Archive for the ‘Guillermo Tell’ Category

Riccardo Muti: “Karajan es el director que más se ha preocupado de la exactitud y la belleza del fraseo”

Sunday, August 10th, 2008

«Desde su marcha de la Scala de Milán —‘a la italiana’, según su definición—, Riccardo Muti se ha convertido en el director de orquesta más solicitado del planeta. Ha aceptado la titularidad de la Orquesta Sinfónica de Chicago a partir de 2010. Pero Muti, entretanto, es este verano el rey del Festival de Salzburgo, donde dirige nada menos que Otello, de Verdi, y La flauta mágica, además de los conciertos en homenaje a Karajan en el centenario de su nacimiento con el Réquiem alemán, de Brahms. Se hace acompañar por la Filarmónica de Viena, orquesta con la que lleva colaborando desde hace 38 años. En Salzburgo dirige también, hasta 2011, el festival de música barroca napolitana en primavera»

[…]

—Usted participa en los homenajes a Karajan en Viena y Salzburgo. ¿Qué es lo más valioso de su herencia artística?
Karajan es el director que más se ha preocupado de la exactitud y la belleza del fraseo. Nadie ha alcanzado la magia del sonido que él tenía, especialmente en su última etapa cuando estaba enfermo y tenía noción de la muerte. Yo procuro dirigir en los homenajes dos Réquiems tan opuestos como los de Verdi y Brahms. El primero es un grito de rebeldía y rabia ante el abandono de Dios al hombre; el segundo tiene un carácter de consolación, está pensado en los que sufren. Karajan los bordaba.

—¿Y Toscanini? Normalmente, se le asocia con él.
Antonino Votto, que era mi maestro, fue el primer colaborador de Toscanini en la Scala. Me contagió la admiración. Toscanini venía de un mundo donde no existía la tradición del sonido bello a lo Karajan. Se situaba delante de una sinfonía o de una ópera y las reproducía con una determinación y una fuerza dramática admirables. Sin perfumes, sin retóricas. Sus ejecuciones eran de una fidelidad absoluta, como una fotografía de las partituras. Su técnica la aprendió de Nikisch. Toscanini siempre será moderno. Jamás envejecerá.

—¿Cuál es el secreto de Riccardo Muti dirigiendo, de dónde le viene esa energía que transmite?
—Toscanini se lo decía a Votto, y éste a mí: “Los brazos del director de orquesta son la extensión de la mente”. Las ideas musicales las transmito en los ensayos. En el concierto, todo debe ser lo más claro posible. El brazo es un medio y no un fin. Tiene un elemento de atracción, pero huyo de los gestos pirotécnicos. Los brazos y las miradas comunican la energía del alma. Dirigir una orquesta es un ejercicio mucho más espiritual que físico.

  • J. Á. Vela del Campo
  • Más, en El País
  • Mutti. Obertura de Guillermo Tell (final), Rossini.
  • Orquesta de La Scala de Milán. 1988.
  • Karajan. Filarmónica de Berlín.
  • Toscanini. NBC Symphony Orchestra. Carnegie Hall, 1952.
  • Montserrat Caballé: “No pienso nunca en la retirada, aún tengo cuerda para rato”

    Friday, February 17th, 2006


    Conoció a su marido en A Coruña. La ópera Madame Butterfly los unió. Por eso regresar a la ciudad siempre es especial para ella. Montserrat Caballé ofrece el día 24 un recital en el Palacio de la Ópera. A su lado, en el escenario, su hija, Montserrat Martí.

    Más, en El Ideal Gallego

    Caballé y Martí, 1963, Butterfly

  • Montserrat CaballéSombre forêt, désert triste et sauvage, Acto II, Escena II, Guillermo Tell, Rossini. 1985.