Archive for the ‘José Mardones’ Category

José Mardones, un bajo excepcional

Saturday, January 13th, 2007

Ningún bajo español gozó de tan merecida fama internacional como el vasco Mardones. José García de Mardones y Ortiz de Pereda nace en Fontecha (Álava), el 14 de agosto de 1868. Hijo de labradores acomodados y huérfano de madre a los tres años, pasa largas temporadas en Briviesca, con sus tíos paternos. En esta villa burgalesa iniciará sus estudios musicales, con Regio Mazo, organista y maestro de capilla de la Colegiata.

De seminarista, a cantante de ópera
Realiza estudios eclesiásticos (el último curso, Teología, en el Seminario Mayor de Burgos), obtiene la plaza de salmista (barítono o bajo, generalmente, que entona los salmos en los oficios religiosos) de la catedral de Palencia y a los 22 años contrae matrimonio con Catalina Laredo, con quien tuvo dos hijos. A los 60, ya viudo, se casa con Marina Stern, de 27.

Sus inicios fueron en la zarzuela (debut: Teatro Circe, Vitoria, junio de 1897). El 6 de febrero de 1907, debuta en el Real (en MoisésMosè—, oratorio de Lorenzo Perosi), actuación decisiva en su carrera. En la compañía de Sagi-Barba se embarca ese mismo año hacia Buenos Aires. Canta luego en el San Carlos de Lisboa, el Costanzi de Roma (hoy en día, Teatro dell’Opera di Roma)…, pero será en Estados Unidos, especialmente en el Metropolitan de Nueva York, donde alcance sus más clamorosos triunfos.

Debuta en el Met el 12 de noviembre de 1917, como Ramfis, en Aida (a la derecha), donde permanece hasta la temporada 1925-1926.

Fue parte del elenco en el debut de Rosa Ponselle, el 18 de noviembre de 1918, junto a Caruso y De Luca, en La forza del destino.

Puritanos, El barbero de Sevilla, Ernani, La forza del destino, Boris Godunov (Pimen), La Gioconda, Carmen –en el rol de Escamillo–…, fueron parte de su repertorio.

En 1926 regresa a España, fundamentalmente por problemas de salud, y fallece en Madrid seis años más tarde, en 1932.

El fenómeno Mardones, un bajo excepcional que iba para sacerdote y que fue ‘arrebatado’ para el mundo de la lírica, fue único, aseguran los expertos.

Voz ésta de bajo por antonomasia, auténtica ‘caña humana’, los aspectos que mejor la definen son la autenticidad e igualdad del color, la extensión del registro y la propia belleza y personalidad del timbre.

(Joaquín Martín de Sagarmínaga: Diccionario de cantantes líricos españoles. Editorial Acento. Madrid, 1997).

  • José Mardones: Canción y Guajiras de Tajuña (rol para tenor), de La alegría del batallón (cuento militar en un acto y cuatro cuadros) de Jóse Serrano. 1927.
  • Aquí está quien lo tiene to’
    y no tiene na’.

    Por el mismo rey del moro
    no me cambiara yo,
    que no tengo na’
    y lo tengo to’.

    nota

  • Infelice! E tuo credevi, Ernani, Verdi
  • 30/01/07

    nota

  • Confutatis, Misa de Réquiem, Verdi
  • Mardones, Caruso y Ponselle.                                                  Mardones, Caruso y Ponselle.