Aquiles Machado: “La zarzuela es un género mágico gracias al modo de trabajar de forma conjunta entre actores, bailarines y cantantes”

Entrevista en La Nueva España con Aquiles Machado.

  • D. Díaz
  • —¿Qué diferencia el trabajo en una zarzuela al de una ópera?
    —El modo de trabajar conjuntamente entre actores, bailarines y cantantes. La preparación de una ópera es más segmentada. La relación entre la compañía hace de la zarzuela un género mágico. Me he quedado con ganas de repetir y hacer más títulos. La leyenda del beso mató el gusanillo que llevaba dentro hace ya un tiempo. Aunque en Venezuela se saborea la tradición zarzuelística, no tuve oportunidad de acercarme al género hasta llegar a España.

    —¿Qué le ha reportado la zarzuela en su carrera profesional?
    —Soy muy crítico en todo lo que se refiere a mi trabajo. Hace quince años que vine a España para estudiar y también pulí mi acento. Me lo pensé mucho antes de debutar en la zarzuela. Por ejemplo, ¡no quería que me encasillaran en personajes canarios!

    No, en serio, primero profundicé en el significado de la zarzuela para el público, luego en su difícil vocalidad para los tenores… Es muy enriquecedor para el cantante el tener que lograr una unidad lógica entre lo que se canta y habla, y para con el personaje. Mientras que, en la opereta, los textos son ilustrativos de lo que se canta; en la zarzuela todas sus partes han de entenderse de una forma mucho más global. Es un género riquísimo que, como hispanohablante, me siento obligado a hacer lo posible porque sea un género mundial.

    —¿La apertura de la lírica conlleva una transformación en la concepción del género lírico?
    —La ópera es un espectáculo con un lenguaje propio que no se ha de tergiversar, con la música, las voces y las historias como prioridades. Los nuevos recursos técnicos permiten visiones más plásticas de un espectáculo, que no puede dejar de ser ópera. Yo me enganché sin falta de fuegos artificiales. La ópera no es sólo cosa de los grandes teatros. Es necesario que nuevo público se acerque a la lírica, pero creo que esta aproximación es especialmente viable en espacios familiares, como asociaciones o encuentros para el visionado de obras, donde no se precisan atractivos especiales para justificar grandes producciones.

  • La Nueva España
  • Leave a Reply