Archive for November, 2012

‘La golondrina enamorada y otros cuentos de La Alcarria’. El Aleph Editores, noviembre 2012

Tuesday, November 27th, 2012

La golondrina enamorada y otros cuentos de La Alcarria

Lo prometido es deuda. Y además es una deuda muy grata de cumplir;-)

En la foto superior, la portada del libro del que soy autora, junto a Arsenio Escolar: La golondrina enamorada y otros cuentos de La Alcarria.

Es un libro de cuentos que inventamos y escribimos para nuestra hija, Z., que entonces tenía seis años.

Las ilustraciones son de Naikari (chulísimas, como ven) y está editado por El Aleph Editores. En las librerías, desde el 22 de noviembre.

La golondrina enamorada y otros cuentos de La Alcarria

“Los animales de los cuentos cobran vida y se convierten en los personajes centrales de las historias, todas ellas narradas con humor y nostalgia y un profundo amor hacia el paisaje y la naturaleza”.

Como adelanto, y en exclusiva;-), un breve extracto de uno de los cuentos de La golondrina enamorada y otros cuentos de La Alcarria:

El secreto de las nutrias

Entre los pueblos de Humanes y Alarilla, las nutrias del Henares viven tranquilas en su río. Pescan pececillos, truchas, ranas, culebras, cangrejos… Les gustan las manzanas. Sueñan con anguilas. No hacen ascos a caracoles, insectos y roedores; cazan algún que otro pajarillo si la pesca menudea. Juegan. ¡Juegan muchísimo! Son magistrales nadadoras, campeonas en buceo y salto de trampolín. Ni siquiera cuando son adultas se les van las ganas de enredar.

En el pasado invierno, la nutria BuenaIdea! y el lagarto Peroquevenmisojos tuvieron un encontronazo en una galería que ahora desemboca en la guarida de BuenaIdea! y que antaño daba a un escondrijo de paso del lagarto. Peroquevenmisojos presume de ser el mejor guía de La Alcarria y La Campiña. Desde el cerro del Zorro, desde el atrio de la iglesia de Hita, desde El Colmillo o La Muela…, no hay pueblo, arboleda, olivar, almendral, campo de espárragos o cotarro que no identifique a la primera; pero en las entrañas de la tierra, digámoslo pronto: es un poco cegato.

En aquel cruce de escondites, el lagarto y la nutria se dieron aquel día tal morrazo que vieron las estrellas. Peroquevenmisojos dio dos vueltas de campana y quedó panza arriba. A BuenaIdea! ni le salió un chichón. Las nutrias son nadadoras imbatibles en el agua y patosas sin remedio en tierra firme, aunque, deportivamente hablando, están mucho más en forma que los lagartos.

Cuando un lagarto queda panza arriba —está escrito en el libro de los lagartos—, lo primero es claudicar. Lo segundo, prometer. Si la promesa no funciona, ¡date por muerto! De todas estas cosas Peroquevenmisojos sabe lo que no está escrito porque fue uno de los ilustradores del Libro verde de los lacertilios o lagartos.

—Me rindo, BuenaIdea!, para ti la galería.

—¡Buena idea! ¿Para siempre, para siempre, Peroquevenmisojos?

—¡Para siempre, para siempre, BuenaIdeíta! mía!

La nutria BuenaIdea! estaba a punto de soltarle un soplamocos para darle la vuelta, cuando la zalema del lagarto alertó su instinto:

—¿BuenaIdeíta! tuya?… ¡Yo lo único que quiero es tu galería! Y tienes que prometer, además, que nunca volverás a tomar el sol en las riberas del Henares. ¡Ni tú ni ningún otro lagarto ni lagarta ni lagartona!

BuenaIdea! no tenía un pelo de tonta. Peroquevenmisojos es una autoridad en el mundo de los lagartos.

—¡Prometido! Pero ¡dame ya la vueeelta!

—No tan deprisa, lagartijo. Tendrás que buscarme un violín.

[…]

El libro está dirigido tanto a niños como a adultos. En fin, que es un excelente regalo para estas Navidades…;-)