Archive for the ‘Paris y Elena’ Category

“Desde el rey al último espectador del paraíso, todos aplaudían y gritaban: ¡bis, bravo!”

Wednesday, November 17th, 2010
Mattia Battistini

“El cantante barítono MATÍAS BATTISTINI, que actualmente canta con éxito extraordinario en el Gran Teatro del Liceo” (‘Ilustración artística’, Barcelona, 3 de diciembre de 1906).

  • Battistini: O Lisbona, alfin ti miro, aria de Camoëns, Don Sebastián, rey de Portugal, Donizetti.
  • Battistini: O del mio dolce ardor, Paris y Elena, Gluck.
  • Encontré, no por casualidad, una crítica de prensa sobre una actuación del  gran barítono italiano Mattia Battistini, considerado en su época paradigma del bel canto. Cantaba Battistini en el Teatro Real de Madrid, el 2 de enero de 1919, una ópera de Donizetti por aquellos años ya prácticamente olvidada: Maria di Rohan. Ópera de exigente ejecución para los cantantes —a decir del cronista—, que precisamente “por eso la han retirado de la circulación”.

    Dirigió la representación el maestro Julio Falconi. Junto a Battistini (Conde de Chevreuse), la soprano gallega [nace en Santiago de Compostela, La Coruña] Ofelia Nieto (María de Roan), la mezzosoprano italiana Maria Capuana (Armando de Gondì) y el tenor alicantino Antonio Cortis (Conde de Chalais), que en 1919 aún utilizaba su verdadero apellido, ‘Corts’ [ Antonio Montón Corts], y a quien vaticinan, muy certeramente, “un porvenir seguro en el arte”.

    En otra crónica de prensa de la misma representación (El Día, Madrid, 3 de enero de 1919), consignan sobre Cortis:

    “Antonio Corts, el modesto tenor que cantó el conde de Chalais, tiene una voz caliente, varonil y bellísima, igual en todos los registros, joven y pastosa. ¿Por qué no estudia este muchacho, verdadero brillante sin pulir? Es seguro que su voz excepcional, una vez disciplinada, haría de Antonio Corts, un divo, que se disputaría el favor de la Empresa”.

    Concluye su reseña Felipe Fano, crítico musical del desaparecido diario madrileño El Globo, con un me dijo_ yo le dije… muy castizo (leísmo, incluido), que no vamos a desvelar antes de tiempo.

    Maria_di_Rohan_Premiere_-_Final_Scene

    Escena final de la premiere de ‘Maria di Rohan’, de  Donizetti, estrenada en en Viena, el 5 de junio del 1843.

    Battistini tenía en aquellos momentos, 2 de enero de 1919, 61 años. Apenas le faltaban dos meses para cumplir los 62.

    Y la crónica, textualmente, dice así:

  • Maria di Rohan
  • Caricatura de María Llácer y Mattia Battistini, 'Heraldo de Madrid', 18 de marzo de 1916.

    Caricatura de María Llácer y Mattia Battistini, ‘Heraldo de Madrid’, 18 de marzo de 1916.

    “Se esperaba con gran interés la presentación del barítono Mattia Battistini. Los antiguos abonados cantaban a coro sus triunfos como representante de la escuela del ‘bello canto’; para otros el deseo era también muy justificado, porque quería juzgar por sí mismo si era verdad tanta belleza, como cantaban los amigos del barítono.

    El teatro se llenó por completo.

    Se puso en escena Maria di Rohan, del maestro Donizetti, ópera ya retirada de la circulación, no por falta de belleza, que la tiene mucha, sí por falta de cantante, pues ópera de este género necesitan extensas voces, cuadratura perfecta, segura entonación, pues la orquestación limita su cometido a acompañar a los cantantes; no hay manera de cubrirse con la orquesta, ni callarse cuando la frase ‘le va mal’ o ‘pella, en el pase’. No hay más remedio que cantar y cantar bien a toda voz.

    Por eso la han retirado de la circulación.

    Mattia Battistini, el barítono español por su enlace matrimonial, español por estar en España fincado y español por su amor a esta patria, alcanzó anoche el triunfo mayor de la temporada, pues se le aplaudió en la romanza del acto primero, se le ovacionó en el segundo y en el acto tercero en la famosa aria, cuyo andante, cantado con una maestría sin igual, tuvo que repetir; siguió el aria y después la cabaletta, que acabó por enloquecer al público, que desde el rey al último espectador del paraíso, todos aplaudían y gritaban: ¡’bis’, bravo! y otras exclamaciones.

    El triunfo, la glorificación de Battistini fue completa e indiscutible.

    cari

    Ofelia Nieto, caricatura de Fresno (‘ABC’, 2 de abril de de 1924).

  • Ofelia Nieto: ‘Mírate en el espejo’, Maruxa, Vives (1914)
  • Ofelia Nieto lució su hermosa voz [y] sus potentes agudos.
    María Capuana, un lindo paje, tan hermosa de voz como de figura, cantó muy bien su canción del primer acto haciéndose aplaudir por todos, y haciéndose notar por su desenvoltura en la escena.

  • Antonio Cortis: ‘Apri la tua finestra’, Iris, Mascagni (1929)
  • Antonio Corts, excelente tenor, que ayer conquistó el tercer entorchado, tiene un porvenir seguro en el arte, y paseará triunfante la bandera de España por todo el mundo.

    Becucci, con su hermosa voz y su arte escénico, completó el conjunto.
    Erauzkin, Ferrer y [¿Fururia?] fueron buenos chicos.
    El maestro Falconi guió la orquesta con su pericia acostumbrada.
    Al terminar la ópera, me decía una antigua abonada, cuya butaca estaba vecina de la mía.
    —¿Pero este Battistini hasta cuándo va a cantar?
    —Señora, la respondí, para que Battistini no cante, será preciso matarle”.

  • Felipe S. Fano
  • Globo, El (Madrid. 1875)

  • El Globo, Madrid, 3 de enero de 1919
  • Teresa Berganza: “Nunca pensé que haría un homenaje, cantando, a Victoria de los Ángeles, la cantante que más he admirado”

    Thursday, June 12th, 2008

    Entrevista a Teresa Berganza con motivo del recital en homenaje a Victoria de los Ángeles en el Teatre Auditori de San Cugat del Vallès (Barcelona), el 11 de enero de 2008.

    —Victoria y usted han estado siempre muy unidas, muy cerca. ¿Cómo ha influido en su carrera artística?
    —[…] Victoria influyó muchísimo porque […] yo nunca pensaba que iba a ser una cantante. Yo estaba estudiando, hice mis ocho años de piano, estudiaba música de cámara […], empecé a estudiar violoncello, estudiaba composición, estudiaba… de todo […], y pensaba ser, pues no sé, una pianista a lo mejor. Pero parece ser que toda la gente me decía: “Y con esa voz que tienes…”.

    — […] Victoria era mayor que yo, no sé cuántos años, pero lo suficiente como para que cuando yo estaba estudiando, Victoria estaba ya cantando, estaba saliendo. Y en aquellas radios que había de después de la guerra, pues mi padre me decía: “Fíjate, esta chica catalana cómo canta”. Y me decía: “¡Es un ángel!”.

  • cugat.cat
  • Berganza: O del mio dolce ardor, de Paris y Helena, Gluck.
  • Orquesta del Royal Opera House. Alexander Gibson. Covent Garden.
  • (Sorolla)