Debut de Alfredo Kraus en el Liceo de Barcelona (1958): “Se vio obligado a bisar la segunda estrofa de la archipopular ‘donna è mobile'”

Kraus

Alfredo Kraus canta por primera vez en el Gran Teatro del Liceo de Barcelona en la temporada 1958-1959, el 6 de diciembre de 1958, como Duque de Mantua en Rigoletto. Fueron en total tres representaciones: 6, 11 y 14 de diciembre.

El elenco al completo: Alfredo Kraus (Duque de Mantua),  Gianna D’Angelo (Gilda), Raimundo Torres/Orazio Gualtieri (Rigoletto), Ferruccio Mazzoli (Sparafucile), Lola Pedreti (Maddalena), Josefina Navarro (Giovanna), Juan Rico (Conde Monterone), José Manuel Bento (Marullo), José Farré (Borsa), Eduardo Soto (Conde Ceprano), María Teresa Pujolà (Condesa Ceprano), María Teresa Casabella (Paje). Dirigió: Nino Verchi [Anuari del Gran Teatre del Liceu 1947-1997].

Ésta fue la crítica de prensa que apareció en el diario La Vanguardia al día siguiente de la primera representación,  el 7 de diciembre de 1958: Raimundo Torres

Con Rigoletto volvía anoche al escenario de sus grandes triunfos Raimundo Torres, el excelente barítono español a quien los constantes compromisos en el extranjero tienen alejado de Barcelona; pero, apenas aquí llegado, la pícara gripe ha hecho presa en él, y ayer, antes de comenzar el acto tercero, hubo de solicitar, por mediación de un servidor de la empresa, la benevolencia del público, que no le fue negada.

Raimundo Torres es cantante de escuela y de recursos y, sobreponiéndose a la enfermedad que le aquejaba, logró realizar una labor que no dejó de ser satisfactoria.

Desde luego, demostró comprender y entender bien, muy bien, el personaje de Rigoletto, al qué aportó estimabilísimas cualidades, de las que descolló la fina inteligencia dramática. Dijo más que correctamente el monólogo ‘Pari siamo’ y sostuvo sin aparente fatiga las difíciles escenas del acto tercero, llegando a la ‘vendetta’ de modo que se le otorgaron incondicionales aplausos.

El tenor Alfredo Kraus, otro artista español, también aguardado con interés vivísimo, pues de él se tenían las mejores referencias, produjo una impresión altamente grata. Su voz, empleada con artística seguridad, sonó siempre adecuadamente matizada.

[La donna è movile]

Cantó con desenvoltura la baladita del primer acto, se vio acompañado por la fortuna en el dúo del segundo, tuvo convincentes acentos en la romanza ‘Parmi veder le lagrimes’ y se vio obligado a bisar la segunda estrofa de la archipopular ‘Donna è mobile’, aquella canción que Verdi, seguro de que una simple audición bastaría para retenerla en el oído y luego repetirla, impuso para los ensayos en Venecia la prohibición absoluta de que asistieran curiosos y extraños.

Gianna D'AngeloDe la soprano ligera Gianna D’Angelo, estaba aún vivo el recuerdo de su éxito como intérprete del papel de Gilda, éxito que anoche refrendó con su voz dulce, ágil y apta para toda clase de adornos.

Expresiva en los dúos, se superó en el ‘Caro nome’, donde, sin esperar al final de la página, el punto de verdadero compromiso, el auditorio le tributó una ovación estruendosa.

Óptima Magdalena fue la mezzo-soprano Lola Pedretti. No desdijo en méritos, como Sparafucile, el bajo Ferruccio Mazzoli, y en los demás papeles se portaron correctamente Josefina Navarro, Juan Rico, Eduardo Soto, María Teresa Pujolá, José Manuel Bento, José Farré y María Teresa Casavella.

El coro, inteligentemente preparado, como siempre, por el maestro Gaetano Riccitelii, se portó bravamente. L_V En la dirección orquestal, el maestro Nino Verchi puso calor, cuidado y precisión de estilo.

Teatro lleno y brillante, y aplausos fervorosísimos, intensificados a la conclusión de los actos, obligando a descorrer la cortina muchas veces en honor de los principales artistas y del maestro Verchi.

  • U. F. ZANNI
  • Gianna D’Angelo: ‘Caro nome’, aria de Gilda del Primer Acto, Escena XIII, Rigoletto, Verdi (1958).
  • ♣ ♣ ♣
    Pocos días más tarde de su debut en el Liceo, interpreta Kraus el rol de Edgardo en Lucia de Lammermoor, los días 16, 20 y 26 de diciembre, junto a Manuel Ausensi (Enrico), Gianna D’Angelo (Lucia), Diego Monjo (Arturo), Marco Stefanoni (Raimondo), Aida Ricchi (Alisa), Esteban Recasens (Normanno). Gran Teatro del Liceo de Barcelona. Dirige de nuevo Nino Verchi.

    La Vanguardia, 17 de diciembre de 1958

    El interés de la representación de anoche radicaba, pues, en la interpretación, que fue, digámoslo desde luego, muy laudable. La soprano ligera Gianna D’Angelo refrendó el éxito alcanzado en Rigoletto presentando una Lucia cuyas agilidades vocales hicieron las delicias de los oyentes, como las hubiera hecho de nuestros antepasados.

    Fue una protagonista excesivamente cohibida desde el punto de vista dramático; pero de voz cristalina, dúctil y extensa, que brilló sobre todo en la escabrosa escena de la locura, donde su extraordinario virtuosismo vocal, cuajado de notas perladas y de sobreagudos, despertó en la sala un ardoroso entusiasmo, viéndose obligada la artista a saludar infinidad de veces.

    También reafirmó su triunfo de Rigoletto el tenor Alfredo Kraus, que en el romántico papel de Edgardo mostró un canto juvenil e incisivo, haciéndose constantemente aplaudir, de modo muy señalado en la cabaletta ‘Tu che a Dio spiegasti l’ali’.

    En la poco simpática parte de Enrico, el barítono Manuel Ausensi supo delinear, especialmente en las primeras intervenciones, con estimables cualidades líricas y dramáticas, los rasgos esenciales de un personaje que es el clásico traidor de melodrama.

    El bajo Marco Stefanoni, que hizo de su Raimondo una figura de relevante plano; Diego Monjo, Aida Ricci y Esteban Recasens completaron lucidamente el reparto. Bien los coros, instruidos, por el maestro Riccitelli, y meticulosamente cuidado el movimiento escénico por Pablo Civil, quien estuvo especialmente acertado en las agrupaciones de las masas.

    De grato efecto, si no de absoluta propiedad, las decoraciones, de Sormani, de Milán. L_VAtento y experto director, el maestro Nino Verchi logró que la orquesta sonara equilibradamente y que siguiera con relativa docilidad a los cantantes.

    Para éstos, para el mismo maestro Verchi, para Pablo Civil y para el maestro Riccitelli hubo reiteradas llamadas a la conclusión de los cuadros. El teatro, lleno.

  • U. F. ZANNI
  • Tags: , ,

    5 Responses to “Debut de Alfredo Kraus en el Liceo de Barcelona (1958): “Se vio obligado a bisar la segunda estrofa de la archipopular ‘donna è mobile'””

    1. Munguia says:

      Raimundo Torres en Operasiempre… no sé por qué no me extraña. Para mí uno de los grandes barítonos españoles que lamentablemente fue contratado por Alhambra excesivamente tarde para grabar “las Golondrinas”, que a pesar de dejar grabado el quizás mejor Puck de la historia (si dejamos de lado la grabación del 29 con Galeffi y Campiña) sin contar a Sagi-Barba que fue quien lo estrenará allá por el 14.
      Mucha gente no sabe que Don Raimundo triunfaba en el extranjero y fue el Wotan y el Kurwenal de las incursiones wagnerianas de Doña Maria Callas en el teatro de la Fenice en el año 49 y 50 (creo que el Tristan tenía un reparto encabezado por Lorenz, Callas, Barbieri y Torres y Pinza con De Sabata a la cabeza).
      Gran documento Gio 😉
      Un gran abrazo.

    2. operasiempre says:

      Gracias, Munguía. Menos mal que hay alguien que lo valora;-)

      Raimundo Torres es uno de los grandes olvidados. Según Sagarmínaga, fue en el 47 cuando cantó Tristán e Isolda con la Callas en La Fenice; y al año siguiente, La Walkiria.

      Antes se podía acceder al Archivo Histórico de La Fenice desde sus inicios hasta hoy, pero ahora lo están actualizando y sólo se puede ver de 1950 a 2008. Esperaremos. Seguro que hay algún cartel interesante cuando menos.

      ¿Todo bien?

      Un beso grande,

      Gio

    3. elisa says:

      La opera es muy bonita.Relaja mucho y ayuda a pensar.Aunque no sea el tipo de música que escucho yo es muy linda*.En serio jejeje xd xd. :-,

    4. maria says:

      Soy fan de la opera mi madre me a llevado a sitios para verla es un tipo de musica , que la verdad mi madre siempre dice que valgo para la opera aunque y no lo creo.Pero…a mi me sige gustando.¿Por que la gente que la canta, toda es gorda?

    5. operasiempre says:

      En serio, elisa-maria, ¿por qué hay gente que piensa que no existen las IP?

    Leave a Reply