‘Ah!, non credea mirarti’, por Pagliughi, Sayão, Carosio, Muzio, Storchio

Sorolla.  'Niña italiana con flores'

Ah!, non credea mirarti
si presto estinto, o fiore;
passasti al par d’amore,
che un giorno sol(o) duro.

Potria novel vigore
il pianto mio recarti
ma ravvivar l’amore
il pianto mio, ah no, non può.

 

Con las flores pasa como con el amor, que a veces sólo es cosa de un día. Podría darle nueva vida con mi llanto, dice Amina, dirigiéndose a esa flor que le regaló su prometido, Elvino; pero reavivar el amor, no, “il pianto mio” no puede. De inmediato, ya saben, la historia termina bien, y todos felices y contentos.

Ah!, non credea mirarti es una de mis arias preferidas de las voces del pasado que ya pertenecen, por derecho propio, a la historia de la lírica. Mi favorita es la versión de Pagliughi. Primero, por la pureza de su voz, tan cristalina. Segundo, por el clarísimo fraseo. Tercero, por el sentimiento que logra transmitir. Numero del 1 al 3, pero bien saben que estas cualidades realmente no se pueden separar.

Esta entrada es mi homenaje particular a una de las grabaciones que más veces he escuchado de cuantas tenemos en el blog. La primera vez me fascinó, y no ha perdido para mí aquel encanto; al contrario: cuanto más la escucho, más admiro a Pagliughi. Y eso que la grabación pertenece a la recta final de su carrera.

Pero confieso que hasta hace unos meses no había escuchado a la piccola brasileña, como la llamaba Toscanini, Bidú Sayão. Y me quedé pensando… ¿No le pone más matices? ¿No es más exquisita? ¿Y los pianísimos?

¿Y la de Margherita Carosio, tan dulce?

¿Y la versión de Muzio, la Divina? Transmite emoción. Pero… ¿se le entiende en todo momento lo que está cantando?

¿Y la de Rosina Storchio? Tengo mis dudas.

Teniendo en cuenta los puntos 1, 2 y 3, no me convencen (algunas claramente no me gustan) las versiones de Galli-Curci, Luisa Tetrazzini, Selma Kurz, Ada Sari, Alma Gluck, Graziella Pareto, Toti dal Monte, Maria Gentile, Elvira de Hidalgo, Mado Robin… (pueden escucharlas en Spotify: es gratuito y basta con instalarse el programa).

Sí, las comparaciones son odiosas y, a menudo, injustas. Una grabación no deja de ser un producto enlatado. La contrapartida es que siempre se aprende algo. O al menos lo intentamos.

Sigo apostando por Pagliughi. Me gusta mucho la grabación de Sayão. Y también la de Carosio. Pero, quién sabe, a lo mejor ustedes me convencen de lo contrario;-)

Ahí estamos. ¡Bienvenidos de nuevo a esta es su casa!:-)

Tags: ,

18 Responses to “‘Ah!, non credea mirarti’, por Pagliughi, Sayão, Carosio, Muzio, Storchio”

  1. Paco Roa says:

    Solía decir un viejo cura conocido mío, queridos amigos de “Ópera, siempre”, que “en tiempo de melones, cortos los sermones”. Me aplico el cuento, y voy a intentar ser breve, qué peligro… “La Sonnambula” no es una ópera que especialmente me entusiasme, creo que habré visto un par de producciones nada más de ella, y ni siquiera recuerdo en ninguno de los dos casos quién fue Amina, con lo que, supongo, serían sopranos perfectamente olvidables. Pero sí recuerdo, y de forma muy grata además, al Elvino de una de ellas, el fantástico tenor argentino Raúl Giménez, al que tendríamos que dedicar algún día una entrada, bien se lo merecería…

    Pues bien, si diseccionamos el papel de Amina vocalmente, desde el punto de vista de las sopranos que lo han acometido en el tiempo, claramente nos encontramos con dos grupos bien distintos: uno acaso mayoritario, el de las sopranos jilguero y lírico-ligeras que rápidamente vieron en Amina todo un filón para lucirse con toda suerte pirotecnias vocales, escritas o inventadas, reclamando para sí, virtualmente en exclusividad, al sonámbulo personaje; y otro minoritario, el conformado por sopranos de un mayor peso vocal, dramáticas de agilidad y “sfogato” (hoy extinguida esta tipología vocal) que, no obstante encontrarse en minoría, han hecho una mayor justicia al papel, toda vez que fue creado por Bellini para una cantante de estas características vocales, la “superstar” Giuditta Pasta, su más genuina musa.

    Dentro del primer grupo, y si por una vez me permiten hacer patria, sin que sirva de precedente eso sí, mi voto particular iría para Marimí del Pozo, de la mejor estirpe de nuestras ilustres sopranos coloratura, que bien se merecería también, qué caramba, otra entrada…Pero como a un servidor le gusta que se respete en la medida de lo posible las intenciones del autor, me tengo que subir al carro del grupo minoritario y para gustos los colores, aunque creo que fácilmente van a saber por quién me decanto entre las que propongo: María Callas, Cristina Deutekom, desaparecida el pasado año, Diana Damrau, en otro tiempo muy presente aquí, y ¡Leyla Gencer! Saludos cordiales y anímense a participar…

  2. María says:

    ¿Podrías decirme por favor quién es el autor y cómo se titula el cuadro de la mujer que aparece en la cabecera de tu blog? Muchas gracias.

  3. óperasiempre says:

    ‘La belle ferronière’, atribuido a Da Vinci.

    Saludos, María.

    Gio

  4. Nicolás Camilo Gesén says:

    No quise comentar al comienzo, por esperar comentarios de los esperados foreros que aun no aparecen…. Pero no puedo esperar eternamente y además Don Paco entregó su opinión hace ya varios meses.

    Querida amiga Gio, no podía ser de otro modo… retornar con tu pieza regalona…. jeje

    Creo que de esta enorme y prestigiosa lista, más vale no hablar. Pagliughi es la voz. Su fina y delicada belleza interpretativa, la melancolía sublime de su metal, no resiste comparación para mi.

    Don Paco, coincido con su comentario y también me sumo al segundo grupo, claro que yo lo integraría de otra forma y conservaría solamente a Leyla Gencer.

    Gio, si tuviese que escoger otra versión que no fuese la de lina, de seguro me quedaría con esta, sin dudarlo ni un instante:

    https://www.youtube.com/watch?v=8y2QsZbj9Wc

    Es la de Eva Mei, creo sentir que me conecta de inmediato con el alma de Bellini (¿No será demasiado?).

    Un abrazo a todos…..
    No sean tímidos, comenten.

  5. Paco Roa says:

    Así cualquiera, D. Nicolás, qué gusto en poder saludarle. Porque lo primero que hay que decir de Eva Mei es que canta, y no por obvio resulta menos subrayable, muy pero que muy bien todo lo que le echen y más, y Bellini no es una excepción…Creo recordar que la primera referencia discográfica que tuve de esta fenomenal soprano -lamentablemente no he tenido ocasión aún de verla en vivo- fue su disco de “Tancredi”, de 1995.

    Y fue tan buena la sensación que me causó su Amenaide, que todavía hoy mantengo que su interpretación de la enamorada de Tancredi acaso sólo sea superada por la de Lella Cuberli. Con una línea de canto de la mejor escuela, la Mei, de tan precioso como dulcísimo timbre, puede presumir de una pluscuamperfecta afinación, innata musicalidad y, desde luego, de una precisa coloratura “di qualità”. En fin, que esta artista bien se merece nuestra atención y nuestro voto.

    Y no me quiero despedir sin ponerle los dientes largos, porque mañana mismo espero poder romperme las manos aplaudiendo, querido D. Nicolás, en el Teatro Real al grandísimo veterano Leo Nucci. Será con su personaje más emblemático, “Rigoletto”. Saludos cordiales.

  6. Nicolás Camilo Gesén says:

    Querido Don Paco, no puedo estar más de acuerdo con usted en esta descripción:

    “Con una línea de canto de la mejor escuela, la Mei, de tan precioso como dulcísimo timbre, puede presumir de una pluscuamperfecta afinación, innata musicalidad y, desde luego, de una precisa coloratura “di qualità”. En fin, que esta artista bien se merece nuestra atención y nuestro voto.”

    Esas son las razones porque Eva Mei me sugiere una artista fiel a la escena, al personaje, al compositor, a la música, al arte en resumen, que la deja tan lejos de muchas divas “plásticas” de la actualidad. Desde ese Tancredi, pasando por esa maravilla de Thaïs en La Fenice O en una Violeta tan humana y real que conmueve aun a gente de lágrima poco fácil.

    Don Paco, espero que el Gran Leo Nucci, haya estado a la altura y más, de sus espectativas. La última vez que lo vi, fue hace varios años y cantó un Rigoletto inolvidable. Al contrario de sentir envidia me alegra mucho que lo disfrute, a fin de cuentas es nuestro alimento. Nucci tiene tantos registros de Rigoletto, pero el que más me gusta es el que cantó con Nino Machaidze (creo que así se escribe).

    https://www.youtube.com/watch?v=CF5i8aORj7g

    Abrazos, amigo Paco.

  7. Paco Roa says:

    La verdad es que, querido D. Nicolás, cuando pasen unos años, supongo que no muchos porque Leo Nucci es, además de un enorme y completísimo artista, si buen cantante mejor actor, muy inteligente y sabe que ya está apurando su carrera y que pronto la tiene que poner fin por razones de edad, podremos decir satisfechos que estuvimos allí, presentes en un hecho que bien cabe calificar como histórico, que incluso traspasa lo meramente lírico, 6 de diciembre de 2015: viendo y viviendo en directo una de sus últimas interpretaciones magistrales del personaje más emblemático de la carrera de este en verdad gran barítono italiano.

    Pocos otros intérpretes, acaso ninguno, creo que han perfilado y espigado hasta el límite como Nucci todos y cada uno de los recovecos del alma atormentada del bufón, y a mi juicio poco importa que ya su voz pueda “calarse” en algunos momentos o que su agudo quede corto en otros, porque lo verdaderamente importante es que Leo Nucci es y será por siempre Rigoletto…Saludos muy cordiales, amigos de “Ópera, siempre”, y otro abrazo fuerte para Vd., D. Nicolás.

  8. Paco Roa says:

    No quiero dejar pasar más días, apreciada anfitriona, queridos amigos todos, buenos aficionados a la lírica, sin felicitarles la Navidad. Les deseo de todo corazón unas fiestas muy dichosas en la compañía de sus seres queridos, y que el próximo año nos traiga a todos mucha más ópera, pero de la buena, la de “Ópera, siempre”…

    ¡FELIZ NAVIDAD!

    Paco Roa.

  9. óperasiempre says:

    Muy buena noche para todos! Feliz Navidad!
    Esperemos que el próximo año sea mejor que este que ya se nos va. Besos!

    Gio

  10. Nicolás Camilo Gesén says:

    Felicidades para todos en este fin de año, que el próximo, sea aun mejor y que OPERASIEMPRE sea para siempre…..
    abrazos a todos y un beso para ti Gio.

  11. Antonio says:

    Aunque ya ha pasado la Navidad, todavía llego a tiempo de felicitar a todos las Fiestas (que, aún, quedan) y desear un buen final de año seguido de un mejor inicio.

    Besos y abrazos.

    Antonio.

  12. Nicolás Camilo Gesén says:

    Felicidades Antonio!!!

  13. Antonio says:

    Muchas gracias, Nicolás Camilo.

    Felicidades para ti también.

    Un abrazo.

  14. Paco Roa says:

    Muy feliz año, apreciado D. Antonio, cuánto tiempo…Vamos a ver si este 2016 es un buen año en general y, particularmente, lo es en términos líricos. Por lo pronto, los Reyes me van a dejar una entrada para el recital del tenor alemán Jonas Kaufmann, “el nuevo rey de los tenores”, en el Real, para el próximo día 10. Ya veremos cuánto hay de verdad en este título que muy rápidamente se le ha concedido y cuánto de engañoso marketing…

    Saludos muy cordiales.

  15. Antonio says:

    Feliz año, D. Paco.

    Aunque le parezca mentira, no he participado en este hilo porque no he tenido tiempo para escuchar debidamente, y comparar, todas las versiones propuestas.

    En cuanto al título de Kaufmann, ya se sabe: “En el país de los ciegos…”

  16. Paco Roa says:

    Pues al Teatro Real le ha debido de mirar un tuerto, apreciado D. Antonio, toda vez que ha anunciado la suspensión del esperado recital del tenor Jonas Kaufmann por enfermedad del cantante, según parece. Con muy mal pie, pues, nuestro querido teatro comienza las celebraciones de su bicentenario.

    Cuando no es por una razón lo es por otra, pero lo cierto es que el Real no levanta cabeza, sigue estando muy mal gestionado a mi juicio, y así no hay forma de ganar prestigio y colocar en términos líricos a la plaza de Madrid a la altura que creo le corresponde. Un cordial saludo.

  17. Nicolás Camilo Gesén says:

    Y yo que estaba esperando su comentario de primera fuente acerca de un tenor que no termina de gustarme… Aunque ha moderado su ímpetu y su cantar es un poco más elaborado, sería interesante saber como suena en vivo…. creo que en Kaufman hay mucho de tecnología.
    …Prejuicios quizá.

    Saludos!

  18. Paco Roa says:

    Pues sí, apreciado D. Nicolás, ha sido un poco frustrante el no poder juzgar al tenor alemán de moda en vivo, única manera posible de poder separar el grano (cuánto de verdad) de la paja (cuánto de marketing) hay en un cantante de ópera.

    Y no vea Vd. el caché astronómico que debe de tener el buen señor, porque, fíjese, aun siendo una entrada (muy) mala la que buenamente pude conseguir –seguidamente aclaro este punto- el precio se disparó a los ¡205 euros! No sé si lo vale el recital, pero está claro que los pagué.

    Decía en el comentario anterior, que a mi juicio nuestro Teatro Real está mal gestionado. No es este el momento de entrar a desarrollar esta cuestión porque, además de llevarnos mucho tiempo el hacerlo, es mejor dejarla aparcada para cuando este querido espacio de “Ópera, siempre” vuelva a coger un poco más de actividad y participación y así se pueda debatir…Pero déjeme que al menos sí le dé cuenta de un par de cuestiones previas organizativas sobre este malogrado recital de Jonas Kaufmann que, además, dan una pista de esta mala gestión en general a la que me refiero.

    Cómo es posible que habiendo entrado en el mismo minuto uno del día previsto para su venta en la página web del teatro para coger las mejores entradas posibles (en concreto quería dos butacas de patio), el sistema de venta ya me llevaba automáticamente al piso primero (a unas malísimas traseras palco entresuelo) al estar totalmente agotado el resto del aforo con mejor situación. La única explicación que encuentro, porque no es la primera vez que esto pasa ni mucho menos, es que, cuando viene una de estas “estrellas” al Real, sus gestores lejos se sacar a la venta el total del aforo disponible, como sería lo correcto, calculo que a lo sumo sacan a la venta libre 1/3 del aforo y de las peores entradas. El resto va a parar a todos los famosos, famosetes y vip en general que descuelgan el teléfono para pedir entradas (por fuera del conducto establecido, claro, por enchufe), no porque les guste el canto, sino porque, solo en estas señaladas ocasiones, acuden a lucir palmito: ver y dejarse ver socialmente. Y puedo entender perfectamente que el teatro tenga unos compromisos ineludibles que atender (con sus mecenas, que esto es otra cosa), pero esto de favorecer a los famosetes en detrimento de los aficionados de verdad es directamente un abuso intolerable.

    Y la segunda cuestión organizativa previa del suspendido recital de Kaufmann, que también nos da una pista de la a mi juicio mejorable gestión Real, y esto ya sí que no tiene un pase, es el piano. Pero qué broma es esta de venir al Teatro Real para cantar acompañado solo por un piano.

    Al Real, como a cualquier otro teatro de ópera que por tal se tenga, se va a cantar con orquesta en concierto, como corresponde. Para un recital con acompañamiento exclusivo de piano hay otro tipo de salas donde hacerlo y que queda muy bien en ellas, pero no así en un teatro de ópera. Como puede ver, pues, D. Nicolás, incluso antes de la (no) celebración del recital ya eran criticables estos aspectos de su cuestionable organización. En fin, tiempo habrá de volver sobre la gestión del Teatro Real. Saludos cordiales.

Leave a Reply