Archive for the ‘Ramón Vinay’ Category

‘Esultate!’, por Francesco Tamagno, Lauritz Melchior, Ramón Vinay, Mario del Monaco…

Sunday, February 24th, 2013

Francesco-Tamagno

Atendemos las peticiones. Disculpas mil por el retraso.

Para empezar, el creador del personaje de Otello, Francesco Tamagno, que lo cantó por primera vez en La Scala, el 5 de febrero de 1887. Hace 126 años, ni más ni menos. Aunque ya teníamos su ‘Esultate!’ de 1903 en casa. En aquel primer Otello, Desdémona fue Romilda Pantaleoni. Yago, Victor Maurel.

Estoy de acuerdo con Antonio Lagatta y Juan Dzazópulos en que los Otello de Mario del Monaco y Ramón Vinay son de referencia. De la misma opinión es Óscar Valdivieso, con respecto a Del Monaco. Incluimos también a Melchior, que recomienda Paco Roa. ¡Gracias!

De Renato Zanelli contamos con alguna grabación de Otello en el blog. También de Ramón Vinay. De las grabaciones de los otros tenores mencionados en este hilo, realizaremos una selección en otra entrada, por no alargarnos demasiado.

Ahí vamos:

  • ‘Esultate!’, del Primer Acto de Otello, Verdi.
  • Esultate! L’orgoglio musulmano
    sepolto è in mar;
    nostra e del ciel è gloria!
    Dopo l’armi

    lo vinse l’uragano.

    Por los tenores:

  • Francesco Tamagno. 1903.
  • Lauritz Melchior. 1960.
  • Ramón Vinay. ¿1947?
  • Ante la duda sobre el año, incluimos también esta versión:

  • Vinay: ‘Dio, mi potevi scagliar’. Orquesta Sinfónica de la NBC. Dirige: Arturo Toscanini. 1947.
  • Mario del Monaco. Orquesta Sinfónica de Milano. Dirige: Argeo Quadri.
  • (Gracias, Antonio Lagatta, Paco Roa, Óscar Valdivieso, Juan Dzazópulos)

    Dragica Martinis (1922-2010)

    Saturday, August 14th, 2010
    Dragica (Carla) Martinis como Aida.  Fotografía: cortesía de Ópera Nostalgia

    Dragica (Carla) Martinis como Aida. 1953.

    [Fotografía: cortesía de Ópera Nostalgia]

    Agosto 2010 (versión actualizada)

  • Juan Dzazópulos Elgueta
  • El pasado lunes, 9 de agosto de 2010, a los 88 años de edad, falleció en Viena, la soprano croata Dragica (Carla) Martinis.

    Había nacido en Danculovice (Yugoslavia) el 19 de enero de 1922, y tomó el apellido Martinis de su profesor de canto en el Conservatorio de Zagreb, con quien contrajo matrimonio.

    Debutó en Zagreb, en 1942, como Mimì en La bohéme. En 1949 ganó el primer premio en el Concurso Internacional de Canto de Ginebra. Después de cantar en Zagreb y Praga, fue contratada para la New York City Center, debutando en el rol titular de Turandot, en 1950. Permaneció con esta compañía durante dos temporadas.

  • Dragica Martinis y Ramón Vinay: Già nella notte densa Dirige: Wilhelm Furtwangler. Festival de Salzburgo, 7 de agosto de 1951.
  • Debutó en la Ópera Estatal de Viena el 14 de diciembre de 1950, en Turandot, junto a la soprano Irmgard Seefried (Liu) y el tenor Helge Roswänge (Calaf). El 18 de diciembre fue Tosca, nuevamente con Roswänge y el barítono Alfred Jerger. La crítica la celebró como sigue:

    “Para este exigente rol, la señorita Martinis tiene una voz opulenta y extensa, que es aún más rica en el registro agudo, un sonido de inmenso brillo que sin embargo agrada al oírlo” (Wiener ZeitungTurandot)

    “La voz, brillante y cálida, asciende sin esfuerzo al registro agudo, con un ataque ligero y libre. El fraseo, apoyo y cambio de registro son impecables. El registro medio, pleno y rico. Tiene una maravillosa presencia escénica, que contribuyó a conquistar rápidamente a la audiencia” (Neues OesterreichTosca).

    (more…)

    Ramón Vinay (1982): “Del Monaco cantaba ‘Carmen’ divinamente bien, con esa voz que yo nunca tuve. Pero no era actor”

    Wednesday, February 11th, 2009

    Vinay, Otello

    ¿Nunca segundas partes fueron buenas? Nos saltamos a la torera el dicho popular porque si hay una segunda entrega se debe, sencillamente, a que la entrevista era muy extensa.

    Como introducción, y porque viene muy a cuento, añadimos una breve reseña de Mario del Monaco sobre Ramón Vinay:

    lEra un hombre imponente, cabello rizado y negro, facciones regulares. Era un señor del palco escénico y de la vida. Se preocupaba de sus trajes de forma minuciosa. Era intelegentísimo y ductil. Recuerdo que en Dallas y Niza interpretó la parte de Iago, como barítono, mientras yo hacía el Otello. Se consideraba un un estudioso de la ópera y fue uno de los pocos extranjeros capaces de cimentarse, en alemán, en Bayreuth, donde cantó Tristán e Isolda en lengua original [Mario del Monaco, en su libro autobiográfico La mia vita e i miei successi].

    Y vamos con la segunda parte de la entrevista. Ojo, que si no han leído la primera, se perderán gran parte del contexto, se preguntarán quizás quién era Cossutta y, con seguridad, por qué aparece mencionado en el tercer párrafo.

    ♣ ♣ ♣

    Entrevista a Ramón Vinay (segunda entrega) realizada el 17 de julio de 1982 y publicada dos años más tarde, noviembre de 1984, en la revista Correo Musical de Buenos Aires. En julio de 1982, Vinay tiene 71 años.

    (Gracias, Juan:-)

    Ramón Vinay, 73º aniversario

  • Por Juan Dzazópulos Elgueta
  • Vinay, Callas—Yo fui siempre tanto actor como cantante. Creo que la Callas y yo, separadamente, sin habernos concertado, fuimos un elemento que trajo la actuación a la ópera. Tal vez exagero, pero creo que antes de esa época bastaba que un señor tuviera una linda voz y con la barriga por delante y brazo arriba así o asá… bastaba.

    Canté muy pocas veces Aida, pues es el tenor más tonto que pueda existir. A propósito, recuerdo una Aida en el Metropolitan. Yo no estaba bien de voz y en el ‘Celeste Aida’ agarré la frase ‘un trono vicino al sol’ a piano. Al día siguiente un crítico dijo: “¡Por fin lo oímos como está escrito…!”. ¡Y yo no podría haber cantado forte tampoco!

    Después de oír a Cossuta aquí en Otello yo, así se lo dije a los periodistas, le habría copiado cuatro o cinco cosas. Pero también le habría enseñado una docena. El copiar no es tan fácil. Cada gesto debe tener su razón. Si no,  son solamente gestos…

    Al principio de mi carrera en que yo cantaba Otello, por allá en los años en que Jesucristo llevaba pantalones cortos, yo, como todos los jóvenes, hacía demasiados gestos. Poco a poco estos se van eliminando. Tres gestos se vuelven solamente uno y hasta ese gesto se puede eliminar.

    Wieland WagnerTuve la suerte (ya te he dicho que yo he sido un hombre de una suerte enorme) de trabajar muchos años en Bayreuth, donde canté como tenor (me parece) por seis temporadas, después dejé de cantar durante dos temporadas  y regresé como barítono. Porque yo he cantado como bajo, barítono y tenor, lo cual te prueba que nunca supe cuál era verdaderamente mi voz.

    Al decir tres cuerdas, el contrabajo, el cello y el violín, la más natural para mí es el cello. Yo sufrí mucho como tenor, cada vez que veía un do para mí era fuego…

    Te decía que tuve la suerte de trabajar con Wieland Wagner, el nieto de Richard Wagner, en Bayreuth. Él tenía ideas muy profundas y arraigadas de lo que había escrito su abuelo, pero al mismo tiempo era un hombre moderno. Él eliminaba gestos.

    Vinay, Otello¡Cuánto más se transmite sin gestos! Yo pienso más en un paso y en un gesto con la intención de eliminarlos, o al menos pensaba, pues ya no cantó aunque sigo activo. Si el Padre Eterno me diera tres notas más arriba del fa diesis, que lo puedo cantar perfectamente sin pedir excusas, yo cantaría Otello… ¡Pero no lo puedo hacer! Haría un Otello que yo quisiera estar en el público para auto-admirarme. Esto suena como una estupidez, pero no lo es. ¡Es que yo quisiera recibir una lección de mí mismo!

    Qué pasa en la vida diaria, en una oficina o en un bar, que es donde suceden estas cosas, entre dos personas que discuten. Gritan, la cosa sube de tono, y parece que va a haber golpes. Pero uno de ellos se controla. El que está haciendo teatro es el que grita y se mueve, pero el que llama la atención es el que se está controlando. Lo mismo es en el teatro.
    (more…)

    Ramón Vinay, “el Otelo inigualable y de referencia”

    Thursday, February 5th, 2009

    Vinay, Otello

    Biografía resumida de Ramón Vinay publicada en liricahispana.com

    • Por Juan Dzazópulos Elgueta

    (Gracias, Juan:-)

    ♣ ♣ ♣
    “Nació en Chillán, Ñuble, el 31 de agosto de 1911.

    Ramón Mario Francisco Vinay Sepúlveda era hijo de Jean Vinay Robert y Rosa Elvira Sepúlveda Lara siendo el tercero de los cuatro hijos de este matrimonio.

    Sus ancestros provienen de la localidad de Larche, en Francia, ubicada a cinco kilómetros de la frontera italiana y a 120 kilómetros de Niza. Su padre emigró muy joven a América, primero a México, luego a Perú y finalmente a Chile, país donde llegó en 1898.

    Se estableció en Chillán, ciudad ubicada a 409 kilómetros al sur de Santiago. Al poco tiempo se había formado una buena posición como comerciante en monturas y arneses para caballos.

    En Chillán conoció y se casó en segundas nupcias con Rosa Elvira, una joven y modesta costurera. Su anterior matrimonio había sido en 1900 y su primera esposa falleció en 1903 después de haberle dado su primer hijo, Antonio).

    En 1914 regresó a Francia para comprar maquinaria para su fábrica. Allí lo atrapó la Primera Guerra Mundial viéndose obligado a prestar servicio en el ejército francés. Cuando pudo obtener una licencia, en 1917, desertó y volvió a Chile, donde se encontró con que su esposa había fallecido hacía poco.

    En 1920 el Gobierno de Francia otorgó amnistía para casos como el de Jean Vinay y este vendió todas sus pertenencias, regresando con sus cinco hijos a Francia. Se estableció en Digne y allí Ramón terminó sus estudios secundarios.

    Su padre quería para su hijo la carrera de arquitectura, pero el muchacho tenía aspiraciones de convertirse en un buen violinista. En 1928, a los 17 años de edad, y siguiendo el mismo destino de su padre, Ramón se embarcó rumbo a México.

    Vinay

    En la capital mexicana consiguió un modesto empleo con la familia Robert, descendientes de su abuela paterna. Poco a poco fue escalando mejores posiciones hasta poder independizarse y formar, junto a su hermano Otto, su propia fábrica de envases de cartón para la industria farmacéutica.

    Alrededor de 1930 comenzó sus estudios de canto con José Pierson.
    Este era un maestro con muy buena reputación y que contribuyó al desarrollo de toda una generación de cantantes mexicanos, entre ellos, Alfonso Ortiz Tirado, Juan Arvizu, Pedro Vargas y Jorge Negrete.

    Aunque durante este período de formación cantó ocasionalmente como bajo (obtenía un notable éxito cantando “Vecchia Zimarra”), su debut profesional fue en la cuerda de barítono, el 16 de septiembre de 1931, en el rol de ‘Alfonso IX’ en La favorita en el Teatro de las Bellas Artes de la Ciudad de México antes de su inauguración oficial, que fue el 29 de septiembre de 1934.

    Fueron los compañeros de su “alternativa” Josefina Alonso (Leonor), Joaquín Alvarez (Fernando), Francisco Alonso (Baltasar), Leonor Hernández (Inés) y Miguel Campos (Gaspar). El director fue Ignacio del Castillo.

    Durante varios años cantó en las radioemisoras de México, donde era presentado como “el gran barítono mexicano”. Volvió al Bellas Artes la temporada 1938/1939 para cantar, en 1938, como ‘Amonasro’ en Aida y en 1939 como ‘Barnaba’ en La Gioconda.

    En la temporada siguiente, 1939/40, repitió como ‘Amonasro’ en Aida y cantó como el ‘Conde de Luna’ en El trovador y ‘Scarpia’ en Tosca. Se casó en 1940 con la joven mexicana María de los Angeles Padilla Brondo. De este matrimonio nacieron dos hijos, Rosita Elvira y Ramón.

    fr

    En 1943 fue contratado para actuar y cantar en una película, Fantasía ranchera, junto a otros artistas líricos mexicanos como Josefina Aguilar, Paco Zárate y Pedro Vargas, y un actor muy joven, Ricardo Montalbán, que luego triunfaría en Hollywood.

    Con Herva NellyHasta 1944 continuó cantando como barítono en México, añadiendo a los roles ya conocidos el titular en Rigoletto, ‘Tonio’ en Payasos y ‘Germont’ en La traviata.

    Cinco meses después de su última función como barítono en La favorita, el 23 de enero de 1944, hizo su debut como tenor, el 19 de Junio de 1944, como el protagonista de Otelo junto a Stella Roman (Desdémona) y, compartiendo el rol de ‘Yago’, los barítonos Frank Valentino y el chileno Carlo Morelli.

    Al año siguiente agregó en México los roles de ‘Sansón’, ‘Cavaradossi’, ‘Don José’ y ‘Des Grieux’ (Manon Lescaut) y obtuvo su primer contrato fuera de México. El 30 de septiembre de 1945 debutó en Nueva York como ‘José’ en Carmen, un rol que cantó varias veces durante los meses de octubre y noviembre. Su debut en el Metropolitan de Nueva York tuvo lugar el 22 de Febrero de 1946, en Carmen.

    Vinay, Don JoséEl rol de ‘José’ se convirtió en su “caballito de batalla” en esta etapa de su carrera. Lo cantó en las más importantes ciudades de los Estados Unidos, incluyendo una función cantada en inglés en Hollywood dirigida por Leopoldo Stokowski.

    Durante los meses de julio y agosto estuvo en México cantando en el Bellas Artes, Aida, Carmen y Otelo. También tuvo tiempo para participar en su segunda película, Sinfonía de una vida, en la que también actuaban el tenor Luis G. Roldán y el compositor Miguel Lerdo de Tejada.

    VinayVina, Otello

    Después de algunas funciones en el Metropolitan (Aida, Carmen y Otelo) viajó a Italia, debutando el 3 de septiembre de 1947 en el Teatro de la Pérgola, de Florencia, con Otelo junto a Onelia Fineschi y Tito Gobbi.

    Esta ópera y también Payasos las cantó además en Génova, Turín y Bolonia. A su regreso a los Estados Unidos, lo llamó Arturo Toscanini para cantar Otelo en las transmisiones radiofónicas que se hacían desde el estudio 8 de la N.B.C. en Nueva York. Los primeros dos actos se transmitieron el 6 de diciembre y los dos siguientes el 13 de diciembre.

    Cincuenta y ocho años han pasado y aún se le considera el ‘Otelo’ inigualable y de referencia.

    Desde Nueva York volvió a Milán, esta vez para inaugurar la temporada lírica en La Scala, el 26 de diciembre de 1947, siempre como ‘Otelo’ acompañado por Maria Caniglia y Gino Bechi y dirigido por Victor de Sabata.

    El año 1948 encontró a Vinay de regreso en América para cantar varios conciertos en Colorado y luego funciones de Payasos y Aida en el Metropolitan. También agregó a su repertorio el rol de ‘Julián’ en Louise de Charpentier, que cantó en Boston.

    Poco después, otro gran éxito en la Arena de Verona donde cantó Otelo con Renata Tebaldi y Carmen con Elena Nicolai. Regresó a su patria, para presentarse por vez primera como cantante, en septiembre de 1948. En el Teatro Municipal de Santiago se le escuchó en Otelo y en Aida con María Caniglia, y en Carmen con Fedora Barbieri.

    El 29 de noviembre de 1948 le correspondió el honor de inaugurar la temporada del Metropolitan con Otelo. Esta función fue transmitida por televisión para Nueva York, siendo la primera vez que una ópera se emitía directamente desde el escenario del teatro.

    En 1949 siguió cantando su repertorio acostumbrado en Nueva York, Nápoles (San Carlo), Milán (Scala) y realizó una extensa gira estadounidense, “de costa a costa”, con el elenco del Metropolitan. A fines de ese año incluyó en su repertorio Sansón y Dalila (que ya había cantado en los comienzos de su carrera como tenor, en 1945 en México y en 1947 en Cincinnati), obra que cantó en el Metropolitan, en La Scala y en las Termas de Caracalla, en Roma.

    En 1950 hizo su debut en el Covent Garden de Londres, cantando Otelo con Tebaldi y Bechi, en la gira que la compañía de La Scala realizó a Inglaterra.

    Con Birgit NilssonEn octubre del mismo año cantó su primer rol wagneriano, ‘Tristán’ en San Francisco con la renombrada Kirsten Flagstad, como ‘Isolda’. En 1951 cantó en La Scala el rol de ‘Griscka’ en la versión en italiano de La leyenda de la ciudad invisible de Kitesch, de Rimsky Korsakov.

    El resto de ese año cantó sus habituales caballos de batalla (Otelo, Carmen y Payasos) en diversas ciudades de Estados Unidos y también en Salzburgo, Santiago y Lima.

    Malaniuk, Wieland Wagner, Möld, Vinay

    En 1952 cantó por vez primera en Bayreuth, Tristán e Isolda dirigido por Karajan. Durante seis temporadas cantó allí y en 1956 Wieland Wagner lo nombró Caballero de la Orden Wagneriana.

    También en 1952 cantó por primera vez el rol protagonista de Lohengrin, en Indianápolis. Hasta donde hemos podido averiguar este papel sólo lo cantó en un par de oportunidades. La otra fue en Pittsburgh en 1954 y luego lo abandonó para siempre. En 1952 cantó nuevamente Otelo en Salzburgo y volvió a Chile donde se le escuchó como ‘José’, ‘Otelo’ y ‘Sansón’.

    Vinay, 1954

    En 1953 cantó por primera vez en el Teatro de la Ópera de Roma, luego en Palermo, Lisboa, Amsterdam, Bayreuth (Parsifal, Las valkirias y Tristán), Río de Janeiro y Londres (Las valkirias).

    (more…)