Archive for February, 2012

Carlos Munguía (1921-2012)

Thursday, February 23rd, 2012

  • Munguía: ‘Adio, Euskal-Erriari’, zortzico (José María Iparraguirre / Charles Bordes). Dirección: Nicasio Tejada. 1962.
  • Carlos Munguía falleció el pasado 20 de febrero de 2012 en su ciudad natal, Donostia-San Sebastián. La mala nueva nos la comunicaba ayer su nieto, Munguía:

    Hoy no vengo a dar alegrías, y me temo que debo contaros que el lunes falleció el tenor vasco Carlos Munguía a la edad de 90 años en su domicilio, tranquilo y sin dolor, y rodeado de los suyos.
    En paz descanses, aitona.

    Descanse en paz, don Carlos Munguía. Hasta siempre.

    Carlos Munguía

    En las crónicas y críticas de prensa que hemos hallado sobre las actuaciones de Carlos Munguía, destacan sobre el tenor donostiarra, la musicalidad, la fluidez en su canto, el talento dramático, el sentimiento, la entrega. Reproducimos textualmente algunas de ellas.

    La primera corresponde a su actuación en Mendi-Mendiyan, de José María Usandiazaga, en el Teatro Victoria Eugenia de San Sebastián, en 1951.  El 18,  20 (en función de tarde) y 21 de enero, interpretaron los roles principales María Luisa Nache (Andrea), Jesús de Gaviria * (Joshe Mari) y Pablo Vidal (Juan Cruz). Coros y danzas del Orfeón Donostiarra. En todas las representaciones dirigió Ramón Usandizaga, hermano del autor.

    El 20 de enero por la noche, función de carácter popular, asumió el personaje de Joshe Mari Carlos Munguía, por entonces en los inicios de su carrera, junto a Angelita Calvo (Andrea) e Ignacio Munguía (Juan Cruz). Completaron el reparto,  Joaquina Belaustegui, José María Maiza y Nicolás Aldanondo.

    Victoria Eugenia

    Escuchamos, sencillamente, una gran versión de Mendi-Mendiyan. La orquesta […] sonó tan bien como el primer día, en muy buenos solos del violín de Asiain; pero por lo mismo que los artistas no eran profesionales, su mérito destacaba sobre cualquier otro. Carlos Munguía tuvo una noche de triunfo; la capacidad de su voz, la fluidez con que canta y el acertado sentido interpretativo que posee le llevaron a donde quiso, logrando una romanza del segundo acto prodigiosa (La Voz de España, 21 de enero de 1951).

    Angelita Calvo e Ignacio Munguía supieron vivir los personajes y cantarlos bien. […] El tenor Carlos Munguía brilló a gran altura. Tiene el joven solista del Orfeón Donostiarra grandes cualidades para este arte, y tanto la romanza del segundo acto como el ‘racconto’ del tercero, números esperados con gran interés, lograron levantar merecidas ovaciones, al igual que en diversos momentos de la obra (El Diario Vasco, 21 de enero de 1951).

    Carlos Munguía

    Carlos Munguía interpretó el rol de Adrián en La Llama, de Usandizaga, en 1953, también en el Victoria Eugenia, y en la que también cantó su hermano, el barítono Ignacio Munguía.

    Fue el 21 de enero de 1953, junto a Angelita Calvo (Tamar), María Jesús Gárate (Aisa), Ignacio Munguía (El sultán / El oráculo):

    Angelita Calvo y Carlos Munguía fueron ovacionados con gran cariño, y el tenor se vio obligado a repetir la nostálgica romanza del tercer acto, y ambos, el dúo del cuadro final. Magnífico en su breve papel el barítono Ignacio Munguía y, demostrando sus posibilidades de artista, María Teresa Eceiza. Muy bien, Joaquinita Belaustegui, José María Maiza y Julio Uribe. Y acertado y expresivo,  Aldanondo. Lo mismo decimos de María Jesús Gárate y María del Carmen Pérez Parral (El Diario Vasco, 22 de enero de 1953).

    En las representaciones anteriores, 17, 18 y 20 de enero, cantaron  María Luisa Nache (Tamar), Pablo Civil (Adrián), Inés Rivadeneira (Aisa) y Manuel Ausensi (El sultán). A la batuta, en las cuatro, Ramón Usandizaga.

    En 1954, canta Munguía en Las golondrinas, de Usandiazaga: días 16, 17 y 20 de enero, Teatro Victoria Eugenia. Tres únicas representaciones interpretadas por Pilar Lorengar (Lina), Rosario Gómez (Cecilia), Pablo Vidal (Puck), Carlos Munguía (Juanito), Nicolás Aldanondo (Roberto) y Fernando Miguel (Un caballero). Dirigió Ramón Usandizaga.

    [Munguía: ‘La roca fría del Calvario’ (relato de Rafael), La Dolorosa, Serrano. 1955]

    Carlos Munguía

    Las críticas de prensa siguientes pertenecen a la temporada de zarzuela que realizó Munguía en mayo de 1962 en el Teatro Pérez Galdós de Las Palmas de Gran Canaria.

    La primera corresponde a su actuación en La bruja, de Ruperto Chapí, que cantó el 16 y 17 de mayo,  junto a Amparo Azcón, Carlos Morris, Fina Gessa, Luis Franco.

    Ayer [17 de mayo], y también el miércoles [16] por la noche, se montó La bruja, de Chapí, en el Teatro Perez Galdós por la compañía de zarzuela de Paco Kraus. […]

    A su lado [al de Amparo Azcón] destacó el tenor Carlos Munguía, siempre muy musical y muy seguro, con la voz ayer flotándole a flor de labios y recreándose en todas sus intervenciones. Los dos fueron largamente aplaudidos por el público, público que obligó a que el telón se alzara repetidas veces en los finales de acto (Falange, 18 de mayo de 1962).

    La que sigue corresponde a su actuación en La del soto del parral, de Soutullo y Vert, que Munguía cantó el 24 de mayo, junto a Amparo Azcón, Francisco Kraus, Fina Gessa, Luis Franco. Dirigió José Terol.

    Por primera vez nos interesó —se entiende, que cantándola— la zarzuela, oímos voces, cantantes, conjunto, unidad, altura. Sin duda alguna, La del soto del parral ha sido el mejor estreno que nos ha ofrecido la compañía de Paco Kraus. Así lo ratificó el público con su aplauso entusiasmado. […]

    Amparo Azcón, Paco Kraus y Carlos Munguía fueron los intérpretes afortunados de este inolvidable éxito. La soprano, inmersa siempre en su temperamento, volcó su drama entregada completamente a su personaje de Aurora. […] La del soto del parral es para Paco Kraus obra a medida. Su voz se mueve sin tensiones en la tesitura de la obra, tesitura, por otra parte, no fácil de sostener. […]

    Y Carlos Munguía —¡tuvimos tenor por fin en La del soto del parral!—, en el mismo tono y ritmo que el barítono y la soprano, puso un vivo sentimiento en todas sus intervenciones. El tenor sabe conseguir unos efectos dramáticos de gran eficacia, como lo demostró en el concertante final, pero siempre atento a la buena emisión —que es esencial— y a la medida musical (Falange, 25 de mayo de 1962).

    …………..

    * En el Diccionario de cantantes líricos españoles (1997, pág. 94), de Joaquín Martín de Sagarmínaga, se consigna sobre Fidela Campiña: “su carrera finalizó en 1948 […], pero posteriormente cantó Mendi-Mendiyan, con Gaviria, en el Teatro Victoria Eugenia de San Sebastián”; y en Mitos y susurros. 50 años de lírica en España (2010, pág. 304), del mismo autor, se consigna que Gaviria cantó Mendi-Mendiyan en el Teatro Victoria Eugenia en 1948. No fue así. Gaviria cantó ese Mendi-Mendiyan en el Victoria Eugenia en 1951, y junto a María Luisa Nache. Campiña no volvió a actuar tras despedirse oficialmente de la escena lírica, en febrero de 1948.