‘Près des remparts de Séville…’, por Ninon Vallin (1928)

nv

  • Ninon Vallin (18661961): Seguidilla, canción del Primer Acto, Escena X, de Carmen, Bizet.
  • París, 1928.
  • Orquesta de la Ópera Cómica de París. Gustave Cloëz.
  • (Gracias, JCR)

    Tags: ,

    5 Responses to “‘Près des remparts de Séville…’, por Ninon Vallin (1928)”

    1. Jose Carmelo Rugna says:

      Maravillosa Ninon Vallin, favorita de Manuel de Falla para el Amor Brujo y La Vida Breve, incomparable Micaela, Charlotte, Thais y Manon entre otras. Favorita de mi abuelo, que la escuchó personalmente en el Teatro Colón de Buenos Aires.
      Bueno, me gustaría leer la opinión de los que no la conocían, seguro que están sorprendidos.
      Como siempre, muchas gracias Gio.
      JCR

    2. operasiempre says:

      Maravillosa, sí, señor. Habrá que escucharla más.
      Gracias a ti, JCR.

    3. dinora says:

      A mí me gustó mucho. Y simpatiquísima la “risa nerviosilla” jejeje

    4. Paco Roa says:

      “La puerta abierta al santo tienta”, recuerdo que me decía mi abuela cuando, siendo niño servidor de Vds. (y eso que era de los “buenecitos” según decían), una excesiva curiosidad me llevaba a “explorar territorios” no necesariamente aptos o convenientes para mi corta edad de entonces. Y es que no bien veía la menor ocasión propicia me “colaba” y lo investigaba todo, y así me pasó más de una vez, que la “curiosity killed the cat”. En fin, esta digresión viene a cuento por la protagonista de la ópera “Carmen”, con acierto creada inicialmente para mezzo aunque la “curiosidad” de no pocas sopranos, siendo un papel tan apetecible de cantar y con una escritura vocal con cierto grado de compatibilidad, les ha hecho caer en la tentación de probar fortuna con esta gitana universal.

      Ya sabe Vd., D. José Carmelo, que desde principios del siglo diecinueve, en la medida en que el repertorio se ampliaba y se afianzaban en él nuevos y muy variopintos personajes en cuanto a su carácter, exigiéndose así a los cantantes por parte de los compositores una mayor variedad de timbres, colores, densidades, etc. para interpretarlos, quedó definitivamente periclitada por insuficiente la primitiva clasificación vocal – cantus, altus, tenor y bassus- y la paleta de cuerdas y tesituras creció, acaso en exceso, hasta completarse toda la tipología vocal que hoy conocemos. Y de esta manera –convertida la voz en fiel portadora de la acción dramática desarrollada en cada ópera-, a cada tesitura le corresponderá ya un perfil caracteriológico concreto; pongamos un ejemplo, creo que sería ridículo dar el recurrente papel del demonio en tantas óperas a un tenor ligero, toda vez que las sonoridades oscuras y verdaderamente graves que de él se esperan se corresponden cabalmente con la voz del bajo profundo. Bueno, pues con muy buen criterio Bizet decidió escribir la parte de Carmen para mezzosoprano, concretamente pensó (acertadamente) que la afamada Célestine Galli-Marié cumpliría actoral y vocalmente con el difícil cometido de dar vida a esta mujer verdaderamente fatal sobre la que, de cabo a rabo, recae todo el peso de la trama. Y ciertamente triunfó la Carmen de la Galli-Marié hasta un punto tal –eso sí, no sin, entre otras exigencias, hacerle reescribir al maestro trece veces su tema de entrada hasta que acertó con la celebérrima “Habanera”- que, fíjese bien, la mezzo pasó de ganar 208 francos/función, cifra ya muy considerable entonces, a 1000 francos/función, toda una fortuna.

      Entonces si, supuestamente, todos coincidimos en que la esencia de la personalidad de una hembra así, que por patria solamente tiene la que en cada momento pisan sus pies y que jamás ha respetado otra ley que no sea la dictada por su caprichosa voluntad (fíjense que, sin proponérmelo, al paso puede salir un posible tema a debate: ¿es la gitana Carmen, adelantándose a su tiempo, una radical feminista que hoy podría abanderar este movimiento, o únicamente es una arrabalera meretriz de tres al cuarto?, y, en la misma línea apuntada, ¿el sufrido D. José, que, pobrecito él, lo deja todo por amor, sería el mejor amante posible, fiel hasta el final, o no es más que un maltratador que tendría que ser denunciado por violencia de género?), queda mucho mejor capturada por la vocalidad grave que por la aguda, por qué un buen número de sopranos –además de la que aquí se propone, qué sé yo, Calvé, Ponselle, de los Ángeles, Price, Crespin…- interpretaron Carmen convirtiéndola en una (descafeinada) Carmencita las más de las veces. Pues muy fácil, por la puñetera manía –y perdonen que lo diga así de claro- que tienen las sopranos, no contentas con tener para sí el 90% de las protagonistas de las óperas del repertorio al uso, en acapararlo todo, hasta los (muy pocos) papeles estelares reservados para las mezzos. Una vez que me he desahogado, únicamente me queda por añadir que no tenía noticia de esta soprano de la entrada y, a reserva de que pueda confirmar el juicio positivo sobre ella con nuevas audiciones más acordes con su vocalidad, me parece que dispone de una buena materia prima aunque su Seguidilla no pase precisamente a la historia. Saludos cordiales.

      P.D.: D. Óscar, comprenda Vd. que no puedo (ni debo) meterme en todos los “charcos”.

    5. Jose Carmelo Rugna says:

      Don Paco, es un placer leerlo, pero que quiere que le diga, a mí me gusta mucho Ninon Vallin, aunque esta no sea su mejor grabación y la acepto hasta cantando boleros, cosa que me sucede con otros grandes cantantes, por ejemplo Tito Schipa grabó tangos en Buenos Aires y recibido críticas muy severas por ello ya que “no daba el perfil” y reconozco que a mi me gustaron mucho esas grabaciones, como me gustaba todo lo que cantaba Schipa, pero teniendo en cuenta su excelente comentario y en particular sobre Carmen, la gran Victoria de los Angeles (soprano lírica) nos ha dejado una maravillosa interpretación en la que creo mejor versión de dicha opera, con Gedda y una notable Micaela con Janine Micheau (pese a que ya estaba un poquito mayor para el papel). También me gustaron la interpretación de Tatiana Troyanos (mezzo) que estaría más acorde con lo que escribió el autor y la de la exquisita Regine Crespin Como siempre digo, son gustos, seguramente Bizet esté más de acuerdo con su opinión. Pero, vamos, me atrevo a solicitarle nuevas audiciones de esta intérprete, siempre dentro del repertorio francés y por supuesto nuevos comentarios, ya que lo suyo es realmente enriquecedor.
      JCR

    Leave a Reply