Ramón Vinay (1982): “Yo no lo sabía entonces, pero Toscanini era el Papa”

  • Ramón Vinay: Dio, mi potevi scagliar…, monólogo de Otello del Acto III, Escenas III y IV, de Otello, Verdi.
  • Iago: Giuseppe Valdengo.
  • Metropolitan Opera Orchestra. Fausto Cleva. 1951.
  • En la misma grabación
  • NBC Symphony Orchestra. Arturo Toscanini.
  • Iago: Giuseppe Valdengo. 1947.
  • (Gracias, Chema)

    ♣ ♣ ♣

    Ramón Vinay

    Entrevista a Ramón Vinay realizada el 17 de julio de 1982 y publicada dos años más tarde,  noviembre de 1984, en la revista Correo Musical de Buenos Aires.  En julio de 1982, Vinay tiene 71 años.

    (Gracias, Juan:-)

    ♣ ♣ ♣

    Ramón Vinay, 73 aniversario

  • Por Juan Dzazópulos Elgueta
  • «El 31 de agosto, día de San Ramón Nonato, cumplió 73 años de edad el más famoso de los cantantes líricos chilenos de los últimos 40 años y, sin duda alguna, uno de los más grandes intérpretes de ‘Otello’ de todos los tiempos: Ramón Vinay.

    Hace un par de años Vinay estuvo por última vez en Chile, como invitado de honor para presenciar la temporada lírica del Teatro Municipal de Santiago. El título escogido para la ocasión (12 de julio de 1982) era uno de los más apreciados por el público chileno y por Vinay, el Otello de Verdi.

    El reparto incluía a Gilda Cruz-Romo (Desdémona) y Kari Nurmela (Iago), la experta batuta de Michelangelo Veltri y la presentación en Chile, en el rol protagónico, del tenor argentino Carlos Cossutta, reputado como uno de los buenos intérpretes mundiales del difícil rol verdiano.

    Desgraciadamente, Cosutta, sea por nerviosismo o por enfermedad, falló y en la frase Della gloria d’Otello è questo il fin, un tremendo gallo marcó el ‘fin’ del tenor. El resto de la ópera fue alternativamente susurrado o gritado, ante la consternación del público, que sufrió esta verdadera ‘vía crucis’ vocal.

    Cossutta regresó a Buenos Aires sin poder cumplir sus otras presentaciones y para reemplazarlo se trajo de urgencia al italiano Angelo Marenzi y al francés Gilbert Py (dos funciones cada uno), con resultados francamente mediocres.

    Ramón VinayEs que cantar Otello en la patria de Zanelli y Vinay es realmente empresa arriesgada. Pasada la accidentada primera función, quise tener una breve conversación con Ramón Vinay, para saber su opinión de lo sucedido, etc. El sábado 17 de julio de 1982 me invitó a desayunar con él a las 8:30 de la mañana en su suite del Hotel El Conquistador. Lo que siguió fueron más de dos horas, no de entrevista, sino de un largo, intenso y amenísimo monólogo, salpicado de recuerdos y anécdotas, análisis serios y risueños acerca de la ópera, los cantantes y los directores… Durante este ‘show’ privado no sólo se habló de ópera. Las comidas, los vinos y las mujeres (eterna pasión del cantante) tuvieron en Vinay acertados e irónicos comentarios.

    Ramón VinayNo se le escapó la política, ni nacional ni internacional. El problema limítrofe chileno-argentino, la guerra de las Malvinas y otros, que por razones obvias no corresponde incluir  en esta publicación.

    Sin embargo, lo más importante para mí fue ver la vitalidad de este ‘joven’ de 71 años, que me actuó y cantó, primero a media voz y luego a todo pulmón, frases de Carmen, Otello y Parsifal…, y sus movimientos, sus ojos, sus gestos. Toda una clase magistral que, desgraciadamente, no puedo transcribir al papel.

    Vinay: Yo he sido un hombre de suerte…,  de una suerte escandalosa. Permítame recordar que Napoleón Bonaparte decía “Yo quiero generales con suerte…” y, bueno, permítame recordar su nombre, como yo soy Ramón…

    Dzazópulos: Juan…
    —¡Juan! Y nos tuteamos, por favor. Mi padre era francés. Nació a 5 km de la frontera italiana, a 120 km al norte de Niza, de una familia campesina. De allí, hace 200 años,  todos los mayores de la familia emigran a México, donde la industria textil está en manos de  gente del lugar. Mi padre fue allá de joven y luego pasó a Chile… Tenía una fábrica de espuelas en Chillán, donde yo nací, un 31 de agosto de 1911. A mi madre casi no la conocí, murió muy joven y está enterrada aquí, en Santiago.

    Mi padre regresó a Francia en marzo o abril de 1914 para comprar maquinaria para su fábrica y allá lo pescó el 2 de agosto la declaración de la guerra (Primera Guerra Mundial)… y soldado. No pudo regresar hasta 1917, que le dieron un permiso más largo, un mes de descanso. Se fue a su tierra y allí desertó… y se volvió a Chile.

    En 1920 vino una amnistía y mi padre nos llevó a mí y a mis hermanos a Francia. A los tres meses estaba hablando francés. Estudié en Francia pero no llegué a estudiar el bachillerato, porque en septiembre de 1926, o sea, a los 15 años, me enviaron a México para trabajar en uno de esos grandes negocios que eran de mi misma familia… Allí se empezaba desde abajo y a los 10 ó 15 años eras jefe. Ése era el destino que teníamos…

    ¿Tenías más hermanos?
    —Tenía un hermano, Otto, que murió hace poco en México, y una hermana que murió en 1934 a los seis meses de casada… En fin, yo tenía una fábrica de cajas de cartón. A los 22 años ya contaba con 30 operarios que trabajaban para mí… Siempre tuve afición a la música. Tocaba el violín desde los cinco años (desgraciadamente el piano no). Descubrí que tenía un poco de voz, y me dije “a lo mejor la voz se puede educar”.

    Bellas Artes

    En México mi maestro de canto fue un señor de ascendencia francesa, José Pierson, que tenía un estudio en el número 39, primer piso, de la calle Independencia, prolongación de 16 de Septiembre (Pierson fue el maestro de la generación de cantantes mexicanos: Ortiz Tirado, Arvizu, Pedro Vargas y Jorge Negrete, entre otros). A él le encantó inmediatamente mi voz, pero no sabía dónde ubicarme. Primero canté como bajo Vecchia zimarra. Luego debuté el 16 de septiembre de 1931 como Alfonso en La Favorita, en el Bellas Artes de México, donde las puertas de los palcos aún tenían maderas y tuvimos que poner unas telas… Así que esa fue como una preinauguración del teatro…, un teatro bellísimo.

    El conjunto parece que no pasó a mayores. La contralto Josefina Alonso, el tenor Joaquín Álvarez…
    —¡No! Si eran todos estudiantes de este maestro…Hay una parte de mi vida privada de la cual hablo lo menos posible… Me casé con una mexicana que era terriblemente celosa. Bueno, y yo no puedo estar distante de las faldas. Me casé, pues, muy joven, cuando aún hacía cajas de cartón y empezaba mi carrera. Empecé cantando en radio y lugares así, donde ganaba 10, 15 ó 20 dólares. Pero esos dólares no tenía que sacarlos de mis ganancias de la fábrica, las que eran para comprar más maquinaria.

    Por entonces, el maestro Guido Picco, un italiano que dirigía en México, contrató a Lázaro, que estaba en Cuba retirado, para que viniera al Arbeu a cantar Cavalleria, Pagliacci, Aida, etc. (Fue en 1942. Carlos Díaz Du-Pond, en 50 años de Ópera en México, recuerda que Vinay fue un “excelso” Rigoletto y un impecable Scarpia, para el Duque y el Cavaradossi de Lázaro).

    Lázaro vino y cantó Aida y le salió todo un gallinero en un trono vicino al sol, tanto así que los gallos salieron quemados por el sol…, y, bueno, abandonó todo. Pero como la temporada estaba pagada, se me ocurrió llevar la compañía a Monterrey. El tenor mexicano que iba a hacer de Turiddu estaba muerto de miedo. Yo era barítono (Alfio) pero le dije: “si te canto la ‘Siciliana’, ¿sales a cantar?”. Él accedió y yo le dije al maestro: “Baje el tono…”. Jamás vi tantos agudos juntos: O Lola bianca come fior di spino…; nunca la había cantado antes, pero lo hice y salió bien. Cuando volví a México, estaban preparando la ópera para el año siguiente y me dijeron: “Tú vas a debutar como tenor”. Y así fue.

    Lushanya MobleyMi primera Desdémona fue Stella Roman y mi primer Iago Franck Valentino (1944, luego fue Carlo Morelli). También canté dos óperas que no eran para mí: Manon Lescaut, con Dorothy Kirsten y Carlo Morelli; y Tosca (ambas en 1945) con una joven cantante americana, muy linda, que pudo haber hecho una carrera de primera, pero en segunda liga: Lushanya Mobley… Te decía que yo no puedo estar distante de unas faldas… Lushanya se convirtió en mi segunda mujer… (Vinay queda pensativo. Respeto su silencio y cambiamos el tema).

    Ramón Vinay¿Copiaste de alguno de tus antecesores algo en el rol de Otello?
    —No vi a nadie cantar el Otello. Yo canté mi primer Otello en el Metropolitan reemplazando a un sueco o  danés, no sé cómo se llamaba…

    —¿Torsten Ralf?
    —¡Torsten Ralf! ¡Exacto! Pero yo no estaba contratado para cantar Otello. Yo debuté allí el 22 de febrero, el día de George Washington, con la Carmen… Y a los pocos días me llaman a las seis de la tarde. ¡Torsten Ralf no podía cantar esa noche! Corrí al teatro para un pequeño ensayo al piano, pero como yo venía de las manos de Toscanini no tuve ningún problema. Recuerdo que un crítico dijo: “A pesar de haber sido llamado a último momento y de cantar por primera vez Otello en nueva York, se sintió a sus anchas en ese inmenso escenario…”.

    —¿Cómo conociste a Toscanini?
    —¡Ja! Una historia absolutamente verídica… Toscanini en el verano de 1947 estaba en París y con algunos amigos discutía que él quería hacer el Otello en forma de concierto, pues era una obra que no había aún grabado, pero no encontraba un Otello que le satisficiera. Le dijeron: “Acaba de debutar en el Metropolitan un joven, chileno parece que es y no lo hace del todo mal, tomando en cuenta que son sus primeras actuaciones”.

    Toscanini pidió una audición. Yo estaba en Río de Janeiro cuando me llamó y pude conseguir 4 días para volar a Nueva York. La audición se hizo a las diez de la mañana en el Estudio Número 8 del Rockefeller Center, donde él tocaba con la Sinfónica. Yo estaba con mi agente y mi pianista esperando abajo. Viene una limusina y se baja un hombre chiquito, todo vestido de oscuro. Era el maestro. Entró. Nosotros esperamos 5 minutos y entramos también. Yo iba pálido. “Así deben [de] ir los que van a la guillotina”, me dije. Nos recibió el hijo del maestro y dijo: “Ahí viene papá”. Entró el maestro y me presentaron. Le hablo en italiano. Él contesta: “Ben…, sentiamo…”. —“Maestro, dove vuole che incommincie?” —”Caro mio, dove vuoi”. —”Bene… Página 21 della edizione Ricordi, Esultate”…

    Menos mal que salió bien… Pasamos al duetto Gia nella notte densa. Comienzo a cantar y de pronto me doy cuenta, Toscanini se había sentado al piano. Mi pianista había desaparecido y el maestro me cantaba la Desdémona con esa voz rasposa que tenía y no siempre entonada. Me interrumpe y me dice: “Ma qui non c’è passione, non c’è desiderio, non c’è erotismo. Ma tu che fai con una donna…?”.

    Por respeto no le contesté como hubiera podido. Lo estudié con él por seis meses. Y el Metropolitan tuvo la decencia de que cuando yo tenía un ensayo, como sabían que tenía que repasar con el maestro a las 10 de la mañana, me lo arreglaban para otra hora. Yo no lo sabía entonces, pero Toscanini era… el Papa…

    De las manos de Toscanini pasé a La Scala, que la inauguré el 26 de diciembre de 1947 con Otello. Lo dirigió De Sabata. ¡Qué expectación había por ver al tenor “yanqui”, que así me llamaban! Todo el mundo quería ver, quería oír. De un principio sentí que le había caído bien. El primer ensayo fue la noche misma que llegué, con los solistas y el coro. Me pidieron que marcara, que no cantara… En el tercer acto, cuando Otello está con su ataque de epilepsia y debe agarrar a Desdémona, llevarla al centro del escenario y A terra! E Piangi!, agarré a la soprano (era la Caniglia).

    Maria CanigliaÉsta se resistía, no quería venir. Yo decía para mí: “¡estas italianas, cómo exageran!”. En fin, con toda mi fuerza conseguí llevarla al centro del escenario y justo con el acorde la lancé al suelo… Entonces me doy cuenta de que todos los presentes, maestros, coristas, solistas, se están riendo a carcajadas. ¡Había agarrado a la Emilia!

    Al día siguiente de la función, el crítico musical Abeatti, del Corriere della Sera, dijo: “Fumetti bianchi ieri alla Scala” (Humo blanco ayer en La Scala… Había Papa)».

    Continuará…

    ♣ ♣ ♣

    notaMiseria mia! No! Il vano sospettar nulla giova.
    Pria del dubbio l’indagine, dopo il dubbio la prova,
    dopo la prova (Otello ha sue leggi supreme),
    amore e gelosia vadan dispersi insieme!

    [Acto II, Escena III]

    ♣ ♣ ♣
    000000_0113 años, el pasado 4 de enero, del fallecimiento de Vinay. En agosto de 2008, fue aprobado “el proyecto de traslado a Chillán del legado cultural de Ramón Vinay, que se encuentra en Houston, Texas”. Los trámites, enero de 2009, continúan.

    “El legado del tenor contempla vestuario de escena; doce trajes de igual número de personajes de ópera; una bolsa de collares, hebillas y adornos de trajes; prendas de vestir como una bata, una bufanda de seda y cinturones; muebles como un sillón, una mesa y un taburete; música en 75 discos de ópera y seis rollos de cinta magnetofónica; 41 paquetes de 500 fotografías con negativos fotográficos; 36 rollos de cintas de cine; 27 cajas de diapositivas; 41 paquetes de recortes de prensa con 500 unidades en total; obras de artes visuales como un busto de Vinay y tres telas pictóricas; artículos de hogar (manteles, fundas de almohada); recuerdos de Chile como banderas y una manta de huaso; un telescopio, una filmadora, cámaras fotográficas y 30 libros de ópera, entre otros artículos”. ¿Llegará algún día a Chillán?

    [Actualización audiciones: 07/05/14]

    Tags: , ,

    32 Responses to “Ramón Vinay (1982): “Yo no lo sabía entonces, pero Toscanini era el Papa””

    1. Paco Roa says:

      Yo creo que nadie mejor que D. Nicolás Camilo para ilustrarnos sobre la vida y milagros del que, yo creo, resulta ser el cantante de ópera chileno de mayor nombradía internacional, el Otelo oficial de su tiempo. Todo un fenómeno vocal, acaso mejor decir “transvocal”, toda vez que, caso único me parece, comenzó como barítono, pasó a cantar como tenor y volvió a barítono, triunfando las tres veces. Qué cosas. Saludos muy cordiales y buen fin de semana.

    2. MARIA ELISA says:

      No tuve el honor de verlo actuar ni cantar excepto lo que mostraron hace unos dias atras respecto de un año en que estuvo en el Festival de Viña del Mar. donde ralmente el publico al parecer o muy pocos sabian del registro vocal y la fama que tenia “Nuestro Ramon Vinay”. Yo hace mucho busco grabaciones de él incluso he ido a disquerias pero no hay cd, nadie se ha preocupado de traspasar tanta belleza vocal , ademas que era un hombre muy varonil, o sea no me extraña que enamorara a las divas y no divas.
      He obtenido alguna aria bajandola de internet solamente.
      saludos a quienes les interesen los valores chilenos aunque no esten vivos.

    3. Chema says:

      Mil gracias a tí, Gio por subir este “Dio mi potevi” de Vinay y la entrevista!! Llevo un par de meses obsesionado con el Otelo de Verdi. He comprado los 3 que logré encontrar: DVD con Plácido y Frittoli, DVD con Del Mónaco y Gabriella Tucci en Japón y CD de Karajan, con Vickers y Freni. No paro de descubrir cosas en él: un ejemplo como curiosidad, ¿no pensais que algunas bandas sonoras de películas (años 40 y 50) toman muchas cosas prestadas de Otelo?.
      La obsesión comenzó cuando, brujuleando por “Llutub”, encontré esta joya de Vinay. Aún arriesgándome a provocar otra cruzada detectivesca como la del Torna a Surriento, debo reseñar que si bien la información adjunta al video dice tratarse de la versión dirigida por Fausto Cleva, los títulos del comienzo mencionan la del 51 dirigida por Furtwängler. A saber 🙂
      Sé que muchos amantes de la opera (y tal vez alguno de los “blogueros” habituales de operasiempre) preferirán a Del Monaco, a Domingo o a Vickers antes que a Vinay en el papel de Otelo. No tengo el gusto de haber escuchado ninguno completo por Vinay y hablo por tanto únicamente del “Dio mi potevi”. Nadie como Vinay me hace entender lo que siente una persona al sentirse “traicionada” por quien ama. Dolor, tristeza, ira. He leído críticas donde comentaban que su técnica no era la más depurada, que era un baritono reconvertido a tenor –como si esto fuera fácil!- y por tanto sus agudos no eran brillantes, que su voz no era limpia (como la de Del Monaco) y adolecía de opacidad, que carecía de legato, etc, etc. Sin embargo, todas esas críticas, aceptables como todas, me parecían hechas desde un punto de vista mera y friamente técnico. La misma persona que tacha a Vinay de “gritón” comenta que “de Del Monaco se puede decir cualquier cosa menos tildarle de gritón”. ¡Si habré oído yo a gente llamarle gritón! Ahí caí en la cuenta de cuanta razón tenía D. Ramón de Campoamor, cuando decía: “en este mundo traidor, nada es verdad ni es mentira, sino según el color, del cristal con que se mira”. No pretendo llamar gritón a ”Il comendatore”, simplemente no me parece un ejemplo en el control de sus indiscutibles facultades. En el mismo vínculo de Vinay podeis escuchar otra, poco agraciada, version del “Dio mi potevi” de Del Monaco. Dejando de lado ciertos fallos técnicos y el ataque de ansiedad que me produce su “..che mi fa lieto”, y aún apreciando en gran medida el bello timbre y color de su voz, no veo los matices que Vinay imprime al personaje por ningún lado. No me hace estremecer, vamos.
      ¡Que me pierdo! Si yo solo quería preguntaros si sabeis cómo conseguir la version de Vinay con Toscanini 🙂 Bueno, y también conocer vuestra opinion sobre Otelo, que intérpretes y versiones os gustan más y si os apetece comentarlo.
      En fin, perdonad la perorata.
      Un abrazo a todos y a Gio una vez más, muchas gracias,

      Chema
      PD1: Nicolas Camilo: no necesita disculparse por haberme creído fémina. Espero por favor no piense que me ha ofendido. Además, hay muchas cosas peores con las que a uno le puedan confundir, pero ninguna mejor 🙂
      PD2: Dinora: despreocúpate, no te metiste donde no te llamaban. Estaba de broma. Ya cuando me preguntaste por qué me gustaba más la version de Gigli pensé: “vaya, no me puedo escapar; ¡y ahora cómo lo explico!”

    4. Munguía says:

      No puedo decirte sino gracias Gio. Vinay es un cantante que admiro mucho y al cual considero que no era una voz de tenor en absoluto, que tenía mil y un trucos, pero cuyo Otello vale su peso en oro, y no sé, le he cogido cariño.
      Un gran besazo. Me has alegrado el dia-

    5. operasiempre says:

      De nada, Chema:-)

      No empecemos, ¿eh?:-D Que me parece que se están aficionando. Me parece estupendo: de todo hay que dudar, y del Olimpo, por más de mil;-)

      Podría tratarse de un error, pero creo que quien subió el vídeo es de esas personas que les gusta hacer las cosas bien.

      En 1951, Vinay grabó selecciones de Otello, con Cleva; y el 7 de agosto de 1951, Otello completo, con Furtwängler (que es la carátula del CD que sale en el vídeo).

      En la biografía de Vinay: ‘Ramón Vinay. De Chillán a la gloria. Por Carlos Bastías y Juan Dzazópulos, se dice que está grabación con Cleva es de hacia 1951. Pero en la Red sí dan una fecha exacta:

      8. Otello: Dio, mi potevi scagliar tutti i mali Conductor Fausto Cleva
      Performer Ramon Vinay (Tenor)
      Ensemble Metropolitan Opera Orchestra
      Recording Studio
      Recording Date 06/18/1951

      Aquí: la grabación con Cleva (muy poco: del 1’14’’ al 1’42’’ del vídeo). Que está por aquí: pista 8.

      Yo diría que es el mismo que el que se escucha en el vídeo… Mañana seguimos;-)

      De nada, Munguía:-) Aún queda entrevista. Seguiremos un día de estos. Habla, además, Vinay, de Victoria de los Ángeles, Callas, Mario del Monaco… Pero no adelantemos acontecimientos;-)

      Un beso para los dos,

      Gio

    6. Munguía says:

      ¿Se podría encontrar la biografía por algún portal de internet? ¿No sabrás, no?

    7. operasiempre says:

      El Otello con Toscanini es de 1947 (6 y 13 de diciembre de 1947): 1, 2, 3, 4, 5… Seguro que hay más CDs por ahí.

    8. operasiempre says:

      Es complicado encontrarlo, Munguía. A no ser en alguna librería de libros usados o raros, por Internet. He echado un vistazo en la Red, pero no no lo veo.

      Por aquí aparecen los datos. Buscando luego en IberLibro.com, aparece un libro sobre Vinay, pero creo que no tiene nada que ver.

      Los datos completos, por si acaso:-)

      “Ramón Vinay. De Chillán a la gloria”. Por Carlos Bastías Fuentes y la colaboración de Juan Dzazópulos Elgueta.
      Colección Cuna de Héroes y Artistas. Número I. Editorial La Discusión S.A. Santiago de Chile, enero de 1997.

      María Elisa, no es fácil encontrar en las tiendas algo de Vinay (al menos aquí, en Madrid). De los cantantes del pasado es difícil casi siempre, en general. Las discográficas los tienen abandonaditos;-) Por Internet sí puedes encontrar varios CDs de Vinay, con sólo buscar por su nombre. Gracias por participar:-)

    9. Nicolás Camilo Gesén says:

      María Elisa, la gente que compra entradas para asistir al Festival de Viña del mar, sabe que Caruso no es una marca de automóvil unicamente porque Diós es demasiado grande.
      He estado muy ocupado que no he podido participar la semana que pasó, y este fin de semana , menos he podido.
      Don Paco, malamente podría ilustrarle yo, de las hazañas de Ramón Vinay, he reflexionado mucho y creo ser el menos indicado para hacerlo. No tengo mayores datos de su vida, no he investigado acerca de ello, y solo podría hacer breves reflexiones y narrar minimamente lo que me ocurrió cuando tuve oportunidad de verle.
      Creo que en tres o más entradas andan caminando algunos comentarios que dejan entrever un tema muy importante, la interpretación. Ella toca la puerta una y otra vez en Operasiempre y nos tiene reflexionando (sin intención), en cuestión a su importancia. El buen humor ha salpicado nuestros comentarios y aun así “La interpretación”, golpea nuestra puerta como en señal de la necesidad de concliuir un debate pendiente que muy generosamente nos propuso nuestro querido Don Paco al pié de mi regalo de Reyes.
      Miguel Patrón dijo alguna vez que él admiraba a algunos cantantes por su honestidad al cantar, mencionó a Tucker y a Bergonzi entre otros. En ellos se detuvo para señalar que jamás aceptaban un rol que no les fuese apropiado y eran rigurosos en extremo a la hora de abordarlos. Abordaban la obra desde ángulos multiples, y al momento de emplear el instrumento, cantaban de acuerdo a sus posibilidades. Comentaba que dirigiendo o en palco, vió sucumbir a varios en el final del acto primero de Butterfly, o en el “Di quella pira”. Comentaba que Tucker prefería bajar en el final del dúo de Butterfly, ciñéndose a la primera versión de Puccini. De Bergonzi decía que todos sus agudos caían en la nota precisa y sin esfuerzo o complicaciones. (aparte -Gio, MPM es de nacionalidad Uruguayo, avecindado en Chile). Para evitar suspicacias digo que MPM decía esto cuando Pavarotti aun no grababa Otello.
      Dicho lo anterior, me refiero a Vinay. Ciertamente Chema, a Vinay le han criticado muchas cosas, dejando de lado su principal virtud. Ser un cantante honesto a la hora de abordar la partitura.
      Su voz puede ser fea para algunos. Podrá ser un barítono disfrazado de tenor. Muchas cosas pueden decirse. Lo cierto es que Vinay era la voz que verdi necesitaba para el complejo rol del famoso moro veneciano. El plus era que Vinay además era un hábil cantante, grandes dotes de actor, pero comenzaba dramatizando desde la voz misma. Si era gritón… que más da… Verdi dijo que su Otello perfecto era quien cantara bramando el personaje. Otello es un personaje delirante cuya psicología lo lleva al abismo de la degradación humana, al ser poseso por una pasión enferma que destruye todo a su paso y en donde el amor y el odio, se dan el beso más sórdido que podamos imaginar.
      Todo esto era capaz de representar Vinay, era capaz de traspasarnos las emociones del personaje, el peso trágico del personaje, incluyendo la miseria del personaje.
      Quién pueda hacer eso, en ningún caso es un mal cantante. Lo que hizo Vinay es treméndamente complejo.
      Gran parte de la escasa discografía de Vinay se encuentra editada y aunque no con facilidad, se encuentra. Es cosa de buscar con paciencia. Normalmente encuentro lo de Wagner y un Otello, el ya mencionado. El Otello de Toscanini, no lo he encontrado. (Me conformo con la vieja caja de vinilos).

      Como yo soy mayor “ma non tanto”, mis recuerdos de Vinay, son muy tristes. Vinay hizo carrera con éxito en tre 1945 y 1965 aproximadamente. A finales de los 60 cantó con un joven Domingo en el Municipal de Santiago y en 1969 se despide oficialmente. En la década del 70 y 80, lo veo en algunas presentaciones cantando con una voz acabada, destruida y en veces haciendo playback. Su afán de figurar lo lleva a exponerse negativa e innecesariamente. Es una historia de mejor olvidar.
      De sus entrevistas, he leído varias y otras las escuché en su momento, me quedo con una sensación amarga del tipo que ya no recuerda muy bién o es demasiado protagonista. Siempre los demás se equivocaban o lo hacían mal en contrapunto con su grandeza. Eso me molestaba un poco.
      Comento esto porque me queda una sensasión de estar frente a mucha ficción.
      De esta entrevista cito:

      —¿Copiaste de alguno de tus antecesores algo en el rol de Otello?
      —No vi a nadie cantar el Otello. Yo canté mi primer Otello en el Metropolitan reemplazando a un sueco o a danés, no sé cómo se llamaba…
      —¿Torsten Ralf?
      —¡Torsten Ralf! ¡Exacto! Pero yo no estaba contratado para cantar Otello. Yo debuté allí el 22 de febrero, el día de George Washington, con la Carmen… Y a los pocos días me llaman a las seis de la tarde. ¡Torsten Ralf no podía cantar esa noche! Corrí al teatro para un pequeño ensayo al piano, pero como yo venía de las manos de Toscanini no tuve ningún problema. Recuerdo que un crítico dijo: “A pesar de haber sido llamado a último momento y de cantar por primera vez Otello en nueva York, se sintió a sus anchas en ese inmenso escenario…”.

      —¿Cómo conociste a Toscanini?
      —¡Ja! Una historia absolutamente verídica… Toscanini en el verano de 1947 estaba en París y con algunos amigos discutía que él quería hacer el Otello en forma de concierto, pues era una obra que no había aún grabado, pero no encontraba un Otello que le satisficiera. Le dijeron: “Acaba de debutar en el Metropolitan un joven, chileno parece que es y no lo hace del todo mal, tomando en cuenta que son sus primeras actuaciones”.

      Toscanini pidió una audición. Yo estaba en Río de Janeiro cuando me llamó y pude conseguir 4 días para volar a Nueva York. La audición se hizo a las diez de la mañana en el Estudio Número 8 del Rockefeller Center, donde él tocaba con la Sinfónica. Yo estaba con mi agente y mi pianista esperando abajo. Viene una limusina y se baja un hombre chiquito, todo vestido de oscuro. Era el maestro.
      ——————————-

      No me queda claro…. “¿De las manos de Toscanini pasó a las manos de Toscanini?”
      Extraño!
      No tuvo Otello de referencia alguno, debemos creerle…. Pero llama la atención su vida, su carrera, su repertorio, están en relación muy unidos a la carrera, al repertorio y a muchas cosas en la vida de Renato Zanelli, otro chileno, hermano del barítono Carlo Zanelli Morelli (Quién opacado por la gran fama de su hermano Renato, adopta el apellido materno Morelli), Vinay canta en La Scala con Carlo Morelli, tiene al igual que Morelli una estrecha relación con Mexico, ambos mueren en suelo mexicano….
      Me gustaría que en operasiempre hubiese un reportaje al famoso Renato Zanelli, es importante destacar que Don Paco Roa dice:
      “Todo un fenómeno vocal, acaso mejor decir “transvocal”, toda vez que, caso único me parece, comenzó como barítono, pasó a cantar como tenor y volvió a barítono, triunfando las tres veces.” (Se refiere a Vinay).
      Renato Zanelli nace en el puerto de Valparaíso, Chile, su maestro de canto, luego de cantar en Chile y Uruguay y Brasil, lo lleva a Estados Unidos. En NY le presenta al bajo Andrés de Segurola quien le organiza una gira en la que recorre diversos escenarios cantando en la cuerda de Barítono, rápidamente triunfa y cosigue contrato en el Met y en la RCA.
      En el Met, Zanelli triunfa en roles protagónicos en un teatro que en su elenco tiene figuras de la talla de “De Luca”, su voz es admirada por su timbre, elegancia y versatilidad. Todo esto ocurre a comienzos de los años veinte. Varias temporadas en el Met con gran éxito y vienen las desaveniencias.
      Zanelli emigra a Italia donde aparece como tenor. El éxito lo acompaña de inmediato y luego de una gira que lo lleva al Covent Garden, los contratos se multiplican al triunfar en el rol de Otello de Verdi. Canta en los principales teatros europeos y regresa a Italia, para cuando canta en la Scala en 1928, ya era llamado el sucesor de Tamagno. Participa en el estreno de algunas operas y graba algunas piezas. De otello pasa a Wagner y el éxito lo acompaña siempre, está en la cúspide. Retorna a Santiago a la temporada lírica del Municipal de 1933. En Santiago canta su último Otello, viene del Colón, entre Chile y Argentina canta cerca de diez títulos… pero ya está enfermo, son sus riñones. Viaja a cumplir contratos a Estados Unidos, Cumple muy pocos ya que le es diagnosticado cáncer renal y su salud agrava. Regresa a Chile y luego de una operación, fallece en Santiago en enero de 1935 en la plenitud de su carrera a la edad de 42 años, a una semana de cumplir los 43.
      Ramón Vinay vino a Remplazar el mito de Renato Zanelli con un mito muy similar y una carrera muy parecida. Ambos son los más grandes Otellos del siglo XX.
      Zanelli, al igual que Vinay y Morelli, cantaron en los mejores teatros de su tiempo y con los mejores cantantes y directores de la época. Una trilogía de leyenda.

      Dejo….:

      Ramón Vinay en Niun mi tema:

      http://www.youtube.com/watch?v=RvWjAttz2_k

      Renato Zanelli en Niun mi tema:

      http://www.youtube.com/watch?v=bgrsuP0XtSc

      Zanelli en I Pagliacci:

      http://www.goear.com/listen.php?v=d8a98c8

      Espero les guste y disculpen lo extenso.

      Saludos.

    10. Paco Roa says:

      Bien sabía yo a quien pedía una glosa sobre Vinay. Felicitaciones por su comentario, D. Nicolás. Saludos cordiales.

    11. operasiempre says:

      Gracias mil, Nicolás Camilo.

      No termino de entender esta frase: “El buen humor ha salpicado nuestros comentarios y aun así “La interpretación”, golpea nuestra puerta…”. No veo la relación entre el buen humor y el debate que propuso Paco Roa (será que hoy no es mi día).

      MPM: tienes razón. Charlé con él una vez que vino a Madrid desde Santiago, y me quedé con la copla de que es chileno.

      – “No me queda claro…. “¿De las manos de Toscanini pasó a las manos de Toscanini?”. A mí tampoco. Hay una contradicción, me di cuenta al picar el texto, pero literalmente es lo que hay escrito.

      A mí no me extraña nada que un cantante, al final de su carrera, o ya retirado, como es el caso de Vinay en esta entrevista, en la que ya tiene 71 años, confunda o no recuerde exactamente una fecha, o sitúe antes o después determinada anécdota. Eso es lo habitual. Lo raro es que se acordara de todo.

      Que al final de su vida artística Vinay siguiera cantando, cuando ya debía estar retirado, tampoco me resulta extraño. Hay cantantes que supieron retirarse a tiempo y dejar el mejor de los recuerdos (una retirada a tiempo es a veces la mejor de las victorias). No faltan tampoco los que apuraron hasta el final, aunque ya no fueran ni su sombra. Y no tenemos que irnos al pasado para ilustrar ambos casos.

      Creo también que esos últimos recitales de los años 70 (según la biografía de Vinay, en el 74) los asumió Vinay en la confianza de que se encontraba entre sus paisanos (Chillán, Viña del Mar, Valparaíso…; algunos al aire libre) y que hay que ubicarlos en ese contexto. Un festejo, un acto quizás en su honor, en el que le piden que cante. Bueno, no supo decir que no. Tiene su valor emotivo, claro está, aunque seamos muchos quienes pensemos que en estos casos no se suma, sino que se resta. Pero ésa es otra historia.

      En todas las entrevistas de cantantes del pasado hay mucha “ficción”. Para empezar, ¿hay algo más subjetivo que una entrevista personal? Yo no creo que se inventen cosas, sencillamente ellos las recuerdan así, o mejor dicho, ellos lo vivieron así. ¿Que exageran? Claro. ¿Qué cuentan sólo lo que les conviene? También. Pero es su versión de los hechos, y por su versión les están preguntando.

      La hemeroteca está para contrastar después lo que dijeron o lo que se guardaron. Y eso, lógicamente, lleva su tiempo, generalmente mucho tiempo. Sé por experiencia que una simple fecha, una actuación de la que a lo mejor ni siquiera tienes el año exacto, te puede llevar meses contrastarla. Es decir, encontrar la crítica o crónica de prensa correspondiente, que es la que va a misa. Hablo de los años 20-30. Las entrevistas son una excelente fuente de información (a veces, charcos;-), pero luego hay que empezar a devanar la madeja.

      Y vamos con lo que se olvida o guarda Vinay:-)

      Su primer Otello no fue en el Metropolitan sino en el Bellas Artes de México.

      Reconstruimos a grandes rasgos la secuencia, a ver cuándo entra en juego Toscanini:

      Su primer Otelo: Bellas Artes de México, el 19 de junio de 1944; fue su debut como tenor (junto a Stella Roman).

      Debuta en el Metropolitan, con Carmen, el 22 de febrero de 1946. Canta en otras ciudades importantes de Estados Unidos (mayo, junio, julio). Regresa al Bellas Artes de México (julio, agosto; también hay un Otello), participa en una película, la segunda. Regresa a Estados Unidos (septiembre, octubre, noviembre). Canta Otello por primera vez en el Metropolitan, el 9 de diciembre de 1946 (también con Stella Roman); antes Carmen y Aida.

      “A su regreso a los Estados Unidos, lo llamó Arturo Toscanini para cantar Otelo en las transmisiones radiofónicas que se hacían desde el estudio 8 de la N.B.C. en Nueva York. Los primeros dos actos se transmitieron el 6 de Diciembre y los dos siguientes el 13 de Diciembre” de 1947.

      Esta información procede de la biografía de Vinay y de un artículo de Juan Dzazópulos publicado en 2005.

      Muchas gracias por la reseña de Zanelli. Me suena que Zanelli era uno de los regalos mágicos pendientes, que irá con texto (la verdad, ya no sé muy bien quién regala a quién;-) Y por los enlaces y subidas varias a Olimpo y similares.

      Saludiños,

      Gio

    12. Nicolás Camilo Gesén says:

      Gracias Don Paco, me honrra muy especialmente su comentario. Más aun siendo usted tan ponderado, imagino que producto de su inmensa sapiencia y buen gusto (el que ha prodigado en páginas y páginas de operasiempre).

      Gio, estoy en completo acuerdo con lo que opinas, tienes mucha razón. Lo que ocurre es que suelo identificarme con los artístas que aun teniendo un gran ego, guardan espacio para la humildad (Los hay…). Coincido contigo que a los 71, muchas cosas de tu vida, por una cuestión práctica las olvidas. Pero dudo mucho que las grandes cosas que suceden en tu vida, logres olvidarlas o confundirlas, salvo que hayan ocurrido de otra manera. ( es una interpretación mía, puedo estar errado).
      Creo que Vinay fue un gran personaje, y más aun, fue un gran cantante y mejor intérprete. Pero quise dejar una curiosa inquietud mía… El gran peso que ejercía la figura de Zanelli lo lleva a decir que jamás vio un Otello en su vida. De ahí en adelante, todas las explicaciones van cuesta arriba.
      Claro está que todas estas cosas, aunque sabrosas, son menores a la hora de analizar su arte.
      Muy importantes los datos que aportas, esclarecen mucho mejor la historia.

      En cuanto al tema que te deja en duda… Trataré de ser más claro (Tu día no era malo… era yo que agotado y con tanta idea en la cabeza, no fui lo suficientemente explícito), en una de esas, te confundo el doble.
      Este 2009, nos sorprende con un Operasiempre muy ágil y un tanto más ligero de gomina, más despeinado, cosa que me agrada mucho, pues es una oportunidad de acercarnos más y en el mejor conocimiento, los debates y el crecimiento serán de mejor calidad.
      Si Villazón se bajó los pantalones en la Traviata, que mal nos hará despeinarnos un poquito.
      Ocurre que con el humor tan a la mano, tenemos la tentación de trivializar un poco y abordar los temas que nos resulten menos complejos. Pero ocurre que este foro se está haciendo muy maduro y equilibrado. Es su gran virtud.
      Cuando hago el comentario, lo hago luego de varios días de analizar los otros comentarios en general, no importando de que entrada vienen. Analizo el mes de enero. La propuesta de D. Paco Roa, no es seguida con entusiasmo, pero queda esbozado un tema inportantísimo, queda inconcluso… Pero ocurre que al mismo tiempo se dan otros comentarios, en otras entradas (algunos de materias diversas), pero llama la atención lo dicho en la entrada de Lauri Volpi, lo sumamos a lo dicho en Ave Signor… Es en este momento cuando surgen dos comentarios en una entrevista al tenor Alvarez, que hasta ese momento, parecía ignorada. (Una semana de vacaciones en Sorrento). Y se nos viene Otello!. Revolvamos, mezclemos, amasemos… luego la pregunta… ¿Cómo debe ser el cantante ideal?… Los comentarios en general, nos entregan varias pistas. pero la pregunta sigue martillando y la respuesta no la hemos encontrado.
      Lo más probable es que no la encontremos, o no nos pongamos de acuerdo nunca… Pero nos estamos perdiendo del maravilloso ejercicio de intentar ponernos de acuerdo.
      Repaso los comentarios y me da mucho gusto. La diversidad es buen augurio, pero la gradualidad de las opiniones mantiene el tema latente, en silencio, pero muy latente. Creo que esto se comienza a poner muy interesante.
      ¿cuál es el concepto moderno de la opera?, ¿cómo deben ser las voces, los cantantes, el drama, el montaje, vestuario?, ¿qué se debe cambiar, qué debe permanecer?. Por último: ¿que diferencia a los nuevos cantantes de sus antecesores?.
      Todos temas interesantes que debieramos analizar.
      Por lo pronto, tema pendiente nos queda con la propuesta de Don Paco.

      Bueno, gracias por la maravilla y la magia de Operasiempre, gracias a ti Gio, saludos a todos.

    13. Paco Roa says:

      Muy agradecido a D. Nicolás Camilo por sus flores, pero servidor de Vd. tiene bien poco de sabio. Sencillamente acumulo a mis espaldas mucho teatro y ópera en vivo, y de una tal experiencia pude asimilar, me creo que relativamente bien, no mucho más de tres ideas sobre el arte de Talía que, un poco a tiempo y (más) a destiempo, intento expresar en el foro. Yo creo que tampoco, por otra parte, la cuestión que suscité sobre dramatización/ canto, dos dimensiones inseparables del (buen) intérprete de ópera, bien que a mi juicio con pesos distintos, dio mucho de sí, pues no sé si se llegaron a totalizar como una media docena de puntos de vista. Pero sí, estoy totalmente de acuerdo con Vd. que el tema da para mucho más, y bueno sería que los “foristas” que no se pronunciaron pudieran hacerlo si están, como Vd. y yo lo estamos, interesados en este punto de no poca enjundia y encontradas opiniones, especialmente pienso que sería muy interesante la opinión al respecto de quienes se están formando como cantantes líricos. Saludos muy cordiales.

    14. operasiempre says:

      Gracias mil, Nicolás Camilo, por tu comentario y por las flores que has ido sembrando por ahí:-) No he tenido ni un rato para responder. Anoche lo intenté, pero me venció el cansancio. Hoy me vencieron las ocupaciones y el tiempo, que va que se mata. Brevemente, a ver si soy capaz de responder.

      Tienes razón, el debate de la interpretación está latente, y supongo que seguirá por mucho tiempo. Ojalá algunos más, muchos más, dejen su opinión más a las claras (en “Ave, Signor”, porfa, más que nada para no perdernos;-)

      Creo que a veces no es fácil opinar “en abstracto”, y que no siempre encuentras un ejemplo para ilustrar lo que quieres decir. Por ejemplo (valga la redundancia), cuando tú comentaste en este mismo hilo: “El plus era que Vinay además era un hábil cantante, grandes dotes de actor, pero comenzaba dramatizando desde la voz misma”, me dije (luego se me pasó comentarlo), ¡eso es!: “desde la voz misma”.

      A esto me refería cuando en “Ave, Signor”, hablaba de “La interpretación que el cantante sólo con su voz es capaz de transmitir”. Y creo que es también a lo que se refiere Chema cuando habla de Vinay (en “Niun mi tema…”): “La oscuridad de su voz se ajusta al perfil psicológico de Otelo…”.

      Es raro, sí, no recordar hechos muy importantes en tu vida, aunque tengas ya un porrón de años. Me consta que Juan Dzazópulos es un gran admirador de Renato Zanelli (de hecho, ya ves que lo menciona en la introducción de la entrevista), así que me inclino a pensar que si Vinay no cita a Zanelli fue porque, simplemente, no entró al trapo. Pruebas de lo que digo, ninguna;-)

      También es cierto que le pregunta si copió de algún Otelo, no si vio algún Otelo (“¿Copiaste de alguno de tus antecesores algo en el rol de Otello? “). Ya sé que es parecido, pero no es lo mismo.

      De todas formas, a lo mejor nos estamos adelantando: en la segunda parte de la entrevista (la dividí en dos y aun así es muy larga), Vinay cuenta alguna cosa más sobre Otello y habla también de copiar o no copiar. A ver si la semana que viene puedo publicar la segunda parte. Seguro que también le sacaremos punta;-)

      Es verdad que hay tenores con un gran ego y que además son humildes (no abundan, ¿eh?). Mira, a veces es mejor cerrar los ojos, escucharlos, admirarlos, y no saber más, porque en ocasiones el saber más hace que se nos caigan un poquito del pedestal (ya, que no cuenta…, pero subjetivamente sí cuenta).

      “Pretendemos” que además de artistas, estén con los pies en el suelo. ¿No les pedimos mucho a alguien que un día es Otello, otro Don José, otro, Manrico, otro ni se sabe… Y suma y sigue. Ponerse en la piel de tantos debe de dejar impronta, digo yo. Demasiado “humanos” son, si nos paramos a pensar, después de todo.

      Los artistas del pasado tienden a creerse ellos mismos lo que han respondido siempre a una determinada pregunta, aunque no sea rigurosamente cierto.

      La del debut es significativa en este sentido. Si en alguna entrevista les preguntaron cuándo debutaron (hay de todo, claro, a veces hasta dicen la verdad;-), casi siempre mencionan aquel primer teatro, importante, o relativamente importante, donde por primera vez triunfaron. Para que no quede dudas, lo llaman “debut oficial”. Los anteriores teatros no cuentan.

      ¿Qué es el debut oficial? ¿La primera vez que cantan una ópera en un teatro?, ¿La primera vez que cantan una ópera en un teatro importante? ¿El que el propio artista considera como tal? Si la primera vez, efectivamente, fue en un teatro importante, ¡bingo! Si no es así, ya se ocupaban ellos de mencionar el siguiente teatro que mejor les cuadraba.

      Luego, muchos años después, aparece el investigador de turno que llega con la crítica de prensa y dice: No, majito, que la primera vez que cantaste una ópera entera fue en un teatro de provincias, en el Conservatorio donde tu maestro te daba clases, en el teatro aquel que no viene ni el mapa…;-):-D Pero de esas primerísimas veces, con frecuencia, ni mu, ni las mencionaban.

      Para qué. No lo consideraban su debut “oficial”. Su debut oficial es el que ellos han nombrado cada vez que les han preguntado por ello (y anda, que no es socorrida la pregunta…).

      Si han sido capaces de creerse el mismísimo Otelo, el mismísimo Don José, el mismísimo Trovador… (y un porrón de veces y muchos otros personajes más), ¿por qué no van a creerse a pies juntillas que la primera vez que cantaron una ópera entera fue en el teatro X y no en el teatro Y?

      El caso de Vinay es diferente, tienes razón. El Bellas Artes de México no es un teatro cualquiera. Pero el Met es el Met… Puestos a elegir…;-)

      El blog está cambiando, dices-:-) Me alegra que lo veas así. Yo creo que todos estamos cambiando, y creo que para bien.
      Ojo, que el sentido del humor es un arma de doble filo. No siempre el que lee interpreta lo mismo que el que escribe. Aun así, creo que merece la pena correr ese riesgo.

      Los emoticones ayudan, o quiero creer que ayudan: ¿ayudan?:-)
      Para los nuevos, porque a veces el solecito no sale:

      :-)sonrisa franca

      ;-)complicidad, ironía, sentido figurado…, “me río contigo, no de lo que has dicho, no te me ofendas ”, algo así

      :-D(o XD): carcajada

      Lo comento porque viene al caso y porque no siempre estoy segura del todo de que todo el mundo está en ello. Aunque seguro que sí:-)

      Saludiños a todos. Buen fin de semana:-)

      P.D.: ¡Y menos mal que iba a ser breve!:-D

    15. gonzalo gallardo bareyre says:

      muchas gracias por los instructivos comentarios, soy un aficionado a la ópera y desde hace algunos años he reunido material discográfico sobre Ramón Vinay. Mis preferencias siempre fueron más por la ópera alemana, Wagner o Richard Strauss. Coparto la admiración y el sentimiento que provocan sus interpretaciones de Otello, la cuales tengo muchas ya sea en CD o Vinilo, aunque siento mayor emoción ( si es que se puede expereimentar más) cuando escucho sus interpretaciones de Tanhausser, Herodes en Salomé bajo la dirección de Dimitri Mitropolous además de haber sido el primer Tristan de Herbert von Karajan en Bayreurth, por allá por el 54 ( perdón si me equivoco con la fecha).

      Dejo para el final la interpretación fascinanate, (y no es una expresión cursi solamente, sino que del corazón), que hace de Parsifal, he escuchado muchas interpretaciones del ” Amfortas die Wunde” ( Amfortas, la herida) la fuerza que describe en un pasaje difícilisimo tanto por la complejidad del personaje como por la dificultad de expresarlo son simplemente conmovedoras.
      quería sólo comentar esto porque creo que se olvida un poco que Vinay además de un genial intérprete de Otello fue un magnífico Heldentenor.
      Saludos

    16. operasiempre says:

      Nicolás Camilo, con las prisas, que no por la brevedad;-) se me pasó comentar que tu pregunta, tu batería de preguntas, mejor dicho, merece por lo menos una entrada aparte, aunque sólo sea por aquello de poner orden y concierto en las respuestas;-)

      Copio y pego tu propuesta en cascada:-) “¿cuál es el concepto moderno de la opera?, ¿cómo deben ser las voces, los cantantes, el drama, el montaje, vestuario?, ¿qué se debe cambiar, qué debe permanecer?. Por último: ¿que diferencia a los nuevos cantantes de sus antecesores?”.

      Más adelante, retomaremos el hilo (¡menuda madeja ésta!). Espero no olvidarme.

      Gracias a ti, Gonzalo, por participar. Es verdad que nos olvidamos un poco de Vinay como heldentenor. También es cierto que de las grabaciones que mencionas no veo ni una sola que podamos escuchar todos. Claro que no hace tanto ni siquiera de Otello era posible encontrar. Estaremos al tanto.

      Saludos,

      Gio

    17. Nicolás Camilo Gesén says:

      Gio, esta semana he andado igual que tú… jeje… estoy escribiendo a las tres treinta… Es madrugada. Que de otro modo ya se me pasa otro día, total, como tengo que viajar duermo en el bus.
      Razón encuentro en tus reflexiones, las comparto todas. Además no digo que Vinay copiara a Zanelli, pero si creo que de seguro debe de haber sido un referente obligado a la hora de abordar el rol. Por lo demás me parece muy lícito… Analizar sus defectos y virtudes. O sea construir un personaje desde el estudio riguroso de él. El Otello de Vinay, tiene mucho estudio, es un personaje que trabajó mucho. Puede ser que no haya visto Otello alguno, pero que se documentó, que investigó y audicionó a más de varios, eso sí que lo creo. Cierto que uno no quiera parecerse a nadie, pero cierto también que quiera diferenciarse lo más posible. Digo que por la razón que fuere una persona de la inteligencia de Vinay, jamás ignora su entorno.
      El tema es interesante, toda tu intervención es muy interesante y sí que las toneladas de preguntas que hice dan para un debate muy entretenido que deberíamos tener.
      Comparto mucho contigo Gonzalo, pero creo que en cuanto a Vinay, operasiempre estaba en deuda con su Otello, puesto que como Wagneriano, Vinay ya está en esta casa hace ya como dos años. Aun así creo que no andaría nada de mal colocar esa exelente versión de “Amfortas die Wunde” en alguna futura entrada (en calidad de opinión solamente digo, puesto que aquí juego de visita).

      Saludos a todos y que cada vez seamos más los “todos”.

    18. operasiempre says:

      Otro que tal baila, robándole horas al sueño;-)

      Efectivamente, seguro que Vinay no desconocía su entorno. Por eso apuntaba yo que si no cita a Zanelli, posiblemente no fue mera casualidad. Y sí, tienes razón, llama la atención.

      Estaremos al tanto de esa versión de “Amfortas die Wunde”…

      Las toneladas de tan interesantes cuestiones lo dejamos para más adelante. Me lo recuerdan si se me va la olla:-D

    19. gonzalo says:

      hola estimados comentaristas,
      sobre la versión del Parsifal donde Vinay lo protagoniza, les puedo contar que una está en formato CD en el teatro de Bayreuth realizada en 1953, bajo la dirección de Clemens Krauss, por supuesto que no podía faltar su pareja operística de tantas jornadas; Martha Modl, en el papel de Kundry.

      En el caso de la segunda versión, (en formato vinilo por un sello italiano), son extractos de Parsifal en el festival de Bayreuth del 20 de Julio del 56, bajo la dirección de Hans Knappertsbusch ( un poco complicado el apellido).
      Bueno, yo no soy muy entendido en ópera, sólo puedo decir que he escuchado algunas versiones de Parsifal y sobretodo la de Knappertsbusch me pareció la mejor de todas, digo la mejor de todas las que he escuchado, creo que unas 6 versiones con distintos intérpretes incluidos Plácido Domingo.
      quería hacer una pregunta, si alguien es tan amable de responder, no se si estoy en lo cierto pero tengo entendido que Vinay aparece en una película con Jorge Negrete.
      bueno, espero prontamente leer sus interesantes comentarios,
      hasta pronto,

    20. operasiempre says:

      Muchas gracias, Gonzalo; tomamos buena nota.

      Creo que no. Vinay interviene en la película ‘Fantasía ranchera’, junto a Pedro Vargas. Jorge Negrete participó en el musical “Streets of Paris”, en Broadway, 1939. Y Vinay, en el film del mismo nombre, pero en él ya no está Negrete.

    21. gonzalo says:

      hola ,
      espero que estén disfrutando de un fin de semana agradable,

      sólo quería comentarles que vi la película; “operación Walquiria”,
      se preguntarán que tiene que ver el nombrte del film con la ópera,( lo mismo me preguntaba yo), y la verdad casi nada, a no ser que en una escena de la película tocan un disco de la Walquiria, se hace un “close up ” al disco puediéndose leer que es una versión de 1936 bajo la dirección de Hans Knappertsbusch, el mismo director que años más tarde dirigiera a Vinay en Bayreuth.

      Me da la impresión, ( corríganme si me equivoco) que Vinay fue el primer cantante no germano que interpretó roles wagnerianos en el festival de Bayreuth.

      Un gran abrazo a todos,

      Gonzalo

    22. Maria Elisa says:

      LES ESTOY MUY AGRADECIDA POR LA CULTURA QUE UDS. MANEJAN TAN BIEN , YO HE ASISTIDO A ALGUNAS VERSIONES SOLO 2 EN VIÑA DEL MAR AÑO 80 ME PARECE QUE VI MADAME BUTERFLY Y EN OTRA OPORTUNIDAD LA TRAVIATA Y EN OPERA VIÑA DEL MAR NO SE DESTACA. LO QUE ES LAMENTABLE PARA EL PUBLICO DE LA QUINTA REGION QUE ES BASTANTE , YO SOY DE QUILLOTA
      RECUERDO LA COMPAÑIA DE ZARZUELA DE DON PEDRO LINARES PERO DESDE QUE EL SE ALEJO YA DEL CANTO. POR ACA NADA DE NADA.
      ES UNA PENA PUES A MI ME ENCANTA QUE MIS ALUMNOS SEAN CULTOS Y CONOZCAN DE LA CULTURA EN GENERAL NO SOLO AQUELLA QUE ENTREGA LA TV. Y YA QUE ELLOS SIEMPRE ESTAN EN EL CHAT. AVECES LES DOY SITIOS DONDE LEER , ESCUCHAR Y PARTICIPAR CON OPINION EN FOROS.
      EN MIS CLASES DE MUSICA CON ALUMNOS DE OCTAVO ME DI UN PASEO POR EL FOLKLORE HASTA LA MUSICA CLASICA Y LIRICA POR SUPUESTO LLEVANDO MI STOCK DE VIDEOS DE LOS TRES TENORES ADEMAS DE KRAUSS,
      CARUSO, JUSSY BOERLING(QUE ME ENCANTA) GIGLI, TITO SCKIPA ETC. Y SOPRANOS TAMBIEN CABALLE , CALLAS, FRENI, Y LOS MAS JOVENES DEL REPERTORIO LIRICO.
      QUEDARON FASCINADOS E INTENTARON INTERPRETAR ALGUNAS CANCIONES PARTICULARMENTE MAS FACILES.
      UDS. PODRIAN CREAR UN BLOG MAS ABIERTO A LOS JOVENES PARA QUE SE INTERESEN QUIZAS CUANTAS HERMOSAS VOCES ANDAN EXTRAVIADAS Y NO LO SABEN DIGO YO. A LOS JOVENES HAY QUE MOSTRARLES TODA LA GAMA. NO SOLO EL CIRCO DE CARNAVALES CULTURALES QUE DE ELLO NO TIENEN NADA SALVO ALGUNAS HONROSAS EXCEPCIONES.
      LO DIGO POQUE LO HE VISTO JOVENES DESDE MUY CORTA EDAD COMPLETAMENTE EBRIOS BOTELLAS EN MANO SIN DISTINCION DE SEXO. NO CREO ESO SEA CULTURA O PARTE DE NUESTRA CULTURA.
      AGRADECIDA DE QUE ACEPTEN ESTOS COMENTARIOS.

    23. aida vinay flores says:

      el señor fue mi abuelo y solo conoci asu hermano hoto cepulveda que nos visitaba con sierta regularidad, recuerdo que el hablaba muy bien de su hermano, y mi pabre nunca quiso tener contacto con el peso te puedo decir que se siente muy horgulloso de su origen,sabes mi papa nos cuenta que el lo veia en sus presentaciones en la xew. y siempre lo admiro

    24. operasiempre says:

      Gracias, Aida, por tu comentario. ¿En la XEW? ¿Vives en México?

      Te sobran motivos para admirar a tu abuelo:-)

      Saludos cordiales,

      Gio

    25. gonzalo says:

      Aida,
      gracias por tu comentario, soy un admirador de la obra de don Ramón Vinay y desde hace mucho tiempo he estado recolectando toda las publicaciones discográficas, ( ya sea en vinilos o en remasterizaciones de CD).

      Ultimanente pude leer un lbro sobre la biografía de tu distinguido abuelo y no puedo negar que me embargó una enorme emoción.

      Sólo me cabe decir que aún hay mucha obstrucción, pricipalmente por razones políticas en nuestro país, que han impedido darle el sitial de honor que le coresponde, no sólo aquel que dan cuenta los monumentos ( que los hay aunque modestos) , sino mas bien aquel que vive en el recuerdo emocionado de los hombres.

      Sus logros son cíclopeos, sólo por decir que fue el primer cantante no germano parlante que actuó en Bayreuth y que lo hizo bajo la batuta de los más grandes directores de todos los tiempos. El primer Tristan de Von Karajan y la lista seguiría interminable.

      un abrazo emocionado para UD.,
      Suyo,

      Gonzalo Gallardo Bareye

      ggallardob@hotmail.com

    26. max trentini says:

      Soy un cantante pop italiano. Mi abuelo era tenòr en lo anos 1910-1920. Adoro a Vinay, es uno de los mejores cantantes que haya escuchado, junto a Jussi Bjorling. En Italia nadie conoce a Vinay!!!
      Del Monaco era immenso en Otello, pero yo prefero a Vinay.
      Què viva Chile y què viva Italia. Gloria a Vinay!!!

    27. enrique paz escudero says:

      Yo, en un comentario que hice en otro apartado, decía que para mí los tres grandes Otellos’s que he escuchado han sido Del Monaco, Vinay y Merli. No nos podemos olvidar de otros grandes (McCracken, Fusati, Cossutta, Zanelli y Domingo), pero para mí, los tres primeros son indiscutibles, sobre todo Vinay y Del Monaco.

      Vinay ¿era tenor o barítono). Por supuesto, un barítono no puede asumir el rol de Don José, Canio, Radamés y Samson. Dejando aparte el Otello. Lo que sí es cierto es que la voz de Vinay era ancha, muy cubierta y con un color muy cercano al baritonal, pero para afrontar los roles anteriormente citados, se precisa extensión de tenor. (“un trono vicino al sol”, “Dio vendicator”, “Dalila, je t’aime”, “A ventitre ore ” ……

      Yo tengo una modesta colección de grabaciones de Vinay, pero aunque sea por curiosidad de algunos de los “foristas”, sabed que son las siguientes (todas ellas en CD):

      CARMEN .- Winifred Heidt, Marina Koshetz, James Pease (Hollywood 11.7.1946
      I PAGLIACCI.- Florence Quartararo, Leonard Warren (Met, 28.2.1948
      SAMSON.- Risé Stevens, Robert Merrill (Met)
      SAMSON.- Risë Stevens, (New Orleans, 8.4.1960)
      SAMSON.- Blanche Thebom, Giuseppe Taddei (México, 1.8.1958)
      AIDA.- Ljuba Welitsch, Merrill ((Met)
      WALKIRIA.- Varnay, Resnik, Hotter.
      TANNHAUSER.- Gré Brouwenstijn, Fischer Dieskau
      OTELLO.- Licia Albanese, Leonard Warren- Fritz Busch (Met 18,12.1948)
      OTELLO.- Martinis, Paul Schoffler – Fourtwangler (Salzburg, 7.8.1951)
      OTELLO (selección).- Eleanor Steber, Frank Guarrera-F.Cleva (Met 1951)
      OTELLO.- Herva Nelli, Giuseppe Valdengo – Toscanini
      OTELLO.- Antonietta Stella, G. Taddei – Beecham (T. Colon, 4.7.1958)
      OTELLO.- Eleanor Steber, Leonard Warren (Met, 9.2.1952).

      Un afectuoso saludo.

    28. operasiempre says:

      Gracias mil, Enrique. Pero no sé si haces bien, ¿eh? Como empecemos a pedir, te vas a arrepentir;-) Lo tendremos en cuenta para futuras entradas.

      Saludiños,

      Gio

    29. Marina Pino says:

      Hola Enrique, te escribo desde Madrid. Yo también admiro a Ramón, lo tengo en el Otello de Toscanini y en el Tristan e Isolda dirigido por Eugen Jochum. Y más. Todo maravilloso. Vinay hizo lo imposible posible, demostrar que un barítono podía hacerse con los roles de tenero más dramáticos de la ópera y meterse en la mismísima Sagrada Colina para interpretar su sentido Tristan. Fue un caso raro. Busca y encontrarás. Un gran saludo.

    30. Marina Pino says:

      Enrique Paz Escudero: Te acepto a del Monaco, pero no a McCracken y Domingo, ¡¡¡por favor!!! . Muy malos ambos. Domingo lo canta todo, ha hecho de su profesión una mercadería barata y Mc Cracken es que simplemente era mediocre, malo. Kisses.

    31. Luis Felipe says:

      Han visto la opinion de Lauri Volpi sobre Vinay?
      Esta en Voces Paralelas.
      El paralelo es con Zenatello.
      Lo deja por el suelo.

    Leave a Reply