‘Suena, guitarrico mío’, por Miguel Fleta

Miguel Fleta

  • Miguel Fleta: Jota de Perico, de El guitarrico, de Agustín Pérez Soriano. 1926.
  • (En el rol de Cavaradossi, 1928)

    Tags: , , , ,

    8 Responses to “‘Suena, guitarrico mío’, por Miguel Fleta”

    1. carmen says:

      Qué voz, qué potencia y qué control! asombroso

    2. KIKE RUIZ GARCIA says:

      CUANDO ERA NIÑO ESCUCHABA EN UN GRAMÓFONO A MIGUEL FLETA Y QUEDÓ EN MÍ SU VOZ; VOZ QUE SE DESLIZA NO HIRIENDO, SINO INSPIRANDO. CREO QUE SU GARGANTA CONTEMPLÓ SU ALMA Y LA HIZO ARTE. KIKE

    3. KIKE RUIZ GARCIA says:

      Como un ruy-señor que nunca se ve,
      dejaba su esencia en el tejedor de deseos
      los pasos al fondo de su alma,
      suspiros dejaba en rincones de sueños

      Moría cuando era de día,
      soñaba en los atardeceres
      a la vida volvía, cuando dormia
      a la sombra de calandrias y ruy-señores. kike

    4. ALVARO says:

      EXPECTACULAR DE LOS MEJORES DE LA HISTORIA GENIAL¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ FELICIDADES

    5. fernando says:

      Es una voz fascinante. La verdad es que pocas veces queda tan claro como en los ejemplos de Fleta, elo concepto e “calidez”. Ese “Guitarrico” es impagable

    6. este bello canto de miguel burro fleta es fabuloso, cómo se siente el aragonés, qué expresión, sentimiento, siempre me emociono al oírlo

    7. KIKE RUIZ GARCIA says:

      Les Pêcheurs de Perles.- Miguel Fleta

      Desde hace muchos años llevo queriendo comparar a Enrico
      Caruso y Miguel Fleta; quizás los intelectuales de la música
      y la opera sabrán mejor que yo, pero el análisis que desde mis sentimientos, puede que equivocados; he resuelto, (por lo menos a lo que a mí se refiere): que uno tenia la potencia, los registros agudos y redondeaba los bajos y el otro, dejaba suelto el instinto junto con el gusto de la armonía y hacia una simbiosis entre su pecho y la garganta. kike

    8. Anonymous says:

      1936
      Se murió la muerte aún estando viva.
      los muertos estiraban sus piernas en los rios
      y, las rias gritaban del peso sangriento.
      Aquellos dedos arañaban piedras secas,
      y los niños bebían sangre de sus madres,
      los padres, con locuras subiéronse a los árbole
      y, de aquellos dibujos naciéronse poemas

      Las amantes envueltas en desprecios
      cubrieron sus cabellos en oscuros velos,
      en la jaula, soltaban las plumas los trinos,
      el pájaro quedó cabeza abajo, del palo, muerto,
      con sus ojos vizcos mirando a la tierra, al cielo,
      las hormigas desfilaban por los alambres
      esperando comensales de botas brillantes.

      El sol bronceó la cara de los cadáveres,
      sus uñas pintadas con aspas cuadriculadas,
      el plomo dejó en sus costillas sus firmas, y
      de sus lenguas nacieron simientes nuevas.
      Una espesa capa negra cubrieron pensares
      y se cerró la herida en llaga viva.

      Los vientos de otoño barrieron las calles
      amontonando hojas muertas en los desagues,
      saltaban los bordillos torremteras de sangre
      van navegando por las aceras huesos de dátiles,
      y sollozos van tragando las oscuras noches
      y con miedos van comiendo, higos, almendras
      y panes

      Hoy, siguen naciendo hacia abajo las flores,
      porque el aire está cubierto por un negro manto.
      Es carabajos peloteros con reflejos de charoles
      siguen haciendo esferas de excrementos a sus nidos,
      y las hormigas con paso militar descienden
      por los alambres, despues de darse festines
      ,y, los niños siguen orinado en las noches. kike

    Leave a Reply