Archive for the ‘I Lombardi’ Category

‘Nessun dorma’, por Gianfranco Cecchele

Thursday, May 20th, 2010

22 de mayo de 2010

  • Gianfranco Cecchele: La mia letizia infondere, aria de Oronte del Segundo Acto, Escena II, de I Lombardi alla prima Crociata, Verdi. 1981.
  • La mia letizia infondere
    Vorrei nel suo bel core;
    Vorrei destar coi palpiti
    Del mio beato amore
    Tante armonie nell’etere,

    Quanti pianeti egli ha;

    Ir seco al cielo ed ergermi
    Dove mortal non va!

    Gianfranco Cecchele (Otello)

    “Ha sido uno de los más grandes Radamés de los años 70 y 80. Excelente intérprete verdiano, Gianfranco Cecchele ha representado en la cuerda de tenor a la escuela ‘delmonachiana’ con humildad y éxito”.

    —Quale è stato il momento più bello della sua carriera?
    —Beh, diciamo che ho avuto delle grandi soddisfazioni come cantare a fianco della Callas in una Norma a Parigi nel ’65. E poi anche il debutto con Otello che è la mia opera preferita, è stato per me un grande traguardo che mi ha dato tante soddisfazioni.

  • Con Montserrat Caballé. Teatro Campoamor, septiembre 1983.
  • (Gracias, Victoria, Mefisto)

    *  *

    Montserrat Caballé, Cecchele y Manuguerra en el Otello del Campoamor

  • Antonio Fernández-Cid
  • Y vamos con las tres figuras. Es indudable que el interés máximo se centraba en Montserrat Caballé, cuya condición de cantante admirable no vamos a descubrir. Quizá actuó con un cierto apagamiento en los dos primeros actos, sobre todo, con una sensación de cansancio vocal —¿físico?—.

    En el tercero hubo momentos en los que la voz sonó plena, potente, redonda y bella. En el cuarto, sobre todo en la ‘Canción del sauce’, volvió por sus fueros con dulzuras, filados y matices dignos de su clase. Pudo afirmarse, con bien distinto sentido, [lo] que ‘Yago’ ante el cuerpo en tierra de Otello: ‘Ecco il Leone’.

    El tremendo papel de Otello exige voces que casi no existen hoy por el mundo. No corresponde a ese grupo heroico, de timbre oscuro y ancho volumen, la de Giancarlo Cecchele.

    Una vez dicho esto cabe afirmar que cantó magníficamente su parte, sin vacilación, sin reservas, con facultades, calidad y valentía y que vivió el personaje con acierto. Para mí ha sido la intervención más redonda que le he contemplado, sin perjuicio de aceptar esa condición de origen.

    Mateo Manuguerra brilló con su tan noble clase de barítono, esta vez sin catarros ni problemas respiratorios. Vocalmente es un muy buen ‘Yago’. Creo que le falta mayor sutileza e intención para el taimado personaje que desencadena el drama.

    La representación discurrió entre aplausos, quizá menos calurosos que en las noches anteriores, aunque la dosis fue incrementada al final.

    ABC, 22 de septiembre de 1983

    *  *

  • Gianfranco Cecchele: aria de Calaf (Tercer Acto), Turandot, Puccini. 1968.
  • (Gracias, Mefisto)