Rosa Kraus (2009): “El recuerdo en memoria de mi padre es, sobre todo, del entendido de ópera. Las instituciones gubernamentales no se hacen eco”

Rosa Kraus

  • Entrevista de Pepa Fernández a Rosa Kraus. El lado más humano de Alfredo Kraus relatado por su hija Rosa (18 de octubre de 2009).
  • (Gracias, Victoria)

    Alfredo Kraus (Almería) 5

    —Hablábamos de Werther, hablabas de Werther, la obra de Massenet, que fue muy especial para tu padre. ¿Por qué fue tan especial?
    —Yo creo que se adaptó perfectamente a todas las posibilidades tanto artísticas como vocales de mi padre. Y yo creo que él se identificó mucho con el héroe romántico. También porque a él le gustaba mucho meterse en los papeles que interpretaba, y yo creo que el Werther coincidía plenamente con todos sus gustos artísticos y musicales. (…)

    —¿Cómo se percibe desde la familia el trato que recibe siempre la memoria de tu padre?
    —Bueno, pues es increíble, claro, porque después de diez años de su muerte y por donde vas lo recuerdan ¡como si estuviera vivo!, porque realmente hablan de él como si estuviera vivo, y lo quieren muchísimo, no sólo a nivel artístico, sino también como persona, como ser humano, y eso emociona mucho. (…)

    —En este país a menudo lo del recuerdo de las grandes figuras parece algo excepcional, por desgracia.
    —Sí, yo tengo que decir que realmente el recuerdo de mi padre es a nivel de público, de aficionado y de las instituciones de su tierra, por supuesto, y luego los teatros y, sobre todo, el entendido en ópera, que no lo olvidará jamás, porque realmente marcó un hito en la época histórica que le tocó vivir.

    No estoy tan contenta, sinceramente, a nivel nacional, con digamos estamentos un poquito más generales, que realmente no se hacen eco, pero yo creo que no sólo es de la figura de mi padre, sino de casi nadie; y eso creo que las figuras españolas que han llevado el nombre de España por el mundo y que, sobre todo, han contribuido a la cultura española, creo que se debería prestar más atención.

    —Rosa, ¿el tiempo hace crecer el recuerdo de los grandes personajes; en este caso, de un gran cantante? Es decir, ¿te sorprenden algunas cosas que se dicen ahora de tu padre? ¿Ha crecido su figura con el tiempo?—Vamos a ver. Siempre se ve desde el recuerdo, como bien has dicho. Pero, sinceramente, yo también estas cosas las oí en vida de él; o sea, cada actuación suya era realmente un acontecimiento. Pero sí, posiblemente, lo que empieza un poco a crecer es el mito, del recuerdo.

    —A tu padre le gustaba cantar zarzuela, ¿no?
    —Sí, a él le gustaba mucho el género lírico español, y la verdad es que él lo interpretó siempre como si estuviera cantando ópera. Digamos que siempre le tuvo muchísimo respeto. Lo que no le gustaba era tener que hacer los diálogos, no le gustaba hablar y cantar al mismo tiempo (ríe) (…)

    —¿Tu padre era muy clásico, muy conservador?
    —No tanto. Yo creo que él era un persona… Bueno, al haber viajado mucho…; claro, empezó a ir muy pronto a Estados Unidos y por toda Europa, pues yo creo que no correspondía o no era el tipo de hombre español de la época, porque, claro, él había viajado, había visto cosas, y él nunca se definió exactamente como conservador, pero…, bueno, yo creo que era bastante abierto. (…)

    Alfredo Kraus (Almería )7


    —“Agrio, determinante y pragmático en sus juicios, pero también exquisito administrador de un arte que le facilitó llegar más allá del límite que marca la edad”.

    —Sí. Posiblemente, sí. Era eso.

    —¿Es cierto que tu madre viajaba casi siempre con él?
    —Siempre.

    —¿Y cómo llevabais vosotros, los cuatro hermanos, esta ausencia?
    —Muy mal, lo llevábamos fatal. Porque, claro, ellos se iban… —desde muy pequeños, ¿eh?, o sea que desde siempre; sobre todo las temporadas que iban a Estados Unidos, que a lo mejor estaban cuatro o cinco meses fuera—, y, claro, se llevaba mal, porque los niños nos quedábamos en Madrid y venían nuestros abuelos cuando podían, porque todos vivían en Canarias, y siempre teníamos a alguien que nos cuidaba, pero se echaba mucho en falta su presencia. (…)

    —Alfredo Kraus, fue y sigue siendo ejemplo de profesionalidad, de seriedad, de disciplina, de entrega. ¿Tu padre vivió para la música?
    —Yo creo que sí. Concretamente, para la voz y para la ópera, porque él se cuidaba muchísimo. No era el típico tenor exagerado que iba con una bufanda… y se privaba de tomar cosas frías o no se tomaba su helado. Eso no. Porque él tenía además una salud excelente y un físico envidiable, pero sí que hacía todos los días sus ejercicios gimnásticos, nadaba… Se cuidaba, se cuidaba. Vocalizaba a diario, menos en vacaciones. Se cuidaba mucho.

    —¿Era tan perfeccionista como parecía?
    —Sí.

    —¿Y era tan coqueto como parecía?
    —Más [risas].

    —Rosa, ¿cuál crees que fue el secreto de una carrera tan larga como la de tu padre? ¿Ser muy consciente de sus limitaciones, por ejemplo; tener muy claro qué podía cantar o qué no podía cantar?
    —Eso sobre todo, pero yo creo que fue un cúmulo de cosas. También yo creo que hubo mucha suerte en su vida, en el sentido de la buena salud que tuvo hasta el final, el cuidarse muchísimo, el saber lo que podía cantar y lo que no, y el perseverar en ese afán que tenía él de la búsqueda de la perfección, que yo creo que eso te marca una meta y es lo que realmente le llevó toda su vida a ser cada vez mejor.

    —En 1997 falleció tu madre, y eso sumió a Alfredo Kraus en una profunda depresión. ¿Nunca pudo superarlo?
    —No. No, no, no. Porque… ellos empezaron juntos desde muy pequeños, no sé, yo creo que tenían 14 años o algo así; y, claro, pues tener siempre la presencia constante al lado de mi madre, que yo creo que a un artista eso hace un poco volver a la “dimensión humana”, entre comillas, y a la dimensión de la cotidianeidad; o sea, el decir, pues, mira, ahora estamos en casa, y vamos a hacer una vida de familia…; o sea, el tener los pies en el suelo, que se dice, porque los artistas es muy fácil que se vayan a otras esferas, ¿no? Y el apoyo constante y siempre tenerla al lado…, eso él, como hizo toda la carrera así, no lo pudo superar, no lo puedo superar.

    —De hecho, volvió a los escenarios me parece que nueves meses más tarde, pero nunca fue el mismo, ¿no?
    —No; hombre, nosotros le animamos, toda la familia, por supuesto, a que volviera, porque era lo que había hecho toda su vida, y sumirse en casa en la desesperación y la tristeza pues hubiera sido peor para él. Y la verdad es que, bueno, él empezó un poco a remontar en aquella época, el decir, bueno, pues, voy otra vez a los escenarios, su cabeza ya estaba ocupada en esto, pero, desgraciadamente, la enfermedad ya estaba ahí, y no le dejó.

    Alfredo Kraus (Almería) 6

    Estatua de Alfredo Kraus, a tamaño real, en la Plaza de Alfredo Kraus, frente al Auditorio Municipal Maestro Padilla, en la ciudad de Almería.

    Alfredo Kraus (Almería) 3

    “Almería ha brindado su cariño a mi padre. Es la primera estatua que se le dedica en la Península. Toda la familia no puede por más de sentirse orgullosa y emocionada con este homenaje”, manifestó Rosa Kraus el día de la inauguración, en abril de 2007.

    notaToda la entrevista. Y aquí.

    Alfredo Kraus (Almería) 4

    Al fondo, el Paseo Marítimo, sin duda la zona más bonita de la ciudad. A su vera, el mar, sólo la mar.

    Alfredo Kraus (Almería) 1

    Firma de la autora, Lourdes Umérez. Una réplica de esta escultura preside desde noviembre de 2009 en el cementerio de Vegueta, en Las Palmas de Gran Canaria, la sepultura donde definitivamente descansan los restos mortales de Alfredo Kraus. El epitafio, elegido por el propio Kraus, reza así: “Silencio, aquí yace un tenor”.

    [Fotos: Gio]

    17 Responses to “Rosa Kraus (2009): “El recuerdo en memoria de mi padre es, sobre todo, del entendido de ópera. Las instituciones gubernamentales no se hacen eco””

    1. operasiempre dice:

      Muy buen día a todos:

      También para mí, Antonio, fue un fin de semana largo, ajetreado e intenso. Viajé a Almería, disfruté del mar, pero también me tocó trabajar. Bueno. Con eso contaba ya. No me estoy quejando;-)

      Gracias mil a todos, y especialmente a los ángeles guardianes de este blog, que siempre están al quite: informan, sugieren, participan… Se puede ir uno de vacaciones…;-)

      Iré poniendome al día en la medida de lo posible, y los lunes son bastante imposibles. Además Al blog esta mañana le da por hacer tonterías… (entradas que desaparecen como por ensalmo y lindezas así;-) En fin. La ley de Murphy…

      Un abrazo para todos,

      Gio

    2. Aarón Ruiz dice:

      ¿Es que te habías ido de vacaciones? Pues no se nota vaya. Con lo bien que va el blog parece que siempre esté al otro lado de la pantalla jeje
      Muchas gracias Gio por esta entrada para este gran artista, uno de los más grandes a nivel mundial. Su dilatada carrera ha hecho posible que muchos aficionados a la lírica entre los que me incluyo hayamos podido iniciarnos en este bagaje tan arduo, pero tan gratificante. Y cómo olvidar a la siempre eterna Maria Callas, que junto con Kraus fueron los primeros a los que admiré y escuché. Qué pena no haber nacido antes…

    3. victoria kraus dice:

      Querida Gio. No me digas que fuiste especialmente a Almería para sacar estas maravillosas fotos! No hay!… Y qué reportaje estupendo te ha quedado! Algo de sol y mar, pero también trabajo.. un trabajo hermoso… por amor al arte, del que nosotros los krausistas ya sabemos… Felicitaciones sinceras… y agradecidas, como el que más.

      El audio es muy emocionante, no se lo pierdan. También está por ahí.

      Un abrazo para tí, Gio y saludos cordiales a todos.

    4. operasiempre dice:

      Je, je. Al otro lado de la pantalla… Siempre_siempre, no;-) Soy bloguera adicta y confesa, pero no tanto;-)

      No, no fueron vacaciones, aunque hubo de todo un poco. Las vacaciones, para agosto. El viernes pude actualizar, pero la conexión fallaba más que una escopeta de feria. Fue una bonita experiencia publicar un post mirando al mar (mirando al mar, soñé…;-) Los demás días sólo pude asomarme y divisar a lo lejos qué de nuevo sucedía al otro lado del puente…

      Cada vez que visito Almería pasó enfrente del Auditorio y saco fotos (otra de mis adicciones;-) Éstas son de hace unos meses. Si alguien las quiere en su tamaño original (aquí están muy reducidas), no tiene más que pedirlo. Es cierto que en las que hay en la Red sólo se ve ladrillo, con lo cerquita que está el mar…

      Y sí, Victoria, el audio es emocionante. Infinitamente mejor que su lectura. Además yo no transcribo toda la entrevista. Así que, ya saben…: a escuchar;-)

      Un abrazo,

      Gio

    5. victoria kraus dice:

      Querida Gio: Esto de internet es como que el Genio del Espejo nos contestara…..como en el cuento… fantástico… y Almería…!!! Hace mas de mil 200 años mis antepasados visigodos vivían allí! Tanto que mi apellido tiene traducción al árabe… al duna te = el que vive a la subida de la loma…! Claro que les quitaron todo y no les quedó mas remedio que huir a Navarra… y después… llegar a Chile en 1690 y ahora yo te escribo… Eso me lo ha dicho el espejo de internet!

      Ya me fui por los cerros de Ubeda, pero también miro que sucede al otro lado del puente y lo que sucedió antes.. Este PPS es precioso.

      Amigos, a escuchar el audio del principio, que dura media hora.

      Un saludo cordial a todos.

    6. enrique paz escudero dice:

      Muy emocionante, el escuchar a Rosa Kraus, hablándonos de sus recuerdos, y vivencias de su infancia y adolescencia. Y además me emociona especialmente, porque Rosa recuerda mucho en su manera de hablar a su padre, pero tambien a su madre. Se ha dicho siempre que al lado de un gran hombre, hay una gran mujer (y viceversa). En este caso es la pura realidad, porque Rosi, era una mujer dulcísima, cariñosa (lo puedo constatar por la buena relación que tuvimos con ella), y fue el apoyo en la sombra de su marido, del que siempre fue su fiel compañera. Con su muerte vimos la grandísima unión que había entre ellos.
      Yo, en este pequeño homenaje que se le hace en este maravilloso blog, hablaría no tan solo de Alfredo Kraus, sino del matrimonio Kraus, y familia.
      Mi recuerdo más emocionado para ambos. Para ella como mujer extraordinaria, y para él, como gran persona, e INMENSO cantante.

    7. operasiempre dice:

      Gracias, Enrique. Tu testimonio sobre Kraus, o sobre la familia Kraus, siempre nos aporta algo interesante.

      Muy cierto. Al lado de un gran hombre, siempre hay una gran mujer. La viceversa me la creo menos…;-) No abundan los hombres que aceptan no ser ellos “la estrella” y permanecer en la sombra. O a mí me lo parece.

      ¡Gracias! Lo de maravilloso nos lo repartimos ahora mismo entre todos;-)

      Saludiños,

      Gio

    8. operasiempre dice:

      Orígenes visigodos, y Almería… ¿Ya has oído hablar del indalo?

      Hay quien dice que el nombre de la ciudad procede del topónimo árabe andalusí al-Mariyyāt (ya sabes que “al”, el artículo, en castellano pasó a formar parte del sustantivo): “espejo del mar” (je, je;-)

      Pero es más aceptado que proviene de al-Miraya: “mirador” o “torre vigía”.

      Entre lomas y montes anda el juego. O cerros…, qué más da que los de Úbeda anden por Jaén;-)

      Nunca digas cuánto dura una audición…;-) Que media hora parece mucho. Luego no es así, claro está.

      Besos, Victoria,

      Gio

    9. rafael salinas gaston dice:

      Conocí al gran Alfredo en el año 1959, en el teatro Victoria Eugenia, sólo tenía 14 años y me metí entre bastidores a ver el Rigoletto. Ni corto ni perezoso, me subí al camerino donde estaba el Maestro junto a su inseparable esposa, Rosa Ley, y les canté la donna è mobile y el gran Kraus me dijo: Rafaelito, eres muy joven para forzar así la voz. Ese fue el comienzo de una gran amistad con sus teléfonos y señas, que me dejó para cuando quisiera hablar con él (yo entonces era un alunno de violín y de canto en el Conservatorio de Donosti).

      Posteriormente volví a verle grabando La Estrella y el vagabundo en Donosti. Seguí viéndole en Bilbao en la temporada de la A.B.O. y llevarle en mi vehículo al Coliseo ALBIA; para entonces ya me había casado y mis hijos llamaban tíos a Alfredo y Rosa. Tuvimos una gran amistad, pues cada vez que llamaba a Madrid o Canarias siempre se ponía al teléfono, eso no lo olvidaré en la vida.

      Después del fallecimiento de su esposa Rosa, le llamé desde Madrid y me dijo que estaba con una depresión muy fuerte. Yo le contesté que tenía que superarla, pues tenía que darnos todavía muchos momentos de gloria con su voz.

      Nadie sabe lo que lloré con su muerte, me compré todas las óperas grabadas por él y llamé cientos de veces para traer a Rosa y sus nietas al homenaje que le hicimos en Donosti en recuerdo a él interpretando la ópera MARINA, de Arrieta, yo en el atril de la orquesta y llorando de emoción de no poder ver a la familia de él y recordándole con toda mi alma.

      Siempre he dicho que como tenor y artista ha sido único pero como persona (Y DE ESO PUEDO DECIRLO MUY ALTO Y MEJOR QUE NADIE) superaba a todos lo demás. Aquel niño pobre que vivía con su abuela y era huérfano y tuvo la osadía de cantarle en su camerino aprendió mucho de la sencillez que emanaba por todos los lados del gran Alfredo.

      He perdido la pista de Rosa Kraus Ley y me gustaría volver a hablar con ella, pues llevo muchos años sin saber nada por los cambios de teléfonos. Me haría mucha ilusión saber algo de la familia, sus hijos y nietas. También recuerdo a Alfredo hijo; Carmen, su hermana de Las Palmas; y Laura, que estaba en Italia cuando hablé con ella. Un fuerte abrazo para todos ellos del amigo de sus padres. Rafael Salinas Gaston (SAN SEBASTIÁN-GUIPÚZCOA). Ánimo, Rosa y llámame al * *. Gracias.

    10. enrique paz escudero dice:

      Amigo Rafael Salinas, yo como tú, he tenido la dicha de conocer a Alfredo y su familia, y guardo de todos (sobre todo del matrimonio Rosi-Alfredo), un recuerdo imborrable. Yo no soy quien para facilitarte el teléfono de Rosa, pero puedes contactar con ella, a través de Facebook. Simplemente entra en la pagina, tecleando su nombre (Rosa Kraus Ley), y ahí la encontrarás opinando de muchas cosas, pero sobre todo de su padre, como el gran artista y ser humano que fue.
      Un saludo cordial.

    11. operasiempre dice:

      Estimado Rafael, muchas gracias por su participación. Es entrañable leer lo que usted cuenta sobre el gran Alfredo Kraus.

      Tiene razón Enrique, en la página en Facebook de Rosa Kraus Ley podrá contactar directamente con ella enviándole un mensaje.

      Con su permiso, elimino de su comentario el número de teléfono que usted indica. No es recomendable dejarlo por Internet.

      Saludos cordiales,

      Gio

    12. victoria kraus dice:

      Amigo Rafael Salinas Gaston:

      Desde Sud América, Santiago de Chile, un gran saludo para usted de una krausista chileno-vasca de siempre, que siguió toda la vida artística de Alfredo y que colabora para divulgar su grandeza desde hace muchos años! Sus emociones y su dolor han sido compartidos y solo nos queda este consuelo, el de recordarlo y oírlo infinitas veces para que viva entre nosotros… y sentimos que no se ha ido!

      Al principio de este apartado hay un audio donde escuchará a Rosa! Dura cerca de media hora pero no los notará. Y búsquela en Facebook Rosa Kraus Ley que la hallará y se alegrará mucho, como hija de su padre que es.

      Reciba un abrazo muy fuerte!

    13. victoria kraus dice:

      Querida Gio:

      He vuelto a releer este apartado estupendo y lo compartiré en mi FB, con tu permiso gentil.

      Las emociones se dejan ver!

      Siempre te estamos esperando.

      Un abrazo muy fuerte.

    14. Rafael Pelaez dice:

      Querida Rosa,
      Yo conoci a Alfredo Kraus en San Juan de Puerto Rico, cantando su Werther, ah Leve toi soleil, la donna e mobile y otras delicias. Tuve el honor de estrechar su mano, eso ocurrio un par de veces, y es algo que no olvidare jamas. Dicen de el que era el aristocrata de la opera, pues si, eso creo; y en persona era un verdadero caballero, elegante y fino. Dios lo bendiga, pues sigue alegrando mi corazon con su canto, gracias a Dios he podido conseguir muchas grabaciones y peliculas de el. Y el tesoro mas grande que tengo son las clases de tecnica vocal a traves de Youtube.

      Un abrazo para ti y tu distinguida familia Kraus desde Santa Cruz, Bolivia

    15. D'Ecclesia Guido Nicolás dice:

      La de Alfredo Kraus fue una de las mejores voces líricas de su tiempo: refinamiento, brillantez, delicadeza, potencia necesaria, sin efectismos ni ampulosidades; muy estudioso de todos los papeles operísticos afrontados. En fin, UNA VERDADERA MARAVILLA VOCAL!! que he podido apreciar en el Teatro Colón de Buenos Aires!!!
      Un saludo cordialísimo y mil felicitaciones por haber tenido un papá modelo, a su distinguidísima hija.
      D’Ecclesia Guido Nicolás, Argentina

    16. Felicitas dice:

      Estimada Rosa:
      Que orgullo para tí haber tenido como padre a semejante artista! Yo he sabido de él a raíz de un programa de radio de Córdoba, Argentina donde emitieron algunos fragmentos de distinas óperas interpretadas por él.
      Quedé tan maravillada por su voz que inmediatmente busqué en internet para saber algo más de semejante talento.
      Creo que es, sin lugar a dudas, el mejor tenor de la historia lírica. Perfecto!
      Si tengo oportunidad de ir a Las Palmas de Gran Canaria me llegaré hasta el cementerio de Vegueta a visitar su tumba y ver la réplica de de su monumento.
      Recibe mis saludos cordales.

      María Felicitas Bayala

    17. Lua dice:

      Jamás podremos olvidarnos de tan grande artista.
      Mi padre cuando yo era niña tenía grabada su preciosa voz en un magnetofón. Sé que hay buenos cantantes, no lo discuto, pero él era único, él era el grande Alfredo Kraus.
      Un beso para ti desde A Coruña.

    Leave a Reply