Plácido Domingo: “Uno no se puede retirar más allá de cuando el público dice ‘por favor, ya, vete’”

Tras su recital en Chichén Itzá, Plácido Domingo tiene previsto cantar por primera vez en Costa Rica el próximo 14 de noviembre. Con tal motivo fue entrevistado por la revista Viva.

  • Yendri Miranda
  • —Esta será la primera vez que cantará en Costa Rica, ¿qué expectativas tiene de este concierto? —Siempre tengo una gran ilusión de cantar en un lugar nuevo, sobre todo en nuestras naciones de habla hispana, porque me siento muy bien, también porque da la casualidad de que es un público (los ticos) que admiró mucho a mis padres cuando cantaban zarzuela. La verdad es que tengo una gran ilusión en venir, el viaje será corto porque solo vengo a cantar, pero espero en otra ocasión venir a conocer esa tierra tan linda, que tiene una costa tan maravillosa y que hay que conocerla bien.

    —¿Cuáles serán las obras que tiene elegidas para cantar en esta cita con los ticos?
    —Cuando hacemos un concierto con un público numeroso, hay que hacer un repertorio variado para darle gusto a todo el mundo, tanto a los que les gusta la ópera como a los que les gusta la zarzuela y la música de nuestros países.

    —Usted es un músico polifacético, ¿cuál de sus etapas es la que más disfruta: la de director o la de cantante lírico?
    —Mi carrera va paralela para darle gusto a las dos cosas, porque ambas son importantes, no es que una sea mayor que la otra. En este momento son dos carreras que van de la mano, aunque las responsabilidades son diferentes; cuando tengo que cantar, básicamente pienso en mí y cuando dirijo tengo que pensar en todo lo demás.

    —¿Cree que cantar música popular ha afectado su carrera como cantante lírico?
    —En lo absoluto, más bien la ha ayudado. Para mí tener un público que cantando música popular se encante con el mundo de la ópera no me ha afectado en lo absoluto. Habrá afectado a dos que tres periodistas puristas, pero eso a mí me tiene sin cuidado, yo respeto sus opiniones, pero respeto más al público, así es que no me ha afectado en lo absoluto, porque ha habido una entrega mucho mayor, que es la que se le da a un público nuevo.

    —Qué opinión le merece el escenario de la lírica actual. ¿Considera que hay nuevos talentos que podrán llenar el espacio de Los Tres Tenores?
    —Hay una enormidad de talentos nuevos, de la cual me siento en parte responsable por mi concurso Operalia (del que hicimos la décimo sexta edición hace diez días en Québec), y los elementos que surgen son de grandísima calidad. Siento que he sido responsable del crecimiento y las carreras de algunos de esos cantantes, o sea, que da una gran satisfacción.

    —¿Cuál cree que ha sido su aporte a las nuevas generaciones de cantantes líricos y populares?
    —Yo creo que mi aporte a los cantantes jóvenes es la experiencia que traigo de años. El hecho de que ellos crezcan oyendo mis discos y viendo mis videos, eso para mí es un gran placer, es una de las cosas que más me da alegría hoy en día: el seguir ese eslabón de una cadena de música que yo tomé de otras personas a las que yo, escuchándolos y apreciándolos como artistas, pude aprender.

    —¿Cómo ha logrado mantenerse en una posición tan privilegiada en todos estos años?
    —Lo único que puedo decir es que la ilusión, la entrega y la pasión que siento por todo esto no ha decaído; al contrario, cada día me gusta más y eso es muy importante, porque se dedica uno en una entrega total. No se puede ir a medias con esto, hay que hacerlo completo, si no, hay que dejarlo.

    —En declaraciones a la BBC usted dijo que iba a dejar el canto lírico a los 70 años, ¿sigue con ese plan?
    —Yo no quiero ya decir nada porque faltan tres años para que yo tenga mi séptima década y lo que pasa es que tengo contratos que superan ese tiempo. Cada día cuando me levanto veo si mi voz está ahí y creo que uno no se puede retirar más allá de cuando el público dice ‘por favor, ya, vete’, pero tampoco se puede retirar cuando el público aún disfruta sus funciones. Lo que hay que hacer es medir qué se puede hacer, revisar el repertorio de acuerdo a sus posibilidades para darles siempre lo mejor.

    —¿Cuáles son sus planes tras un eventual retiro?
    —El día que Dios diga que no puedo cantar estaría agradecidísimo de que me haya dado tanto tiempo. Creo que estaría siempre involucrado en el mundo de la lírica y de la música, ya sea como director de orquesta o de teatro, o con mi concurso de jóvenes cantantes (Operalia). Mi familia me apoya muchísimo en esto para que todo esto siga. Quiero decir, además, que quiero conocer más cantantes en Costa Rica (yo conozco a Íride Martínez cuando cantamos en Viena una ópera que escribió el maestro Menotti, la admiro mucho, ella está haciendo una preciosa carrera). Ojalá que tenga la posibilidad de conocer a más cantantes costarricenses cuando esté por ahí.

    —¿Alguna vez ha considerado hacer un proyecto similar al que hizo Luciano Pavarotti con ‘Pavarotti and Friends’?
    —No, ese era un proyecto solo con cantantes pop y no tengo la idea de hacer eso. Yo estoy más en seguir la cadena de los cantantes de ópera, ellos tienen sus camino y yo el nuestro. A veces nos encontramos, pero hacer algo con cantantes populares no es mi idea.

    —¿Cuáles son los planes que tiene tras esta gira de conciertos?
    —Esta gira está planeada dentro de lo que hago regularmente, tengo una producción en Washington…, vuelvo al Metropolitan Opera en Nueva York donde celebraré [celebré] mis 40 años de debut en el Met y luego seguiré visitando más países, siempre con un gran entusiasmo.

  • nación.com
  • Leave a Reply