleta, por su voz melodiosa, su gran modulación y su potencia.
      No me caben dudas:
      Miguel Fleta

    2. Pablo M says:

      Mi voto es para HIPOLITO LAZARO. Su voz era portentosa

    3. orlando says:

      Sí que está difícil la elección. Me ha gustado mucho lo poco que he podido escuchar de la voz de Antonio Cortis, pero no puedo negar que su versión de esta aria me deja un poco frío, y hasta me decepciona un poco la rapidez con que la interpreta (ese “accento” del ‘estribillo’ es brevísimo, aquí todos los tenores suelen extenderse un poco ¿no?)
      Y entre los otros dos me quedo, no sin dudarlo un poco, son dos bellas versiones, con Miguel Fleta, me gusta más su versión pero también su voz y me parece el más Duce, cosa muy subjetiva pero yo no puedo ofrecer otra cosa. Saludiños.

    4. Francisco says:

      No es que esta nueva entrega de “Los Favoritos”, no esté interesando, creo que a todos nos ocurre lo mismo, al menos a los que no conocíamos a “la santísima trinidad”, estamos desconcertados.
      Yo pensaba que Fleta, barrería, pero no es así, está muy reñido al menos entre éste y Lázaro.
      Por lo pronto descarto a Cortís, porque si bien dispone de una bella voz, no me gusta ese entrecortado al que suenan sus notas, sin apenas ligazón, cada sílaba es una nota y viceversa, casí como si cantara gregoriano.
      Ya entre los dos restantes, daría el voto “Ex aequo”, porque los dos lo hacen magistralmente, bellas voces utilizadas con una correcta técnica cantora.
      Me inclino por Lázaro, porque es un grato descubrimiento para mí y porque me ha encantado su voz, algo más rica en matices y profunda que la del aragonés.
      Besos y abrazos.

    5. dinora says:

      No conocía a Cortis, y me ha gustado su voz, si bien, como dice Orlando, es un poco cortante en este aria (aunque la prefiero antes que la versión de Lazaro, será por su vibrato o yo que sé que no me termina de convencer).
      Me ha gustado más FLeta, con esa sensiblidad, modulación y gusto cantando (aunque me ha dado la sensación de que casi se le rompe el agudo final…quizás sea imaginación mia jeje).
      Voto por Fleta!!!
      Un beso Orlando. ¿No sigues echando de menos a Lilith? Esperemos que llegue a tiempo para votar jeje.
      Besos para todos…

    6. joaquin says:

      conocia las tres versiones y no dudo que, para mí, la mejor con diferencia es la fleta. lázaro siempre me da la impresion de que tenia dos garganteos. tenia una voz muy poderosa pero no la sabia conjugar, en cambio fleta era un portento en todo lo que interpretaba.
      voto por fleta

    7. pecaría de irrespetuoso en elaborar una critica de tan magníficos cantantes, a los que la precarieded de la tecnica de entonces ha despojado del verdadero caudal que les pertenece. Sin embargo,y solo por una cuestión de afinidad me declaro abiertamente “hincha de miguel fleta” por supuesto con un criterio personal que solo hace a mi gusto en particular.

    8. Helena says:

      Voto por Fleta (aunque también me gusta mucho Lázaro) porque, de los dos, Fleta parece transmitir mejor el carácter libertino del personaje. Escuchando a Lázaro si no conociese al personaje ni la letra del aria pensaría que es un amante sincero y apasionado, mientras que Fleta deja bien a las claras que el duque es un auténtico sinvergüenza :). Además creo que tiene una voz muy redonda, bien timbrada y con mucha fuerza. ¡Voto por él! Un saludo a todos.

    9. lagioconda says:

      Fleta: 6 votos; Lázaro: 2. ¿Hay quién dé más?:-)

      Seguro que sí, pero no lo dejen para el final, por fa, que luego nos dan las uvas:-).

      Saludiños.

    10. Chema says:

      Prefiero a Cortis en el timbre de voz aunque no en la velocidad a la que ejecuta el aria, demasiado rápido para mi gusto. No conocía Hipólito y aunque reconozco que interpreta el aria con más sentido del tempo que Cortis, encuentro su voz demasiado tremolante.
      Creo que la interpretación más redonda corresponde a Fleta aunque no me gusta como la finaliza.

    11. Cristian says:

      Por lo melodioso, por los matices y la plasticidad de la voz:
      MIGUEL FLETA.

      Saludos.

    12. luis says:

      jorobao jorobao. Fleta, al que además le tengo un recuerdo por haber hecho en una emmisora pirata un programa sobre su vida y con el material que me facilitó Aria Recording.

      lo dicho voto a Miguel Fleta

      menudo descubrimiento he hecho hoy con vosotros y enseguida se lo digo a Fernando de weblaopera

    13. allforthemusic says:

      ¡Hola a tod@s!

      Bueno, no podia dejarlo pasar mas, la ultima vez no me dejaba colgar mi voto, y se me reinicio el ordenador… el destino no quiere que este comentario mio salga a la luz, jajajaja veremos si ahora es posible.

      Esta vez.. el voto es dificil. Sinceramente, estoy entre dos.

      Hipólito Lázaro, nos muestra una gran voz, es una gran interpretación de este aria. Me quedo con el color de sus agudos y con la relajación de su canto, nos da esa sensación de expontaneidad que es lo que se pretende. Kizá en la grabación, un tanto falto de matices comparado con otros.

      En cuanto a Cortis, la verdad que lo encuentro muy convincente en esta aria, el timbre es muy bonito, y nos muestra una voz con facilidad para crear armónicos graves. Tengo entendido que no era un tenor de amplia tesitura (como por ejemplo si lo era Lázaro) pero sin embargo su si natural es muy relajado y natural. Nos muestra sin embargo una dicción parecida a la de fleta, y una imposta parecida, muy alta, que nos deja una voz que parece muy nasal, sin embargo, se perderá esa nasalidad en la lejanía. Es un tanto una mezcla entre “Caruso y Fleta”, por la diccion, la imposta y el color oscuro.

      Fleta yo creo que es el mas convincente, pues nos presenta un aria rica en matices, con sus crecendos y sus diminuendos, sus pianisimos, y su siempre personal manera de cantar.

      De las tres romanzas que el tenor debe de defender en rigoletto, esta es la mas sencilla a nivel musical, no sin embargo a nivel interpretativo. Mas dificil, por otras cuestiones, es el ella mi fu rapita.

      La ha cantado cualquier tenor que se preciara, y solamente es temida por la poca seguridad que los tenores presentan en el agudo, siendo un si natural una nota que con una buena técnica debe de superar cualquier tenor, no es asi casi todas las veces.

      Considero que, con un aria tan conocida, lo importante es hacerla tuya, que seas tu cuando la cantas, buscando que nadie te confunda con otro, buscando ser único con cada matiz, es decir, siendo lo mas personal que uno pueda. Siempre, dentro del carácter del personaje, el duque de mantua, un mujeriego que no tiene ningun problema en estar un dia con una mujer, otro dia con otra.

      Puff es que los tres son interpretaciónes muy muy distintas, muy personales, 3 duques de mantua muy diferentes. Si por mi fuera, votaria a los 3, no obstante, creo que voy a votar, a Fleta, por los matices que hace que son verdaderamente dificiles de hacer. Pero por mi, votaba a los 3.

      Espero no ser dificil de leer… un besiño a tod@s!

    14. dinora says:

      Dificil de leer??? Anda ya! ….me ha encantado leerte…….y seguro que a más gente….Eres único Allforthemusic.

    15. werther says:

      Hola guapa, o me metía hoy o me iba a quedar sin participar ya sabes mis lios ¿no? que si los ordenadores, los “blogs”, si, si digo los porque además del actual ya estoy trabajando en el nuevo que te he dicho y que en Enero verá la luz, despues que si la fotografía…… que te voy a contar a ti que tu no sepas “mujer de enigmática sonrisa”, que nos faltan horas al cabo del día.
      Bueno vamos al tema:
      Hipolito Lázaro me encanta como es natural, sus fáciles agudos, las agilidades, el caracter que le imprime al aría de ese libertino Duque..
      Cortis que he de reconocer que para mi era un desconocido, encuentro que tiene una bonita voz de tenor ligero se lo ve cómodo pero lo que me desconcierta un tanto supongo que por inusual, es el tempo de aria y realmente no me acaba de convencer.
      Me queda Fleta y es por el que voy a votar; sería absurdo a estas alturas hablar del “artista” pero en lo concerniente me gusta especialmente la primera parte del aria donde juega con el rubato, y donde nos concede uno de esos filados suyos tan característicos.
      Dicho esto, besos y abrazos para todos-as y ser muy felices.
      Para todos, mucho AMOR.

    16. lagioconda says:

      Gracias, Werther. ¿Dos blogs, dices? ¿Está usted seguro, joven?:-) Mira que si uno da tarea, con dos uno se vuelve loco… XD XD

      Bueno, como serán bien avenidos, luego podrás decir: ‘pague uno, y llévese dos’:-). Aunque lo de pagar, pagar, ya sabemos que es un decir.

      Allforthemusic:

      Cuando quieres publicar no publicas, y a veces publicas sin querer:-)

      Suele pasar. A mí ahora mismo la bendita Coctelera no me deja publicar.

      Te eliminé el comentario en cuanto lo vi, que ahora veo más bien poco…: ¡ay, la Navidad!

      ¡Y sigue ganando Fleta! (gracias, Crsitian, por poner a tu favorito en mayúsculas:-)):

      Fleta: 11 votos.

      Lázaro: 2 votos.

      (¿He contado bien, Orlando?)

      Afilen los lápices (como dice Dinora; pero sin pasarse:-)) y sigan participando. Aún tienen diez días, más lo que queda de hoy, para el 31 de diciembre, fun, fun, fun:-)

      Venga, que se nos va el año:-)
      Besos para tod@s.

    17. lagioconda says:

      ¡Perdón!: Cristian, quiero decir:-)

    18. lazaro jimenez says:

      hipolito lazaro. la voz mas grande que ha existido en el mundo e historia

    19. lagioconda says:

      Fleta: 11 votos; Lázaro: 3.

      No debo decir ni mu, pero me muero de ganas:-)

    20. Paco Roa says:

      Capítulo primero, versículo primero del gran Libro de la Ópera: aria de tenor “La donna è mobile”. Yo creo, buenos amigos de este foro lírico, que si se realizara una encuesta indiscriminada a nivel mundial sobre el fragmento operístico más recordado, conocido o, incluso, tarareado (muy seguramente en la ducha o en otras no menos inverosímiles situaciones), sin duda alguna el citado, objeto de la cuarta entrega de nuestro querido concurso, estaría entre los dos o tres más votados. Y es que, así incluso también para un servidor antes de aficionarme, la ópera todavía queda estereotipada para el gran público en la imagen de unos cuantos gordos(as) gritando desaforadamente, entre otras cosas, la página punto machista que nos ocupa.

      Bien, contando con la benevolencia de todos Vds. y, como es natural, con el permiso de la siempre amable anfitriona del foro, tras una prolongada ausencia en su dinámico debate (razones, entre otras, técnicas me lo impidieron) que no fuera del conocimiento de cuanto ha pasado -mucho y bueno-, me reincorporo a lo que más me gusta: la interacción, vía comentario, con los buenos “foristas”. Piensen que no hay mal que por bien no venga, y así, todo este tiempo han podido descansar de un servidor, que –no sé- tenía la sensación de estar siendo últimamente algo reiterativo y, por lo mismo, punto pesadote. En fin, vamos al grano y emitamos un juicio (aún consciente de que mi voto ya no suma ni resta) sobre la interpretación, por estos tres históricos ases de la lírica hispana, de la muy popular “La donna è mobile qual piuma al vento…” Lo primero de todo que haré, será un intento por determinar el tipo de tenor cuya tesitura es la idónea para interpretar al crápula duque, personaje de escasas simpatías, pero toda una (engañosa) bicoca vocal para el lucimiento de esta cuerda, y luego veremos quién de los tres cantantes propuestos mejor cumple, a mi juicio, con los requerimientos que se piden.

      No ha sido “Rigoletto”, desde luego, una ópera que, como aficionado, me haya marcado decididamente (bien es verdad que el bufón tiene lo suyo); y así, después de un cuarto de siglo cumplido de afición y deambular por los teatros, yo creo que habré visto “sólo” una media docena producciones de este emblemático título verdiano. Suficientes, no obstante (creo), para tener razonablemente bien catalogado, vocal y dramáticamente, al señor de Mantua, en cuya disipada y corrupta corte, de acuerdo con Verdi y su libretista, transcurre buena parte de la trama argumental. ¿Qué tipo de tenor, pues, se precisa para cantar al Duque? Qué duda cabe de que con Verdi declina y, virtualmente, desaparece ya el tenor de gracia y virtuosismo canoro para ocupar su lugar el tenor por “antonomasia”, aquel cuya vocalidad más viril y afirmada le permite encarar con solvencia personajes rotundos, valientes y resueltos incluso para la acción más extrema (repárese, p.ej., en Manrico). No obstante ello, Verdi quiso hacer –así lo entiendo- un guiño a la anterior generación tenoril de corte belcantista y, tanto con Alfredo como con il Duca, que aquí nos ocupa, les rinde –pienso- cumplido homenaje. Por lo dicho, el imaginario aristócrata mantovano responde, “stricto sensu”, a una tesitura en esencia lírica, incluso un punto ligera (se mueve entre el Do2 y el Si3), disponiendo de tres intervenciones solistas, perfectos vehículos para el brillo personal, siempre y cuando, claro está, dispongamos de un señor tenor sin mieditis: la balada “Questa o quella”; el recitativo, aria y cabaletta (en esta última es donde radica el principal escollo vocal del papel y que, sencillamente, ciertos “ilustres” la obvian sin más y luego, eso sí, a cobrar todo y que no me piten que me irrito, y hago mutis por el foro –qué cara más dura tienen algunos-) “Parmi veder le lagrime…Possente amor mi chiama”; y, al cabo, lo que aquí más nos interesa, la canción famosísísísíma “La donna è mobile”. En fin, no abundaré ni en su letra ni en su música, toda vez que todos conocemos sobradamente estos extremos, y, si acaso, diré que la canción sirve al Duque para, definitivamente, disipar cualquier duda sobre su libertina y (mega)machista personalidad; y la misma se corona con un no menos conocido y facilón agudo sin mayor problema, en principio, para un lírico-ligero de, simplemente, mitad de la tabla del escalafón (otra cosa es, ya digo, cantar la complicada cabaletta del Acto II).

      Pues muy bien, dicho todo lo cual es el momento ya de juzgar la mejor ejecución del aria propuesta, servida aquí en las voces de los históricos Fleta, Cortis y Lázaro. Yo creo que en alguna intervención precedente ya dije –no recuerdo exactamente el sitio- que en grabaciones realizadas dentro de las tres/cuatro primeras décadas del pasado siglo, era muy difícil discernir, por un lado, entre los méritos que se deben imputar al cantante de suyo y los debidos al ingeniero de sonido al querer hacer audible y limpiar de impurezas el disco, y, por otro, es igualmente complicado saber si tal o cual presunta deficiencia del cantante se produce por una mala técnica o, sencillamente, por, no obstante la restauración realizada, insuficiencia del registro sonoro. Por tanto, todo lo que diga seguidamente es menester ponerlo en cuarentena y, desde luego, entenderlo como provisional, esto es, sujeto a revisión (en esta ocasión incluso, ni uno solo de mis (conocidos aficionados) mayores –que ya sólo me quedan dos- alcanzó a ver en directo a ninguno de los tenores propuestos, razón por la que también me veo privado de su testimonio). Pues con todas estas cautelas y reservas, vayamos, como siempre, por partes. Empecemos por Fleta; la verdad es que no sé lo que podría decir sobre su biografía y arte canoro que no esté ya trillado y, ciertamente, sea lugar común de (polémica) referencia para la afición, motivo por el que me limitaré a subrayar las que para un servidor son virtudes mayores de este aragonés universal: hermosísima voz, rica en armónicos, colorido homogéneo y, cómo olvidar, su capacidad única para pasar del fuerte, incluso fortísimo, al pianísimo manteniendo el sonido la misma intensidad, nitidez y audibilidad (aquí tenemos, por cierto, una muestra de ello). Ciertamente, fue toda una pena que, debido a los muchos excesos de todo tipo cometidos, la carrera de Fleta y, aún, su vida personal pasaran del apogeo al perigeo en apenas unos pocos años; en fin, disculpándole algunas arbitrariedades cometidas en esta donna –por lo demás, costumbre de la casa-, debemos cargarle en su pasivo (de no ser, obviamente, producido por una mala reproducción del disco) un estrangulamiento del sonido en el agudo conclusivo que hace que éste resulte, pues eso, ahogado y un punto flébil y, claro está, no podamos votar así por su interpretación. Por lo que hace a la grabación del aria por Hipólito Lázaro, la toma de la misma, antes que “sucia”, es decir, con ruido de fondo, como en el caso de Fleta, presenta una saturación de sonido que, al menos para quien suscribe, hace difícil su audición y enjuiciamiento cabal. Con todo, pienso que, tras su repetida escucha, podemos hacernos una idea aproximada de lo mejor y de lo menos bueno del eximio tenor catalán. Es la tesitura de Lázaro la menos lírica de los tenores propuestos, esencialmente fue un verista capacitado incluso para roles de heroico (en mis primeros años de aficionado para designar a este tipo de cantantes cuya extensión vocal parecía ilimitada –toda una rareza en el presente-, se empleaba un término que hoy yo diría en desuso: “sfogato”; en traducción libre, algo así como cantante todoterreno), razón por la que, en lo que hace a la extensión tonal, y no obstante ser el Duque un papel recurrente en la carrera de este tenor, no parece ser su voz –por cierto, de extraordinaria masculinidad- la más idónea para el personaje. Por otra parte, en la grabación que tenemos que examinar me llama poderosamente la atención el tempo de ejecución, Lázaro “escancia” las frases con parsimoniosa cadencia muy alejada del allegro que pide la página, y si a esto añadimos algún que otro gratuito sobreagudo, dejaríamos el voto para la versión más lírica de Cortis, que paso a comentar.

      Así, pues, como digo, mi voto (si hubiera contado) iría para “il piccolo Caruso”, según era llamado Antonio Cortis por sus contemporáneos. De la escucha atenta de su versión del aria, podemos apreciar una voz magníficamente trabajada, cuidadoso con el pentagrama –fiel a la música, letra y espíritu-, también una mayor naturalidad sin excesos, sobresaltos, personalismos ni manierismos; un sonido redondo, rico esmalte, entonación segura, alguna episódica nasalidad y, al cabo, me atrevería a decir que hasta parece comprender mejor la página que sus colegas. Por último, y siguiendo en esto a D.Orlando en sus habituales recomendaciones, daré el nombre de los tres tenores que a mi gusto han protagonizado los mejores duques del siglo XX, no necesariamente por este orden de cita: MacCormack, Schipa y Kraus.

      Consciente de haberme pasado tres o cuatro pueblos –no se volverá a repetir un semejante extenso comentario-, reanudo mi participación (más de tarde en tarde) en el foro, si Vds. lo tienen a bien, y, hasta una próxima ocasión, reciban un afectuoso saludo.

      P.D.: Lo verdaderamente importante para mí en esta edición de “Los favoritos”, más allá de los votos y del ganador, ha sido, gracias a la amable anfitriona que nos hace caer en la cuenta de tales cosas, el tomar plena conciencia del rico patrimonio histórico lírico-vocal español, el cual, conformado desde el mítico pionero Manuel García, primer Almaviva de la historia y cuyos textos de teoría y práctica del canto que redactó son todavía útiles hoy en día, hasta la esplendorosa Berganza, pasando por tantas y tantas figuras del pasado, del presente y las que ya emergen dejándonos entrever un prometedor futuro, debe hacernos sentir legítimamente orgullosos a la vez que sumamente responsables –tanto cantantes profesionales como afición- en su conservación, divulgación y, en la medida de lo posible, acrecentamiento para que las siguientes generaciones puedan también seguir disfrutando de semejante legado artístico.

    21. orlando says:

      ¡Bienvenido, sr. Paco Roa! Nos alegramos de volverle a tener entre nosotros, y seria una verdadera lástima si, como ud. dice, no continuasen los comentarios extensos: en su caso son siempre un placer.

    22. oscar valdivieso says:

      No se preocupe Don Paco, hare las gestiones necesarias y pertinentes para no descontarle los dias inasistidos.- Un fuerte abrazo.-

    23. carlos says:

      Por la potencia de su voz y los extraordinarios altos voto a Hipolito Lazaro

    Leave a Reply