Archive for the ‘Karita Mattila’ Category

Abucheos para el director artístico en la nueva producción de ‘Tosca’ en el Met

Wednesday, September 23rd, 2009

Marcelo Álvarez

¿Empieza a reaccionar el público ante la tiranía de algunos directores artísticos y directores de escena? ¿Algo está cambiando o es sólo que no se esperaba una puesta en escena tan alejada de la famosa producción de Zeffirelli?

  • Mike Silverman
  • “La furia de la mayoría de los 3.800 aficionados en la gala del lunes por la noche no fue contra los cantantes ni el director, sino contra el regista suizo Lic Bondy y su equipo. Su aparición en el escenario al final transformó una ovación para los cantantes en una ruidosa protesta, y de inmediato cayó el telón.

    Bondy, en su debut en el Met, tenía la tarea poco envidiable de reemplazar la suntuosa producción de Franco Zeffirelli, un plato fuerte de la casa desde 1985. En su búsqueda desesperada de la originalidad, le volvió la espalda a la tradición en todos los aspectos, empezando por la escenografía de Richard Peduzzi.

    La iglesia del primer acto parece más una prisión que un templo.

    El apartamento de Scarpia es una salita con una mesa, sillas y un par de sofás tapizados de rojo chillón.

    El tercer acto es el más realista, una terraza donde los soldados ensayan el fusilamiento mientras Cavaradossi duerme en un camastro.

    Peor aún es el manejo de la acción en las escenas cruciales. Se supone que después de apuñalar a Scarpia, Tosca coloca velas a cada lado de su cuerpo y un crucifijo sobre su pecho, y luego sale corriendo, horrorizada por haber matado a un hombre.

    Karitta Mattila

    Bondy prescinde de todo eso, lo cual no estaría mal si lo reemplazara por algo nuevo, original para acompañar la música. En cambio, Tosca se asoma por la ventana como si pensara en suicidarse, luego se tambalea hacia un sofá y se deja caer mientras baja el telón.

    Poco drama, menos verosimilitud. Ahí se escucharon los primeros abucheos.

    En la escena de la muerte de Tosca –quien debe arrojarse desde el muro del castillo– Bondy hace que Mattila suba unas escaleras. Después de una demora demasiado larga, un doble vestido como Mattila sale volando y queda suspendido en el aire mientras baja el telón. La intención era dar un golpe teatral, pero en lugar de suspiros provoca risitas.

    Entre tanto pecado del regista, casi se pierde el canto, que es excelente. Álvarez obtuvo la mayor ovación de la noche por E lucevan le stelle, tan conmovedor en los potentes agudos como en los pasajes suaves.

    Gagnidze fue un Scarpia amenazante, con la mirada y los gestos de un gangster.

    Mattila, una de las sopranos más destacadas del Met en la última década, cantó con fuerza y pasión. Sólo sonó un poco forzada en un par de notas altas, sobre todo al final de Vissi d’arte”.

  • El Nuevo Herald
  • Más, en The New York Times, Los Angeles Times, The Washington Post

    Karita Mattila: “Los cantantes debemos dar el 150% en el escenario”

    Monday, December 22nd, 2008

  • Aurora Intxausti
  • «Un sistema educativo, el finlandés, preocupado por obtener lo mejor de cada niño sacó a Karita Mattila (Somero, 1960) de la granja y del pequeño pueblo en el que vivía su familia y la ha llevado a los mejores teatros de ópera del mundo.

    Detrás de cada actuación de esta soprano hay muchas horas de intenso trabajo, de esfuerzo en su preparación teatral y física porque nada de lo que consigue es gratuito. Le cuesta mantenerse en forma y siempre anda cinco kilos arriba o abajo. Aunque es tajante. “Si un director me pide que adelgace para un papel y me gusta, lo hago”.

    Se ha metido en la mente de Katia Kabanova, de Leos Janácek, para representar en el Teatro Real de Madrid a una mujer apasionada y atormentada por el amor que siente hacia su amante en una sociedad cerrada y claustrofóbica.

    La puesta en escena es de Robert Carsen y la dirección musical de Jiri Belohlavek. “Cuando se da la coincidencia de que hay un buen director de escena y un buen director musical acompañados de un estupendo reparto, el conjunto es fantástico. Desgraciadamente, no es algo que suele ocurrir muy a menudo”, afirma Mattila.

    No quiere entrar a valorar el nombramiento de Gérard Mortier como director artístico del Teatro Real, con quien no mantiene una relación cordial desde que él estuvo en el Festival de Salzburgo. “Qué Dios le traiga suerte al teatro”, señala levantando las manos hacia el cielo.

    No es una mujer complaciente, es crítica con algunos aspectos del mundo de la música en el que ella se mueve, defensora de los derechos de las mujeres y altavoz para una organización no gubernamental de la denuncia de la violencia de género. “Tenemos la obligación de pisar tierra y ver lo que ocurre en nuestra sociedad y hacer lo posible por mejorarla”.

    Defiende con cierto entusiasmo el trabajo teatral de los cantantes de ópera de quienes exige, porque se lo pide a ella misma, dar el máximo. “Los cantantes debemos dar el 150% de nosotros cuando nos subimos a un escenario. Cada persona que se sienta en la butaca paga una cantidad importante para ver un buen espectáculo y frente a ella no puede ver figuras estáticas con voz. No se puede separar la parte dramática de la musical».

    ♣ ♣ ♣

  • Mattila: Song to the Moon, aria de Rusalka del Primer Acto de Rusalka, Dvorák.
  • BBC National Orchestra of Wales.  Richard Hickox. 2001.
  • En la misma canción
  • ♣ ♣ ♣

    (more…)