Archive for the ‘Luis Mariano’ Category

‘Adiós, Granada’, por Alfredo Kraus, Miguel Fleta, Victoria de los Ángeles, Tito Schipa, Giuseppe Di Stefano, Hipólito Lázaro, Pepe Romeu, Manolo Álvarez Mera, Juan García, Luis Mariano, Misha Alexandrovich

Wednesday, February 9th, 2011

Granada

A propósito del artículo de opinión de Paco Roa sobre Miguel Fleta…, una grabación del artista aragonés que aún no tenemos en casa, más una versión de Alfredo Kraus de la misma romanza. Dos grandes, cada cual en su época y estilo, y por motivos diferentes.

No proponemos comparar, sólo escuchar. Que cada cual manifieste su opinión si lo considera oportuno. Como siempre…

  • Adiós, Granada
  • Miguel Fleta

    Programa del concierto de Miguel Fleta del 2 de agosto de 1926 en la plaza de toros de La Coruña.

    (Gracias, Enrique)

  • Miguel Fleta (1925).
  • Alfredo Kraus (1959).
  • (Gracias, Werther)

    * * *
    Actualización (10/02/2011)

  • Victoria de los Ángeles, en la versión que nos recomendaba Roberto, “acompañándose ella misma con la guitarra” (1961).
  • (Gracias, Roberto)

    * * *
    Actualización (16/02/2011)

  • Tito Schipa
  • (Gracias, Victoria)

    nota ¿1926?

    * * *

    Actualización (18/02/2011)

    Pepe Romeu

  • Pepe Romeu
  • (Gracias, Enrique, por el mp3 y la foto)

    * * *

    Actualización (20/02/2011)

    Giuseppe Di Stefano

  • Giuseppe Di Stefano (15 de junio de 1952)
  • Manolo Álvarez Mera

  • Manolo Álvarez Mera (1953).
  • Juan García

  • Juan García (1928).
  • Hipólito Lázaro

  • Hipólito Lázaro (1924)
  • Por cierto, nueva biografía sobre Lázaro (en catalán): Hipólito Lázaro. O paradiso!, de Miquel Pérez García. Témenos Edicions. 2011.

    Luis Mariano

  • Luis Mariano (1963).
  • (Gracias, Juan, por los mp3 )

    Actualización (21/02/2011)

    Mikhail Alexandrovich

  • Misha (Mikhail) Alexandrovich
  • (Gracias, Roberto, por el mp3 )
    (more…)

    ‘El relicario’ y su ahimè

    Monday, February 7th, 2011
    "Raquel, como la hemos conocido siempre, como la conoceremos hasta el fin de nuestra vida, enigmática y eterna como la Esfinge de Gizéh"('Nuevo Mundo' (Madrid), 10 de agosto de 1928).

    Raquel Meller. Fotografía publicada en la revista 'Nuevo Mundo', Madrid, el 10 de agosto de 1928.

    Soy antitaurina. Viene a cuento porque para mí es una declaración de principios. La denominada “fiesta nacional” me parece una vergüenza nacional. La tortura no es arte ni es cultura. Pero es mi opinión y no pretendo generar ningún debate sobre cuestión tan alejada de la lírica (aun a pesar de Carmen y  Escamillo).

    El relicario es una historia de amor y de muerte (como la de Carmen).  ¿Quién no ha escuchado alguna vez  lo de pisa, morena/ pisa con garbo…? Esta canción, tan torera ella, es del compositor almeriense José Padilla; la letra, de Armando Oliveros y José María Castellví.

    La Meller la creó (no la estrenó, sí realizó su particular creación), la Supervía la bordó y… no faltó quien la dejó poco menos que irreconocible. En fin. Todas las canciones tienen su aquél, y alguna hasta su ahimè.

  • Raquel Meller
  • Conchita Supervía ('Mundo gráfico', Madrid, 9 de febrero de 1927).

    Conchita Supervía ('Mundo gráfico', Madrid, 9 de febrero de 1927).

  • Conchita Supervía. 1931.
  • bbbb

    "El insigne Titta Ruffo en la Plaza de las Arenas, en el momento en que ‘Gallito’ le brindó un toro en la corrida del domingo del mes corriente” ('La actualidad en Barcelona', 'Mundo gráfico', 26 de marzo de 1913).

  • Ruffo (y su ahimè!). 1922.
  • Actualización (07/02/2011: 18:48)

    Raquel Meller, 14 de marzo de 1923

    El Relicario fue dado a conocer en España por la tonadillera Mary Focela, pero fue Raquel Meller quien popularizó la canción, consiguiendo que media España silbara su música y la otra media cantara su letra, de la que son autores Castellví y Oliveros [Anecdotario histórico español]”.

    «La Mary Focela era una cupletista de segunda fila en el oficio. Había estrenado, sin éxito, El Relicario, que luego contribuiría a la fama de la Raquel Meller. “Años después –escribe el historiador del cuplé– vi a Mary Focela en el camarín de Raquel, vistiéndola. Ironías de la vida y de la suerte… [Cambó: 1876-1947]”».

    nota

  • El relicario de Mary Focela (si se atreven)

    Actualización (07/02/2011: 19:48)

  • Entrevista a Armando Oliveros (autor, junto a José María Castellví, de la letra de El relicario) publicada en La Vanguardia, el 17 de octubre de 1956.
  • Mano a mano

    Armando Oliveros

    “Noticias de Norteamérica dan cuento de que en la propaganda del partido republicano, como música de fondo, suenan los compases españolísimos de El relicario. ¡Quién iba a decir que volvería a la actualidad el famoso cuplé de Oliveros, Castellví y maestro Padilla, tan lejos! Hagamos historia.

    ¿Cómo fue —pregunto a Armando Oliveros?
    —En el año 1914. Vino Mary Focela a vernos a Castellví y a mí, y nos pidió un cuplé para presentarse en Barcelona, y nos pusimos a trabajar a ver qué se nos ocurría.

    –¿En qué pensaron?
    —En la Fiesta de las Bellotas, que se celebraba en El Pardo por San Eugenio.

    —¿Qué tenía que ver todo eso con la Focela?
    —Queríamos evitar que se pareciera a lo que desfilaba por los escenarios, pero nos pusimos a trabajar sin darle ninguna importancia.

    —¿Qué es lo primero que salió?
    —”El día de San Eugenio, yendo al [sic] Pardo lo conocí. Era el torero de más tronío, el más castizo de ‘to’ Madrid”; después el estribillo: “Pisa morena, pisa con garbo…”.

    —¿Cuándo lo conoce Padilla?
    —Con la primera estrofa y el estribillo vamos a casa de Padilla, que tenía una academia de cante en la calle del Doctor Dou. Lo leyó, se sentó al piano y dijo improvisando: “Esto podría ser una cosa así”, y salió inmediatamente. Por la noche Padilla lo llevó al Edén y se lo dio a la orquesta Planas para que lo tocara, y la gente aplaudió sin saber de lo que se trataba y ya sonó bien.

    —¿Ya estaba lanzado?
    —No; lo de aquella noche en el Edén fue una especie de ensayo; debíamos terminar la letra, que nos costó dar con la segunda estrofa: “Un lunes abrileño, él toreaba y a verle fui”. A los quince días ya estaba a punto y se lo estrenó la Facela en el Arnau.

    —¿Éxito?
    —Se aplaudió, pero no pasó nada.

    —¿Cuántos días lo cantó?
    —Un mes todos los días. Al mismo tiempo Padilla se lo dio a Blanquita Suárez, que lo llevó al Romea de Madrid y el cuplé siguió su curso sin ser nada extraordinario. Lo cantaron otras, porque en aquellos tiempos había tantas cupletistas como ahora novilleros.

    —¿Cuándo empieza a armar ruido?
    —Pasado yo un año de su estreno, Raquel Meller lo estrena en París, pero antes lo hizo en disco.

    —¿A qué atribuye el éxito de Raquel?
    —A que Raquel, la segunda estrofa, en lugar de cantarla, la recita sobre la música, como debe ser. Y a partir de ella se ha cantado por todo el mundo y por todas las canzonetistas.

  • DEL ARCO
  • * * *

    Actualización (20/02/2011)

    Carlos Ramírez

  • Carlos Julio Ramírez
  • Hernán Pelayo

  • Hernán Pelayo
  • (Gracias, Juan, por los mp3)

    Luis Mariano

    Actualización (21/02/2011)

  • Luis Mariano
  • El encanto de Luis Mariano

    Thursday, October 29th, 2009

    Luis Mariano

    Luis Mariano, en un programa de televisión. Qué tablas, qué manera de seducir al personal.

    Y cantando un zortzico, con gran sentimiento, a mi parecer; y eso que sólo entiendo la última palabra: “agur”. ¿Es ésta la letra?:

    “Desde que nace el día
    hasta que muere el sol
    resuena en mis oídos
    el eco de tu voz…”.

    Siempre que escucho a Luis Mariano, con esa voz, con esa dulzura, con ese encanto, me pregunto por qué el cantante irunés no tiene un monumento como la copa de un pino en su tierra. ¿Lo tiene?

    Luis Mariano, Patchi Lacán

    , el que ven en la fotografía que ilustra este post (en Irún,  en los Jardines de Luis Mariano) y sobre estas líneas, junto al que fue su secretario y amigo, Patxi Lacán:

    “Él quiso mucho a Irun. No sé cómo agradecer esto. Mariano estaría orgulloso de estar aquí, en los jardines”.

    Casi de anteayer, como quien dice: de junio de 2009. Muy logrado, por cierto. Algún día ocuparé una de esas sillas, y me haré una foto;-) Si es que para entonces, el recién estrenado grupo escultórico de Luis Mariano no anda en la enfermería… Porque pocos meses después, en septiembre,  lo pusieron verde: atacaron con ácido la figura de Luis Mariano. Ya ven.

    Muy anterior a  esta escultura, hay un busto del cantante, que hasta hace dos años presidía esos mismos jardines,  inaugurado en julio de 1993, veintitrés años después del fallecimiento de Luis Mariano. De logrado no tiene nada.

    Nadie es profeta en su tierra. Y más vale tarde que nunca. Aunque aún no me parece que se le otorgue el reconocimiento suficiente.

    Luis Mariano (1970): “Yo he nacido en un país maravilloso que se llama el País Vasco. Dicen que nací allí por azar… y es casi cierto. Por entonces, mis padres vivían en Burdeos, pero mi madre quiso en el último momento que su hijo naciera en Irún, en la misma casa donde ella vio la luz. Tuvo el tiempo justo en llegar”.

    “Luis Mariano (Mariano Eusebio González García), convoca en su persona tantos perfiles, que ayudan a que su tumba tenga flores frescas durante todos los días del año. Ese aura convirtió al artista, de excelentes dotes para el canto,  en un mito viviente”.

  • En fotografías: la casa de Luis Mariano
  • ‘México’, por Luis Mariano. Y por Alagna

    Thursday, September 11th, 2008

    El Príncipe de la opereta popularizó esta canción, y otras muchas que seguro también les suenan: Rossignol de mes amours, Acapulco, C’est magnifique!, I love Paris, La Belle de Cadix, Maria Luisa, Zambra gitana, L’amour est un bouquet de violettes

    Luis Mariano Eusebio González García (Irún, 1914—París, 1970), refugiado con su familia en Francia en la Guerra Civil (mitad español, mitad francés y rotundamente vasco), estudió canto en el Conservatorio de Burdeos y acaparó grandes éxitos en el llamado ‘teatro de variedades’. Canciones populares, opereta francesa, incluso tangos. Una veintena de películas en su haber. Nunca se pasó a la ópera, pero eso no le resta ningún mérito, porque en su género nadie le hizo sombra.

    Muchos años después, noviembre de 2005, Roberto Alagna edita un disco en homenaje a Luis Mariano, uno de sus ídolos de juventud.

    “Cuando yo era niño, mi madre y mi abuela siempre ponían en el magnetofón música de Luis Mariano. Recuerdo la primera vez que vi una película de él y me quedé encantado con su voz. Cuando fiché por la Universal y me propusieron hacerle un homenaje acepté encantado, era un sueño que siempre he tenido en mente. Le he dado mi personalidad”, declaraba Alagna.

    “Lo he cantado con mi voz, pero como yo lo hacía cuando cantaba en el cabaret, en el que empecé con quince años y donde estuve hasta los veintitrés. He recuperado un poquito de mi juventud con este trabajo”.

    “Para mí ha sido como entrar en un personaje de ópera creado por Puccini o Verdi. […] No quería hacer una caricatura de él, sino cantar con mi propio estilo sus canciones”.

    No faltaron críticas: ¿Homenaje o negocio? C’est magnifique? (pas trop, vraiment).

    Lo cierto es que Alagna disfrutó de lo lindo homenajeando a Luis Mariano:

    “Una persona cálida, que le gustaban mucho los amigos y siempre que cantaba transmitía alegría. Eso me encanta porque al escucharlo, si estás algo triste, te anima. Luis Mariano es como un rayo de sol”.

    Palabras de Alagna. No hace falta que lo jure. Se le ve más contento que unas castañuelas.

  • Y ahora sí, Luis Mariano: México, canción de Le Chanteur de Mexico, opereta en dos actos y veinte cuadros de Francis López.
  • Libreto: Félix Gandéra y Raymond Vincy. Fragmento de la película del mismo nombre. 1956.
  • Le Chanteur de Mexico fue estrenada en el Théâtre du Châtelet el 15 de diciembre de 1951. La acción se inicia en San Juan de Luz, 1912. Prosigue en París y finaliza en México, claro está. Mise en scène, espectacular para aquellos años, de Mauricie Lehmann.

    Más de 900 representaciones. No todas interpretadas por Luis Mariano. En el segundo año, el rol del irunés (Vincent / Miguelito) fue asumido por Rudy Hirigoyen. 2.150.000 espectadores, cuentan las crónicas, pasaron por allí.

    ¿A que no adivinan qué entonaba el público a coro al final de cada acto?

    Sí, el estribillo: México, Méxiiiiiiiicoooo

    (Fotos: 1, 2, 3.)