Posts Tagged ‘la borrachita’

Aurora Buades, Miguel Fleta, Celestino Sarobe: “El Rigoletto de Fleta” (1924)

Miércoles, octubre 28th, 2009

Donostia-San Sebastián

El ganador de la VIII Edición de Misteriosos, Munguía (admirador impenitente de los cantantes del pasado, ya ven:-), les invita a escuchar…

Pasen y vean, porque ni el propio Munguía lo sabe con certeza.

  • Para empezar, La paloma de Iradier, por el barítono Celestino Sarobe (1892-1952), Celestino Aguirresarobe Zataráin, natural de Orio, Guipúzcoa; estudiante de Arquitectura, doctorado en Medicina, y definitivamente, cantante de ópera.
  • La paloma llegó volando desde Santiago de Chile: gracias, Juan;-) Paloma mensajera y pirata: desconocemos, de momento, el año de grabación.

  • La paloma voló (pero volverá;-) Mientras tanto: Di Provenza, il mar, il suol. Y…
  • Aurora Buades: È’ l’amor uno strano augello (L’amour est un oiseau rebelle).
  • Y ¡La paloma!
  • **

    30 de mayo de 1920

    “Celestino A. Sarobe, notable barítono de ópera que debutó el año pasado y acaba de efectuar una tournée por España y Portugal (fotografía de Sarobe en sus inicios)”.

    Celestino Sarobe (1892-1952), el 31 de mayo de 1929.

    Celestino Sarobe (1892-1952), el 31 de mayo de 1929.

    Dice Sagarmínaga en su libro:

    “Sarobe tenía una voz clara y noble, de filiación indudablemente belcantista. Al igual que ocurría con su maestro, Battistini, la coloración era algo atenorada y el instrumento no muy voluminoso, pero su dueño era capaz de plegarlo alcanzando exquisitos matices y delicados claroscuros. Barítono áulico, pues, nunca verista, este hecho fue muy útil a Sarobe, como cantante de recital y de repertorio de cámara. Algunas de las pocas grabaciones que realizó no hacen justicia a su nombre”.

    nnnnn

    Celestino Sarobe, caricatura de Fresno ('ABC', 2 de abril de de 1924).

  • A continuación,  el ‘Credo’ de Otello. También, por Sarobe. Grabación de 1929. Y  una de Fleta que aún no teníamos en casa.
  • La Borrachita, canción mexicana de Ignacio Fernández Esperón (Tata Nacho). Grabación de entre 1928-1930.
  • Como broche de cierre, una crítica de prensa del Rigoletto en el Teatro Real de Madrid interpretado por Miguel Fleta, Aurora Buades (el cronista se empeña en llamarle Adela), Celestino Sarobe, Albertina Cassani y Aníbal Vela, el 8 de abril de 1924. ABC, 9 de abril de 1924.

    El Rigoletto de Fleta

    Vaya por delante una alabanza, la misma que exteriorizó  con sus aplausos el público, al reparto que tuvo anoche la popular ópera de Verdi. No debía ser menos, dado el elevadísimo precio de las localidades, pero en fin, con los mismos ha oído el público artistas medianos junto a ‘estrellas’ de la magnitud de Fleta y Ofelia Nieto, o de cantantes de las excelencias de Amparo [sic] Buades y Aguirre Sarobe; y no le sirva de mortificación a la bella y simpática artista valenciana haber encarnado anoche la figura de Magdalena.

    En los tiempos en que era absolutamente necesario para que funcionase el Real que actuase, por lo menos, un cuarteto de primera categoría, la Magdalena de Rigoletto tuvo por intérpretes medio sopranos del mérito y la belleza de la Leonardi, sucesora de la Pascua en óperas como Gioconda.

    Para un cantante bueno no hay papel malo. No lo es, aunque sea corto y episódico, como el de Magdalena. Sin él, la página más inspirada e interesante de la obra, el famoso cuarteto del último acto, resultaría deslucido, como resultó muchas veces en las últimas temporadas. Por eso anoche pareció delicioso a la concurrencia, que llenaba, ¡qué rellenaba!, la espléndida sala.

    Aurora Buades, 'Carmen'.

    La mezzosoprano valenciana Aurora Buades (1897-1965).

    Y con lo dicho queda mencionado el éxito feliz de Amparo [sic] Buades, guapísima, ¡porque se puede!, y pródiga en matices de su hermosa voz.

    Por mandato imperativo de la galantería hablaremos de la Gilda de Albertina Cassani antes de mencionar el trabajo de Miguel Fleta y de Aguirre Sarobe.

    La misma excelente impresión que en Traviata produjo en Rigoletto esta notable artista, de voz dulce, extensa, fácil y flexible; de figura fina, delicada, de cultivado talento, que la [sic] da pleno conocimiento del personaje y plausible dominio de la escena.

    Con estas cualidades, la desventurada hija del bufón había de tener una buena intérprete, y así fue. Por la discreción al derrochar trinos y picados en la cavatina, y la conciencia con que entonó el ‘Caro nome’, hubo de repetirlo. Expresiva de entonación y de acento doloroso en el dúo de la ‘vendetta’, con Aguirre Sarobe, también mereció el honor del bis.

    Miguel FletaLa ovación imponente, los aplausos frenéticos, intercalados con frases de ‘¡Así se canta!’, ‘¡Como los propios ángeles!’, ‘¡Viva tu madre!’, etc., los reservó el público para Fleta en la canción del acto cuarto, que cantó ‘tres veces’, y este detalle dará idea de la magnitud del triunfo del simpático tenor, que había cantado admirablemente la romanza del acto tercero, y muy bien en el segundo, el dúo con Gilda; pero diríase que guarda para aquel pasaje otra voz de más dulces matices [...] excepcionales y filaturas [...] para despertar más honda la emoción y acabar enloqueciendo al público.

    (más…)