Archive for the ‘Violeta Urmana’ Category

‘Viva la ópera’ (VI): “Un baile de horrible visión y deleitable audición”

Monday, October 27th, 2008

Les presento la VI Edición de ‘Viva la ópera’.  Crítica de la representación Un ballo in maschera en el Teatro Real de Madrid del pasado 10 de octubre de 2008. Allí estuvo Paco Roa, y así nos lo cuenta (gracias mil).

Estaría bien que alguien más se animara a participar. No es imprescindible que el texto haga referencia a la representación de hace unos pocos días.  Puede ser de hace más tiempo. Sí, de aquella representación, o concierto, que tuvieron la suerte de presenciar y que probablemente nosotros nos perdimos. La extensión de la critica, o la crónica, la eligen ustedes (se agradecen las no demasiado extensas). Todas serán bienvenidas:-)

♣ ♣ ♣

“Un baile de horrible visión y deleitable audición”

  • Paco Roa
  • «Amable anfitriona, apreciados tertulianos, quisiera ser totalmente honesto con todos ustedes, y antes que nada he de hacerles una necesaria confesión acerca de mi escaso dominio sobre el autor de Un baile de máscaras, toda vez que mis inquietudes y preferencias líricas, como bien saben los dos o tres lectores que todavía me soportan —¡madre mía, qué aguante!—, han discurrido a lo largo de los años, desde aquel ya lejano de 1981 en el que me inicié en este “negocio”, por otra dirección canora (casi) opuesta a la que hoy nos ocupará.

    Así, el conocimiento verdaderamente cabal que pueda poseer sobre la, por otra parte, enorme producción del que sin duda alguna es el operista italiano por antonomasia, mayoritariamente favorito de los aficionados y, por ende, uno de los más significativos e importantes de la historia de la lírica toda, Giuseppe Verdi, queda circunscrito a una media docena larga de títulos completos, aquellos que por distintas cuestiones de orden personal más me cautivaron y lograron ciertamente espolear mi interés, a los que, si acaso, añadiría algunos cuadros sueltos o, a lo sumo, unos cuantos actos correspondientes a otras tantas obras; y, al cabo, también me resultaron muy estimulantes y dignos de atención determinados personajes magníficamente perfilados por Verdi que, desde mi punto de vista al menos, disponen de un perdurable atractivo dramático-vocal: particularmente ejercieron sobre servidor de ustedes una enorme fascinación los grandes roles para mezzo, qué sé yo, Azucena, Amneris o, cómo no, la inquietante princesa de Eboli.

    Mi relación, pues, con el canto verdiano cabe calificarse de baja intensidad, muy fragmentada y un tanto esporádica. Razón por la que, aunque me esfuerce para que ello no suceda, en lo que sigue bien podría caer en errores de apreciación o incluso de bulto, recurrir a trillados lugares comunes y, en definitiva, resultar escasamente novedoso. Bueno, pido de antemano disculpas por cuantas faltas y deslices cometa, y espero contar con la benevolencia de todos los “foristas” que tengan la amabilidad de leer estas líneas.


    Apostando sobre el papel a caballo ganador sube con ganas el telón de la temporada lírica madrileña 2008-09. Pero no nos engañemos con falsas expectativas, pues ya se ciernen los más negros nubarrones sobre el futuro más inmediato del coliseo de la Plaza de Oriente, conocidos, entre otros muchos problemas no menores que no dejan de aflorar, la no renovación del reputado López Cobos, una lástima, ni la del prescindible Moral, cuya discreta gestión está pasando con más pena que gloria, los nulos resultados que hasta el momento se están produciendo para sustituirlos —parece que nadie de verdadero renombre internacional quiere trabajar en el Real—, y sabida también la cascada de cancelaciones de algunas figuras que amenaza con cargarse más de un título de esta misma temporada.

    ¿Otra vez malos tiempos para la lírica? Pues tal parece. En fin, yo a lo mío, que no es otra cosa que saldar el compromiso adquirido con el foro de dar noticia de cuanto dio de sí, en la función del pasado día 10 de los corrientes, la puesta en escena por el Teatro Real de la vigésimo primera obra del gran autor de Parma, Un baile de máscaras, coproducida con el Covent Garden (2004), montaje debido a Mario Martone y dirección musical del maestro titular del Real, por el momento, López Cobos.

    Pues muy bien, a partir de aquí y hasta el final nos vamos a organizar del siguiente modo: me parecería totalmente ocioso por mi parte el que diera aquí pormenorizada cuenta del argumento de esta ópera, cuadro por cuadro y acto por acto, pues les supongo a todos ustedes al corriente y, en todo caso, hay sobrados medios, incluido este de la red de redes, para conocerlo con el detalle que se quiera; por lo que, para empezar, sólo un mínimo apunte sobre cuál es el motor que activa el dispositivo dramático de esta ficción; a continuación me detendré algo más en las (casi) insuperables trabas que tuvo que salvar Verdi para poder estrenar ópera tan comprometida en aquel convulso tiempo de la Italia de mediados del XIX; y por último, sustanciada esta breve introducción, mi crítica de la citada función del Real por este orden: de lo peor a lo mejor; primero, lo menos afortunado, el pobre y muy desubicado montaje “censurado”; después el foso, notable tanto para el director como para los profesores que encontraron el necesario nervio verdiano; y, para concluir, el equipo vocal, todos, excepto el barítono que dio (mala) vida a Renato, cumplieron de forma sobresaliente.

    (more…)

    Suicidio!, por Violeta Urmana

    Sunday, September 28th, 2008

  • Violeta UrmanaIn questi fieri momenti…, aria de La Gioconda (Acto IV), Ponchielli.
  • Dirige: Marcello Viotti. 2003.
  • En la misma grabación
  • Violeta Urmana: “Cada vez elijo con más cuidado quién dirige”

    Saturday, September 27th, 2008

    Mañana domingo, 28 de septiembre, inaugura su temporada el Teatro Real de Madrid con Un ballo in maschera.

    Violeta Urmana interpretará a Amelia.  Carlos Álvarez no cantará, al parecer, en la primera función: tiene laringitis. Su rol (Renato) será asumido por el barítono italiano Marco Vratogna.

    En el ensayo general del pasado día 25, ya fue sustituido por Vratogna. Minutos antes de la representación se anunció que Carlos Álvarez no podía cantar debido a una “afección vocal”. Interesante la interpretación del barítono italiano. Muy aplaudido en el aria Eri tu del final del último acto.  No se escuchaba ni un suspiro mientras la cantó. Violeta Urmana cautivó en los dúos con barítono y tenor (Marcelo Álvarez). Más bien discreta, en mi opinión, la interpretación del tenor argentino; también muy aplaudido.  Muy bien, tanto en voz como en interpretación, la soprano italiana Alessandra Marianelli en su rol de paje (Óscar). Ulrica, la mezzosoprano rusa Elena Zaremba, también emocionó.

    Puesta en escena. Sorpresa en el último acto, a la hora del baile. Impactante, al inicio del segundo acto. Sin novedad, en el primero. Pero no rompamos esa magia de no saber a ciencia cierta qué nos depara una función. Además, sólo se trataba de un ensayo. Para los artistas, uno más.

    ♣ ♣ ♣

    «Violeta Urmana no es una mujer que se ande con rodeos ni paños calientes. No le hacen efecto fácil los halagos. Su lema —”Nadie es perfecto”— parece sacado de la película de Billy Wilder.

    Eso sí: ella no va por la vida Con faldas y a lo loco. Esta soprano lituana, que recuerda a grandes e históricas damas de la ópera, ha llegado con toda su solvencia a Madrid para cantar a partir de mañana Un ballo in maschera, obra maestra de Verdi, en el Teatro Real.

    El título requiere concentración y rigor —pilares básicos de la música aparcados últimamente—. De algo le ha servido su carrera previa como pianista: “Soy, ante todo, músico. Por eso me ciño totalmente a las partituras. No me va nada hacer efectos especiales para la galería”, cuenta. Ni aunque esto suponga seguir la senda que han marcado algunas grandes divas, como Maria Callas. “En algunas cosas modificaba notas para lucirse sin que aportaran mucho musicalmente. Yo no estoy de acuerdo con eso, aunque Callas sea un gran referente en mi carrera. Las faltas al espíritu de la partitura, la mayoría de las veces, no son ni justas ni bonitas”, comenta».

  • Jesús Ruiz Mantilla
  • (more…)

    ‘Viva la ópera’ (III): ‘Cavalleria’ y ‘Pagliacci’ en el Real: “En ‘Pagliacci’, se impuso una voz bestial: Vladimir Galouzine”

    Thursday, March 22nd, 2007

    La tercera crónica de Viva la ópera es de Allforthemusic. Sobran las presentaciones, ¿alguno de ustedes no lo conoce?:-)

    Corresponde a las representaciones de Cavalleria rusticana e I pagliacci en el Teatro Real, del jueves 8 de marzo de 2007. En esta producción, Violeta Urmana cantaba por primera vez en el coliseo madrileño y María Bayo interpretaba por primera vez el papel de Nedda. Voilà:

    Por Allforthemusic, para mis queridos amigos de Opera, siempre.

    Mi historia comienza un jueves 8 de marzo, a las tres y media de la tarde, en el Teatro Real de Madrid, situado justo enfrente del Palacio de Oriente.

    Con el Palacio de Oriente como vista principal, estuve hasta las seis y media de la tarde esperando tranquilamente, charlando con dos amigos, para ver la representación de la noche. La función empezó a las 7 y media de la tarde, si mal no recuerdo.

    Llegamos los primeros, para la oferta del último minuto. Recomiendo a todos los amantes de la ópera menores de 26 años que aprovechen ahora y disfruten del 90 por ciento de descuento en la entrada. Una entrada como la mía vale 150 euros, pues fue en la primera planta, y en la primera fila de las plateas. Para que os hagáis una idea: el Teatro Real, parecía pequeño desde donde yo vi las dos óperas. Estaba justo en el lado derecho de las plateas, y la verdad, que se veía estupendamente todos los detalles, no se perdía nada de visibilidad. Y… jijiji, me costó baratísima.

    Al entrar al teatro, estaba completamente nervioso: tenía muchísima ilusión por ver ‘Cavalleria’, porque sabía que me iba a encantar. De hecho, estaba temblando de puro nerviosismo: había llegado el momento por el que toda esa semana tan dura había merecido la pena.

    Y de repente, se apagan las luces… y entra, por donde ha entrado todo el público, un payaso: cantando el ‘Prólogo’. Las caras de la gente, que se esperaban que sacara la cabeza por el telón… no tienen precio. Y yo, desde donde estaba, le veía perfectamente: pero no le oía perfectamente. Eso sí, la voz era una bella voz de barítono, y además, el tío era un buen actor. La pena: cada vez que la orquesta tocaba fuerte, le tapaba. Lo normal sería que el ‘Prólogo’ se cantara en la opera ‘I pagliacci’, pero la verdad que quedó muy curioso que se interpretara al principio de ‘Cavalleria’.

    Comienza ‘Cavalleria rusticana’, y en ‘Cavalleria’ destacó la orquesta. Muy muy buena; la verdad que tocaron muy muy bien, y al público le gustó muchísimo el Intermezzo orquestal, que es famosísimo. Y me gustó la flautista: me fijé en que tenía una flauta de oro, de esas que valen un ojo y medio riñón; quién pillara una flauta así.


    (more…)