Philippe Jaroussky: “No se puede cantar sólo con la mente, sino que el cuerpo entero, de la cabeza a los pies”

Vedrò con mio diletto
l’alma dell’alma mia,
il core del mio cor pien di contento.
E se dal caro oggetto
lungi convien che sia,
sospirerò penando ogni momento…

  • Philippe Jaroussky: ‘Vedrò con mio diletto’ (Vivaldi)
  • Philippe Jaroussky

    A los contratenores, “o se nos ama o se nos odia. La reacción es extrema porque no existe la indiferencia. Mientras a unos les parece ridículo que un hombre cante tan agudo, otros ensalzan nuestra voz y piden que se nos dejen más roles de mujer en la ópera”, declara el contratenor francés Philippe Jaroussky en una entrevista a El Cultural.es

    Jaroussky, quien considera que su voz “no ha cambiado mucho de tesitura y es más de soprano o mezzo que de contralto alto”, mañana, 12 de noviembre de 2011, en el Teatro Real de Madrid.

  • Benjamín G. Rosado
  • ¿Cuánto le ha influido su formación como violinista en su carrera de contratenor?
    —El violín me enseñó a ser preciso y a leer la música de una determinada manera, que sigue vigente en mi subconsciente. Forma parte de mi educación. Más tarde aprendí que no se puede cantar sólo con la mente, sino que el cuerpo entero, de la cabeza a los pies, juega un papel fundamental. Ahora sé que cantar bien es vivir bien: ser sincero con uno mismo y tener la conciencia tranquila.

  • Jaroussky & Cencic: Duetti
  • ¿Cómo se ha repartido el espacio vocal con Cencic?
    —La tesitura de contratenor ha demostrado ser mucho más amplia y versátil de lo que la gente pensaba. Cencic y yo tenemos dos instrumentos muy diferentes, pero al mismo tiempo el mérito de esta grabación es que estamos tan compenetrados que a veces no está claro quién es el que canta

    Tiene gracia que digan que canta como los ángeles cuando se trata de dar vida a ciertos roles monteverdianos, ¿no cree?
    —Me gusta sacar jugo a esa ambigüedad, entre la forma de ser del personaje que interpreto y mi manera de cantar lo que éste dice y siente. Me permite sacar punta a los contrastes y a los matices expresivos, huyendo de la caricatura y del maniqueísmo. Nerone [La coronación de Popea], por ejemplo, es un loco pero también un soñador, un poeta y un idealista. Es un prisionero de su destino, es malo, pero sobre todo es auténtico. Y eso no lo puede decir todo el mundo.

    Y en las iglesias, ¿cómo concilia la devoción y la sensualidad del repertorio sacro?
    —A la gente le desconcierta que me considere una persona espiritual y que me confiese ateo. Considero que es perfectamente compatible y, de hecho, me permite ir más allá. Cruzar, por ejemplo, la línea emocional del ‘Stabat Mater’ de Pergolesi. Demostrar que no todo es fe, también hay cuerpo y pasión.

    ¿Y por qué no admite término medio la reacción del público ante los contratenores?
    —O se nos ama o se nos odia. La reacción es extrema porque no existe la indiferencia. Mientras a unos les parece ridículo que un hombre cante tan agudo, otros ensalzan nuestra voz y piden que se nos dejen más roles de mujer en la ópera.

  • Más, en El Cultural.es
  • Tags: , ,

    25 Responses to “Philippe Jaroussky: “No se puede cantar sólo con la mente, sino que el cuerpo entero, de la cabeza a los pies””

    1. Dinora says:

      Ejem…..sinceramente no considero que odie estas voces, pero confieso que no disfruto mucho con ellas…. ¿será falta de costumbre? Tiene algo que no me termina de llenar…. o quizás sea una tontería por mi parte 🙂

    2. Antonio says:

      A mí me pasa lo mismo, Dinora: Nunca me han gustado demasiado los contratenores.

      Creo que, una vez más, es cuestión de gustos.

      Antonio.

    3. Victoria says:

      No me gustan en absoluto. Saludos, amigos. Victoria.

    4. operasiempre says:

      Pues yo estoy empezando a quererlos…;-) En algunas arias…

      Independientemente de los gustos, yo creo que influyen también los prejuicios. Choca un timbre de soprano, mezzo o contralto en un hombre. Choca el uso y recurso (y “abuso”) del falsete elevado a la máxima potencia. Natural/ no natural. Registro de pecho/ registro de cabeza. Eso nos ronda, quizás, sin querer queriendo, mientras escuchamos. Me parece…;-)

      Saludiños, Dinora, Antonio, Victoria.
      Saludiños para todos,

      Gio

    5. Antonio says:

      Es posible que haya algo de prejuicio. Si una voz de soprano, de mezzo o de contralto no desagrada cuando la emite una mujer, la voz en sí debería seguir sin desagradar por el hecho de que la emita un hombre.

      Lo que pasa es que, en el hombre, no es una voz natural. De hecho, cuando un contratenor habla, no lo hace con voz femenina. Su voz hablada es como la de cualquier tenor o, incluso, barítono. Entonces esa artificialidad es la que resulta “poco grata”.

      Tú lo has dicho, Gio: “el uso y recurso (y “abuso”) del falsete elevado a la máxima potencia. Natural/ no natural.”

      A mí, personalmente, me gustan las “voces naturales”.

      Un abrazo.

      Antonio.

    6. Dinora says:

      Antonio, ese es el punto…..quizás no nos suene grato por la falta de naturalidad, o quizás en estas voces es donde más alto está el escalón entre el sonido de su voz habitual y en la que la transforman…..
      Saludos a todos y tengan buen día!

    7. operasiempre says:

      Si admitimos que quizás exista algún prejuicio, existe también la posibilidad de apartar ese escudo y dejarnos querer; no cerrarnos en banda a escuchar algo diferente.

      A mí también me gustan más las que, reduciéndolo mucho y muy alegremente, yo he denominado voces naturales, en contraposición a las no naturales (es decir, la diferencia entre recurrir principalmente al registro de pecho o recurrir principalmente al de cabeza, registro el primero que los contratenores utilizan muy poco). Naturales o no, en ambas existe el trabajo y el dominio de una técnica, en ambas hay arte, y eso es lo que debiéramos valorar. Sí, ya sé: no se trata de valores, sino de preferencias. Pero ¿se puede apreciar (no digo ya amar) lo que, de entrada, recibimos con un rotundo “¡no me gusta!”? Difícilmente. Me parece;-)

      Dice Jaroussky en una entrevista (en español):

      “Es verdad que la voz de contratenor y la voz de un castrato es [¿?] diferentes. Entonces, la imaginación es una cosa importante, pero pienso que es también por eso que a la gente le gusta la voz de contratenor. Es una manera de imaginar esta voz, que no existe tampoco pero es una manera de soñar una voz que no podemos escuchar”.

      Y para los que no odian los contratenores;-): un “tour de force” en clave de humor entre la contralto Marie-Nicole Lemieux y el contratenor Jaroussky. Ojo al coro quita_complejos que acompaña a Jaroussky en la actuación que sigue. Y al cambio de registro que parodia en la tercera.

      Muy buen día, Dinora, Antonio.
      Muy buen día para todos,

      Gio

    8. Antonio says:

      Nadie ha negado (yo, al menos, no lo hago) ni el trabajo ni el dominio de la técnica ni el arte de los contratenores –de los buenos contratenores, claro-. Pero creo que, admitiendo eso, puede no agradar un determinado tipo de voz.

      Yo reconozco esas mismas cualidades en algunas manifestaciones humanas -musicales o no- que, no solo no me agradan, sino que me desagradan abiertamente. Pero no por ello les niego su valor.

      Nunca me he negado a escuchar a un contratenor, precisamente por eso sé que “no me gustan demasiado” –no los odio, como tampoco los odia Dinora, según dice en su primer comentario-.

      He visto –y escuchado- el vídeo que nos enlazas, Gio. Es divertido y Jaroussky está gracioso y simpático. Pero…

      Muy buen día (ya buena tarde) para todos.

      Antonio.

    9. operasiempre says:

      Antonio, siento que lo hayas interpretado como algo personal. Hablaba en general, en plural, incluyéndome yo misma también. Nada más lejos de mi pensamiento considerar que Dinora o tú no valoráis, la técnica, el arte, etc. Ni vosotros habéis dicho lo que señalas, ni yo he afirmado que lo hayáis dicho.

      Tampoco intento convencer a nadie, aunque no lo parezca;-) Simplemente reflexionaba en voz alta sobre los prejuicios, sobre el proceso por el que a veces (sólo a veces) te empieza a gustar un determinado cantante, o un determinado registro, que al principio no te entusiasma, o incluso no te agrada, cosa que a mí me ha pasado (me está pasando) con los contratenores.

      Muy buenas (tardes/noches) para todos,

      Gio

    10. Antonio says:

      Pero Gio, por favor. No hay nada que sentir.

      Me limité a responder a lo que tú decías. Pero no pretendo hacer de esto “algo personal”, ni mucho menos.

      Yo mismo pensé que, en el fondo, nuestras opiniones no estaban tan alejadas; pero tú te referías a algo -aunque fuera en general- sobre lo que yo había opinado previamente y quise aclarar o matizar la cuestión.

      Lamento si te ha parecido que respondía con enfado o con actitud defensiva (que, en el fondo, es una forma de ataque). Te aseguro que nada más lejos de mi intención. Creo que voy a tener que empezar a plantearme lo de usar emoticonos.

      Si utilicé el verbo odiar fue porque, tanto Dinora como tú, habías recurrido a él. Quizá debía haberlo entrecomillado.

      Y si quisieras convencernos, tendrías todo el derecho del mundo. Pero te aviso: conmigo, al menos, te va costar (en este caso).

      Un beso, Gioconda.

      Besos y abrazos para todos.

      Antonio.

    11. operasiempre says:

      No te preocupes, Antonio. Aclarado por más de mil. Nada que lamentar y nada que sentir. Gracias por estar ahí:-)

      Un beso.
      Besos para todos,

      Gio

    12. Nemorino says:

      Pues a mi sí me gusta la voz de contratenor, sobre todo de los maravillosos Jaroussky, Scholl, Lesne, Cencic… Precisamente, como dice el propio Jaroussky, emociona, al menos a mí, sentir que es una voz similar a los castratos de antaño; incluso pensar en la ópera escenificada, con la presencia masculina y la voz sorprendente por lo inusual en un hombre. Es posible, a pesar de lo impostado, unir técnica y arte.
      Pero, efectivamente, nada que objetar a los gustos personales de cada uno, aunque, permítanme una recomendación: disfruten de Handel, Vivaldi, Porpora, Bononcini, Marcello… con voces de contratenor, no piensen en quien canta, olviden ese prejuicio y déjense llevar.

      (Por cierto, no se pierdan el cd de Duetti de Jaroussky y Cencic, ¡maravilloso!)

      Quanto è bella!

    13. sigfrido says:

      Oigan pues a mí Jaroussky es que me encanta, y no sólo eso sino que estoy al borde de las lágrimas muchas veces, qué canto más delicado, bello, lleno de matices, qué dominio, a mí me apasiona… y desde luego no me parece frío. Sobre gustos… me acuerdo que a mi tía no le gustaba Kraus porque era frío!!, yo prácticamente lloraba con él y ahora cada vez que lo oigo diferencio la pasión con la que cantaba… en cambio Domingo, pues ni fu ni fa… y a la gente le gusta mucho su “entrega”…

    14. Nicolás Camilo Gesén says:

      Mi encuentro con el barroco fue cuando era un niño de diez años más menos. Me encontré con una música fresca, llena de matices, casi escrita para ser literalmente digerida por niños, o gente con alma de niño. Era música que me alegraba mucho, me impulsaba a soñar, pensar y me volvía creativo. Cada nueva obra que descubría era como las cartas de “Juan y José” de Serrat. Con ella viajaba a mundos que imaginaba, era como leer a Salgari o Dumas.

      La libertad, la maravillosa libertad que entrega el barroco, ha empezado a ser comprendida recién en la actualidad, además, te regala un universo entero, en un espacio muy reducido y logrando el máximo de recursos y efectos.

      Lo lamentable de cuando yo era un niño, es que no existía ni el 1% de lo que hoy conocemos y no se conocía el material gigantesco que hoy disponemos. Sumando a todo esto, las bondades de la web… ni hablar.
      Hoy me gustaría ser el niño curioso que fui (Y de algún modo sigo siendo).

      El mundo es más grande de lo que siempre conocimos y hay espacio para tanto… No es necesario gastar a Puccini hasta quebrar su encanto, no, no hace falta. Contemplando en distancia nuestra propia ignorancia, comprenderemos que nos queda tan poca vida, para aprender tanto y de tanta belleza que no vale la pena cerrarse a prejuicios (Que sí los hay), y es más saludable lanzarse al océano que es el saber y disfrutar de él.

      He comprendido con el tiempo que estas voces, son tan apropiadas al rol que representan y de tanto estudiarlas, me parece que son otro registro de voces masculinas que en nada se parecen a su equivalente en versión femenina, tienen mucho sentido cuando se mueven entre la partitura y son acompañadas por los instrumentos. ¿Qué son antinaturales?… pues yo no conozco nada más antinatural que el arte. El arte en esencia es la deformación de la realidad, es una “Interpretación LIBRE”. Es más, no necesita tener conexión alguna con la realidad o la naturaleza misma. Simplemente puede se ficción de cabo a rabo, como lo eran los mismos dioses mitológicos, y como tales, podían tener voz de pito, de señorita, de viejo fumador, o no tener voz sencillamente. El arte es libre, por ello el poeta Huidobro dice en un poema (Arte Poética), “El poeta es un pequeño Diós”, o Neruda se autobautizó como “El nombrador”.

      Así es el arte, Los pianos y los violines, tan antinaturales, no crecen en los árboles del bosque, las cajitas de oleos no se reproducen por esporas y la señora que pregunta la hora en la calle, no lo hace con la voz ni el estilo de Montserrat Caballé. Todo en el mundo moderno es antinatural. El calzado, la ropa, la cama, en fin, la vida toda es antinatural y aun así es hermosa y vale la pena. El resto es discriminación…. esto me gusta, esto no me gusta, esto lo acepto, esto no.

      Agradezco la información acerca de los contratenores que son los abuelitos de la Opera y que hoy se tratan con el respeto y la admiración que merecen. Gracias Gio por esta página de calidad, me ha gustado mucho. Mucho además porque creo que este duo es lo mejor del momento, superan en mucho la calidad que ostentan David Daniels, Rene Jacobs, Andreas Schol u otros… (Cuestión de gustos). Y en nada opacan ni perjudican el maravilloso trabajo que realizan Podles, Bartoli, Stutzmann y tantas otras. Prefiero que todos juntos nos sigan desasnando y maravillando con cada obra que recuperan.

      Nunca he gozado tanto con la música como lo he hecho en esta etapa de mi vida.
      Quisiera seguir siendo un niño desprejuiciado y ávido de música como siempre lo he sido.

      Un gran abrazo a todos y mis mejores deseos para este 2012 y que tengamos OPERASIEMPRE para muuuuucho rato todavía.

    15. Nemorino says:

      Gracias por este delicioso comentario, amigo Nicolás Camilo. Coincido contigo en todo lo que dices. ¿Merece la pena plantearse el grado de naturalidad de estas voces? ¿Son naturales las voces de los grandes? Lo importante es sentarse y disfrutar…disfrutar hasta el éxtasis.

      “Libiamo, libiamo ne’lieti calici che la belleza infiora”

      Quanto è bella

    16. operasiempre says:

      Gracias mil, Nicolás. Me ha encantado tu reflexión. Tu reflexión de niño grande;-) Gracias por compartir. Cierto: nos queda tantísimo por aprender… Y el tiempo huye irreparablemente. Quizás por eso nos volvemos tan selectivos. Cómodos, también. Un arma de doble filo. Nunca hubo tanto por escuchar, aprender y descubrir. Eso es lo mejor. Lo peor, quizás, es que aún necesitaríamos más tiempo;-)

      El libro de Reverter está genial. De todos los capítulos merecería la pena hacer una breve reseña. Estudiaremos la posibilidad.

      Un abrazo grande,

      Gio

      P.D.: Siglos, que no la escuchaba…;-)

    17. operasiempre says:

      Gracias, Sigfrido. Gracias, Nemorino. Lo importante es escuchar y disfrutar. Y si no, pues pasar página. O volver a escuchar. Hay amores que no son a primera vista. Que conste;-)

      Un buen consejo el de Nemorino: hay que dejarse llevar.

      Un abrazo. Un abrazo para todos,

      Gio

    18. Nicolás Camilo Gesén says:

      Así que siglos que no la escuchabas… jeje.
      Siempre en mi mente estoy cayendo en ella…. sin casi pensarlo, me encuentro imaginariamente cantándola, repasando algunas frases, diciéndome una y otra vez, que nuestra imaginación, nuestra mente es más poderosa que todo y que si hacemos el ejercicio, nuestra vida no tendrá jamás barreras en frente.

      Quisiera, querida amiga, que estudiaras pronto esa posibilidad ya que de el libro de Reverter aun no veo nadita de nada… no imaginas lo que lo he buscado. Por otra parte, con el plus que significa tu aporte, de verdad que sería genial.

      Gracias a ti, Nemorino, lo que escribí, realmente lo sentí mucho. Siempre me ha impresionado mucho la obra de Vivaldi, y ocurre que cada vez que descubro algo nuevo, que lo asimilo, quedo con la sensación (Desde siempre), que lo que he escuchado, no es todo, que jamás terminará de sorprenderme… Bueno, hace algún tiempo que vengo estudiando la preciosa obra que es la colección Vivaldi Edition, Tesoro del Piemonte del sello Näive. En ella uno descubre que Vivaldi es peza fundamental en el desarrollo moderno de la música. Gran parte de los aportes a la estructura de la música como la conocemos hoy, está en su obra, nada más ocurría que no la conocíamos. La fuerza dramática que impregna su música, la forma de abordar sus personajes, nos muestra los cimientos de la opera que conocemos hoy en día.
      Vivaldi es un barroco muy alejado de la rigidez decorativa de barroco mismo. Es como si se hubiese fugado del siglo XVIII, Toda su música es una vanguardia provocativa y propositiva con un gran apetito de creación y así lo deben haber sentido Bach, Haendell y Haydn ente otros, que se sintieron tan influidos y tocados por ella.
      De ese modo, con un vivaldi completamente olvidado cincuenta años después de su muerte, la semilla de su propuesta, estaba influenciando a los más grandes músicos del romanticismo sin ellos saberlo siquiera.
      Siento que en muchas páginas del barroco, podemos encontrar clara respuesta a una infinidad de interrogantes.

      Pienso, que al publicar la obra que no conocíamos de Vivaldi, estamos asistiendo al hallazgo del eslabón que faltaba entre la música antigua y la nueva concepción de la música que se comenzaría a desarrollar del siglo XIX en adelante.

      Pruebas de ello, creo que hay muchas, pero se me ocurre en este momento, sugerir ésta:

      http://www.youtube.com/watch?v=3npcb-NB7yw

      o puede ser….

      http://www.youtube.com/watch?v=Z8VGVQgBwtk

      Un abrazo a todos
      …esperando que se acerquen mas seguido a la casa. (Esta).

    19. Nicolás Camilo Gesén says:

      Quedé reflexionando y quizá, sería un buen aporte, agregar esta versión del “Vedro con mio diletto”, pero cantada por una contralto:

      http://www.youtube.com/watch?v=wUjOyw5VpiE

      además sugiero el gelido in ogni vena, en versiones de Bartoli y Cencic:

      C. Bartoli:
      http://www.youtube.com/watch?v=_l2OHdXmcwc

      M.E. Cencic:
      http://www.youtube.com/watch?v=R7eslYrILvE

      El bis… (Versión para Barítono):
      http://www.youtube.com/watch?v=AIluVY-HAH4

      Saludos…

    20. operasiempre says:

      Tienes razón, Nicolás, la mente es poderosa. Y aún más, el corazón.

      Sí, la reseña del libro de Reverter prometida…;-) Prontito, no; pero estará.

      Muy interesante tu aporte y tus sugerencias. Gracias mil. Aún no he podido escuchar todos los enlaces despacito.

      Lo de la acercarse más a casa también va por mí, ¿no? Obvio;-) Tienes toda la razón del mundo mundial;-) En los últimos tiempos se me han juntado muchas cosas. En fin. Todo pasa.

      Saludiños.
      Saludiños para todos,

      Gio

    21. Nemorino says:

      Gracias, Nicolás, amigo, por tus sabios comentarios sobre el “cura pelirrrojo”. Gracias por los enlaces, qué disfrute!! Y sobre todo, gracias infinitas a Vivaldi.

      Quanto è bella!

    22. Nicolás Camilo Gesén says:

      Jajajajaja….. No lo decía por ti, pero igual vale… así te vemos más seguido.
      Qué se te extraña, Gio!

      Mientras haya una guitarra, no faltarán las cantoras!

      Gracias a ti, Nemorino, compartir es lo mejor de todo esto….

      Saludos a todos.

    23. mystilar says:

      Amo a los falsetistas

    24. Tatiana Lobo says:

      !Qué interesante leer estos comentarios todos juntos!
      La variedad de opiniones se debe a que el arte ES un artificio, tanto así que las cuerdas vocales hay que intervenirlas técnicamente y a veces con muy largos entrenamientos para que sean música. En cambio, el canto del agua de un arroyo será natural mientras el ingenio humano no lo manipule.
      Personalmente disfruto toda la música, salga de un arroyo o salga de una garganta.

    25. PILAR LARRANAGA says:

      Ayer estuve en el concierto del Auditorio de Madrid y me pareció una auténtica pasada, no le conocía y me impresionó, un concierto buenísimo y el auditorio lleno. ¡ENHORABUENA!

    Leave a Reply