Archive for May, 2007

Edita Gruberova el día de los Reyes Magos

Thursday, May 31st, 2007

  • La Gruberova cantando de todo un poco. Lo más curioso son las fotos.
  • (Gracias, Lilith)

    Vivica Genaux: ‘Qual guerriero in campo armato’

    Tuesday, May 29th, 2007

  • Vivica Genaux: Qual guerriero in campo armato, aria compuesta por Riccardo Broschi, en su ópera Idaspe, para su hermano Carlo Broschi, el célebre Farinelli, y reciclada después por Vivaldi en su ópera Bajacet (aria de Irene, Acto I). 2004.
  • Comentaba Sparafucille (gracias mil):

    En la versión de Bajacet de Vivaldi dirigida por Fabio Biondi, Vivica Genaux canta el papel de Irene de Trebisonda (dicho sea de paso, el plantel que la acompaña es tremendo: la bellísima Elina Garanča, Patricia Ciofi, Marijana Mijanovic, Ildebrando d’Arcangelo y David Daniels). Acompaña a los dos cedés de la ópera un DVD promocional con diversas escenas de la grabación, en el que cada cantante interpreta un aria de esa ópera. Vivica canta una espectacular “Qual guerriero in campo armato”, con un sorprendente movimiento de mandíbulas y de labio superior, que roza lo caricaturesco, pero no resta un ápice de calidad a la sensacional interpretación vocal. Leí hace ya tiempo en una entrevista que mucha gente le pregunta si son gestos técnicos, para mejorar la colocación y la emisión de la voz, y dijo que no, que era algo sin ninguna relación consciente con los efectos vocales que realiza, y que lo hace desde hace tiempo de forma espontánea. En la ópera, además, Genaux se marca unas imponentes “Sposa, son disprezzata” y “Son tortorella”. En fin, ópera de obligada e inexcusable audición.

    “De cómo una chica de Alaska se convirtió en cantante de ópera”

    Vivica Genaux

  • Vivica Genaux
  • “Una de las preguntas que se me hace frecuentemente en mis viajes es ‘¿Cómo fue que una niña de Fairbanks, Alaska, decidió transformarse en una cantante de ópera?’.

    Cuando uno piensa en Alaska, lo primero que viene a la mente es el frío invierno. En Fairbanks, donde nací y me crié, el invierno dura al menos 9 meses y generalmente las temperaturas son de 45 a 50 grados centígrados bajo cero durante diciembre y enero. Pero el frío no es lo único a lo que nos enfrentamos en invierno.

    (more…)

    ‘Che gelida manina’, por Giancarlo Monsalve

    Monday, May 28th, 2007

    Giancarlo Monsalve

  • Giancarlo Monsalve: aria de Rodolfo del Primer Acto de La bohème, Puccini. 2007.
  • (Gracias, Nicolás Camilo Gesén)

    Giancarlo Monsalve

    Roberto Alagna: “La Scala se ha equivocado conmigo. Los hemos denunciado. No puedes cantar y ensayar un mes y que no te paguen”

    Monday, May 28th, 2007

    Entrevista en El País con Roberto Alagna.

  •  Jesús Ruiz Mantilla
  • «Existe una lógica aplastante en el mundo de Roberto Alagna. Puede que no sea la lógica de usted, ni siquiera la del mundo mundial, pero es incontestable. La filosofía de este tenor con el carácter de un vendaval, que se marchó el pasado mes de noviembre de La Scala en plena segunda representación de Aida y que el día 7 de junio debuta en Madrid con Il trovatore, de Verdi, tiene una coherencia propia que va desde el discurso del insomnio hasta la negación del ego o la justificación del divismo por gracia de Dios. Al fin y al cabo, ésa es precisamente la palabra que precede esa manera de comportarse encima de los escenarios y que sirve para definir a los grandes de la ópera.

    Dice Roberto Alagna que siempre ha sido feliz. Con ese pensamiento positivo, él, que cumplirá 44 años el mismo día que pise el escenario del Teatro Real, ha ido sorteando las desgracias de la vida, que en su caso fueron muy tempranas. Se quedó viudo sin haber cumplido los 30, con una niña de año y medio en los brazos que luego ha ayudado a criar su segunda mujer, la soprano rumana Angela Gheorghiu. Con ella ha formado una de las parejas más atractivas y discutidas de la ópera actual por sus éxitos y sus conflictos en algunos teatros; el Real incluido, donde la cantante, que volvió a Madrid el pasado día 20 a dar un recital, dio una sonada espantada el primer día de ensayo de una Traviata que dirigía Pier Luigi Pizzi hace cuatro años.

    Quizá jugar al rugby durante 10 años le convirtió en una especie de roca que resistía como nadie los golpes. Pero no, no sólo eso. Otras cosas le han ayudado más que saber escabullirse de una melé salvaje. Lo primero, la familia. Se crió en un suburbio de París de esos en los que hoy es fácil ver arder coches. Fue el primero de los 30 descendientes de su bisabuela, a la que conoció hasta que él cumplió 20 años en crecer lejos de la Sicilia siempre añorada por sus padres. Habían emigrado hacia el país más rico del Mediterráneo en busca de una vida mejor, pero el poco dinero que ganaba su padre como obrero de la construcción no les evitó conocer a fondo la pobreza a Roberto y a sus tres hermanos, dos de los cuales, más pequeños que él, están también metidos en el negocio del canto.

    Roberto se crió en la calle y siempre se sintió desarraigado. Italiano en Francia, francés en Italia. Y español de descendencia: “Alagna es Alaña, con eñe; de los primeros españoles que llegaron a Sicilia”, afirma en el patio de un más que lujoso hotel parisiense, donde se ha presentado sonriente, atusándose el flequillo hacia atrás, con una camisa roja bordada y desatada por debajo de su pecho toro, pantalones blancos, zapatos de cuero relucientes y fular también blanco.

    Vive en Suiza, pero también tiene una casa en París, donde aprovecha para parir discos superventas, como el reciente dedicado a Luis Mariano —que ha vendido más de 400.000 copias sólo en Francia— o como el que ha estado estos días grabando, de canciones sicilianas, antes de trasladarse a Madrid para los ensayos de Il trovatore. Le han advertido de que el público madrileño es duro de pelar. También le han contado que a José Cura le abuchearon cuando la cantó. Llega cauto, pero llega, pese a que muchos dudaron de que se le viera en el Real después de ese episodio en La Scala esta misma temporada…

    Desde entonces ha cambiado. Es un poco más cauto, pero sólo un poco. Conserva el carácter explosivo y habla claro sobre lo que pasa, ha pasado y lo que pasará. No sabe si volverá al templo sagrado. Actualmente está en pleito con él: “Se equivocaron conmigo”, dice. De todas formas, La Scala es un teatro que se le atraganta. Ya había tenido su desencuentro 10 años antes en el mismo sitio, cuando Alagna y Gheorghiu discutieron con el entonces todopoderoso Riccardo Muti y abandonaron el teatro, interrumpiendo una relación casi paterno-filial entre el director y el tenor. La vuelta de Alagna esta temporada a Milán le fue brindada por otro de sus más que influyentes amigos, Stéphane Lissner, actual responsable de La Scala, que fue también el primer director artístico del Real. Pero todo se fue al traste, entre otras cosas, y según Alagna, “por una conspiración política”.

    (more…)