Archive for September, 2007

Angela Gheorghiu, despedida de la Ópera Lírica de Chicago

Sunday, September 30th, 2007

Angela Gheorghiu (su web oficial está caída) ha sido despedida de La bohème de la Ópera Lírica de Chicago, donde había sido contratada para interpretar el papel de Mimì. En su lugar, cantará la soprano cubana Elaine Álvarez.

«El director general de la Ópera Lírica, William Mason, justificó su ‘penosa’ decisión en la falta de respeto de una de las sopranos contemporáneas más famosas hacia sus compañeros de trabajo, después de haberse saltado más de la mitad de los ensayos previstos”.

“Con tremendos remordimientos y tristeza nos hemos visto obligados a tomar esta decisión, pero las acciones de Miss Gheorghiu han demostrado una total indiferencia por el personal y los artistas de la Ópera Lírica”, aseguró Mason, que explicó que la soprano se saltó “seis de diez ensayos, incluyendo el ensayo con piano y los ensayos con la orquesta”.

“Se ha perdido uno de los ensayos de orquesta más críticos porque se fue a Nueva York sin permiso, lo que supone una violación directa del contrato”, sentenció el director general de la Ópera Lírica».

La soprano alegó que viajó a la Gran Manzana el día del ensayo para estar con su marido, el tenor Roberto Alagna, que interpreta la obra Romeo y Julieta en el Met de Nueva York.

También, que ha interpretado tantas veces el personaje de Mimì “que no cree que saltarse unos cuantos ensayos sea una tragedia”.

**
01/05/14

  • Quando m’en vo
  • ‘Canzonetta sull’aria’, por Schwarzkopf y Moffo / Janowitz y Mathis

    Saturday, September 29th, 2007

  • Canzonetta sull’aria (Condesa de Almaviva y Susanna), del Tercer Acto, Escena X, de Le nozze di Figaro, Mozart.
  • Por Elisabeth Schwarzkopf y Anna Moffo.
  • Dirige: Carlo Maria Giulini. 1959.
  • Por Gundula Janowitz y Edith Mathis.
  • Orquesta de la Deutschen Oper Berlin. Dirige: Karl Böhm. 1968.
  • Elisabeth Schwarzkopf: ‘Porgi, amor’

    Friday, September 28th, 2007

  • Schwarzkopf: cavatina de la Condesa de Almaviva del Segundo Acto, Escena I, de Las bodas de Fígaro, Mozart.
  • Wiener Philharmoniker. Dirige: Herbert von Karajan. 1950.
  • Claudia Muzio, la Divina

    Tuesday, September 25th, 2007

    Dos interesantes retratos, en algunos puntos contradictorios, sobre Claudia Muzio, “por el hermoso timbre de su voz y el impresionante magnetismo de sus interpretaciones, una de las grandes sopranos de su tiempo”, en palabras de Miguel Patrón Marchand.

    Pasen y lean, y escuchen su canto luego. Y cuéntennos después si, como dice Lauri-Volpi, su dulzura aún les suena dentro.

    claudia-muzio

    «Los argentinos la llamaron la “divina Claudia” y, verdaderamente, divina estaba en la representación de ‘Casta diva’, de Norma, y en el aria del Trovador: “d’amor sull’ai rosee”.

    Su canto [no] se podría definir mejor que recordando las palabras de Dante en el episodio de Casella: “cuya dulzura todavía me suena dentro”.

    La voz de Claudia Muzio era más bien limitada, pero adquiría resonancias insospechables, porque en cada nota suspiraba un sentimiento vibrante. Esto le capacitaba para afrontar la tesitura inhumana de Turandot y la sobrehumana de Norma, los ímpetus humanísimos de Santuzza y la resignada sumisión de Desdémona.

    Grande y feliz artista en el escenario, como modesta y desgraciada en la vida, la Muzio salió del teatro del mundo con sordina, con el índice en los labios: “No os mováis, estaos quietos, no os molestéis por mí”».

  • Voces paralelas. Giacomo Lauri-Volpi. Ediciones Guadarrama. Madrid, 1974.
  • «Analizando la voz que nos llega a través de los discos, descubrimos que poseía un “timbre lírico-spinto”, cuya principal virtud era la exquisita morbidez unida a un fraseo muy personal. Las interpretaciones son siempre convincentes, dentro del gusto imperante en ese tiempo; y su modalidad, un tanto declamatoria, se extendía aun a las obras belcantistas.

    Estudiando su repertorio y sabiendo sus posibilidades y limitaciones, podemos decir que el verismo era el terreno más propicio para su lucimiento: también Puccini —a quien no consideramos enteramente verista— y el Verdi de los últimos tiempos.

    No estaba naturalmente dotada para el canto de agilidad, y su triunfo en Norma fue más escénico que vocal; allí jamás podría haber competido con Ponselle ni con Raisa.

    El primer acto de su celebérrima Traviata era un escollo para ella, y se le transportaba el Sempre libera. Su Addio del passato, en cambio, no ha sido superado.

    Ni remotamente la podemos imaginar como protagonista de Turandot: su timbre no tenía ni un asomo de afinidad con la acerada y tensa tesitura de la princesa china. En todo caso, hubiera sido una estupenda Liú.

    Ya enferma y amargada dejó grabada una serie de discos para la Columbia en los que la voz, a pesar de dificultades de fiato e insuficiencias en el agudo, muestra ese carnoso, terso e inconfundible timbre que la hiciera tan famosa durante tantos años».

  • 100 grandes cantantes del pasado. Miguel Patrón Marchand. Editorial Andrés Bello. Santiago de Chile, 1990.
  • Claudia Muzio (Pavía, 1889 – Roma, 1936): Teneste la promessa… Addio, del passato…, recitativo y aria de Violetta del Tercer Acto, Escena IV, de La traviata, Verdi. 1935.
  • Ombra di nube (la angustia y la esperanza; súplica apasionada para que las oscuras nubes que enturbian el sol desaparezcan), de Licinio Refice, compuesta expresamente para la divina Claudia y grabada por la soprano para el sello discográfico Columbia en 1935.
  • Al año siguiente, el 24 de mayo de 1936, a los 47 años, Claudia Muzio desaparecía para siempre. Falleció en el Albergo Majestic, su residencia habitual en Roma, Via Veneto 50, a las 7:35. Pasaba por una mala racha. Ya no contaba con la férrea sombra protectora della sua mamma. Siempre se sospechó, como en el caso de la otra Divina, que se suicidó.

    (Fotos: 1, 2, 3, 4, 5)